Zootrópolis – Reseña

Con la 74ª edición de los Globos de Oro aún candente, y los archiesperados Premios Oscar a la vuelta de la esquina, muchas son las polémicas y discusiones en torno a si debió o debe ganar fulanito en vez de menganito. Sin embargo, las altas esferas de la academia (y del mundo fan) parecen coincidir bastante en uno de los premiados: Zootrópolis, mejor película de animación 2016. ¡Y no es para menos!

Puede que estéis pensando “vaya, otra película sobre animales que hacen de humanos”, pero esta producción de Disney esconde mucho más.

En primer lugar, nos encontramos con un personaje femenino protagonista fuerte, seguro de si mismo, que ansía convertirse en policía frente a una sociedad que le desalienta y se mofa, al ser ella una “dulce conejita”. Con Ella -Judy- comienza nuestra travesía por la ciudad de Zootrópolis, un lugar que afirma que cualquiera puede ser lo que se proponga, y que presas y depredadores viven en completa armonía. Sin embargo, como suele ocurrir, nuestra protagonista descubrirá lo que es la teoría y lo alejada que queda de la práctica.

Por otro lado, es de destacar la metáfora que esconde esta cinta, de manera paralela al argumento inicial (que es por cierto un thriller en toda regla), en pos de la integración, de la multiculturalidad y de lo perjudicial que pueden resultar las generalizaciones sociales:

Todos los depredadores pueden dejarse llevar por los instintos.

– Como va a ser un conejito policía.

– Esto es una terea para leones.

– Los zorros siempre pensando en trapichear.

Estas, y otras muchas frases se oyen y son desmentidas a lo largo de la película, y si estamos atentos y cambiamos el nombre de las especies animales, por grupos sociales, etnias, colectivos o géneros, veremos que muchas de ellas las oímos día a día en la calle. ¿Cuál es la diferencia? En la película, al cabo de cien minutos estas afirmaciones retrógradas son echadas por tierra, y hoy en día son necesarios unos cuantos miles de minutos más. Sin embargo, y en forma de brillante animación, Zootrópolis pretende inculcar el mensaje de manera innovadora, que calará tanto en niños como adultos.

Por último, no puede quedar sin mención el increíble trabajo técnico que hay detrás de esta animación, desde el diseño de la ciudad y la infinidad de personajes, los guiños cómicos a películas como El Padrino o Frozen, el personaje co-protagonista y su evolución, y muchas cosas más que nos dejamos en el tintero y debéis descubrir.

No queremos desvelar muchos más, pero esperamos que este breve reseña os haya dejado con ganas de descubrir la ciudad de Zootrópolis y a sus curiosos habitantes.

Zootrópolis – Reseña
Vota este post

La música, lenguaje poderoso capaz de rescatarte.

El Rescate Musical

La música, lenguaje poderoso capaz de rescatarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies