Zahara y su viaje como “Astronauta”

En 1969, Neil Armstrong y Edwin Aldrin pisaron la luna por primera vez. Mientras tanto, Michael Collins se encontraba aislado en órbita en el módulo de mando. Quién le hubiera dicho a Zahara que unos 49 años después se sentiría igual que Collins: solitario y aislado. Cada hora y media, cuando era engullido por el lado oscuro de la Luna, pasaba casi 50 minutos a oscuras y desconectado de Armstrong, Aldrin y de la Tierra.

Zahara no ha estado en la luna, pero casi. Han pasado tres años hasta que ‘Astronauta’, el quinto álbum de la cantante ubetense, ha llegado al espacio (o a la Tierra, como lo queramos ver). Mientras tanto ha sacado su libro: ‘Trabajo, Piso, Pareja’, y un EP en honor a sus series favoritas: ‘Primera Temporada’. Y entre tanto, se ha casado y ha sido madre. Un poco más e igual sí le hubiera dado tiempo a pisar la luna.

Track by track

Cuando escuchamos ‘Hoy la bestia cena en casa’ todos nos esperábamos que el disco fuera por ahí: la maternidad, la reivindicación, el feminismo… Y sí y no. El single es uno de los highlight del álbum por marcar precisamente la diferencia en ‘Astronauta’. Es un chorro de agua fría a políticos, altas esferas pública y todas aquellas personas que piensen que comercializar con la vida de un ser humano es legal y válido.

‘David Duchovny’ abre a golpe de rock el comienzo del viaje del Astronauta. Parece que hemos echado la vista atrás y estamos escuchando una canción de ‘Santa’ pero con un aire nuevo: un pop rock electrónico/sintético con un sonido un poco más místico y metálico que en álbum predecesor. El guiño a Expediente X en el título y a la cultura pop: “La planta 102 del edificio favorito de Ted” (‘Cómo Conocí a Vuestra Madre’) narran la bonita historia de Zahara y su marido en Nueva York y la pedida de matrimonio.

‘Guerra y Paz’, o el desgaste de una relación, prosigue con sintetizadores y a piano. Tras ocho años, Zahara vuelve a colaborar con Santi Balmes (ya lo hizo en el 2010 con ‘Lucha de Gigantes’). Esta vez, cuenta la historia de una relación que no da más de sí y que está desgastada: “el final de una relación, en el que te das cuenta de que la persona con la que estás no es aquella que conociste.” En la versión exclusiva de Spotify y como bonus track, encontramos a Zahara despidiendo el álbum a una sola voz. 

El pop orgánico vuelve a hacer presencia, y esta vez en ’El Fango’. Si alguna vez quieres mandar a la mierda (con elegancia) a alguien, úsala: No voy a desperdiciar ni una lágrima en tu honor / Te lo juro por Dios / Mi vida sin ti ahora es mucho mejor. En ‘Big Bang’ la letra, no es precisamente de la autora, sino de Miguel Rivera con quien colabora, y está inspirada en un poema de este.

‘Bandera Blanca’ transmite paz. Aun así, es la más pop del disco (y en un principio iba a ser el primer single hasta que “la bestia” se la  adelantó”). Multiverso’, el segundo single, es un emotivo relato sobre la vida y los recuerdos de un niño y su madre (dedicada a bichín, como apoda a su hijo la cantante.)

Y tras el primer single ‘Hoy la bestia cena en casa’, viene ‘El Diluvio Universal’ una canción transparente sobre el desamor que nos deja versos como estos: Qué triste será / dejar de conocerte / y como me fui la primera / no tengo derecho a volver.

El álbum cierra (obviando el bonus track de ‘Guerra y Paz’) con ‘Adjunto Foto del Café Verbena’ y ‘El Astronauta’. La primera, la más minimalista del disco, te da sensación de pequeñez mientras la escuchas. La letra y la melodía ponen imagen visual a un balneario en Jaraba con unos ancianos, como contaba la propia Zahara. ‘El Astronauta’ destaca por la parte melódica. Dedicada a su hijo, parece de hecho, una nana. Con ella se le ponen origen y punto y final al viaje de Zahara: Ahora soy un Dios / Aprendí a confeccionar / Su escafandra y su nave espacial / Viajar sin saber a dónde irá.…’

‘Astronauta’ es una metáfora de un cambio vital: dejar atrás lo que conoces y enfrentarte a lo desconocido. No es un disco dedicado a la maternidad, es una historia sobre el cambio, el reencuentro y el ir más allá de uno mismo.

La gran lírica del álbum, unido a una calidad musical extrema de la mano del productor Matthew Twaites y grabado en Gales, convierten a ‘Astronauta’ en uno de los álbumes perfectos de este año.  De hecho, ‘El mal querer’ de Rosalía, ‘Astronauta’ y ‘Air’ de Morgan son tres de los doce discos finalistas al Premio Ruido que otorga la prensa especializada al mejor disco español de 2018.

Y si en ‘Santa’, ya era un disco que contaba con una presentación elaborada, este no se queda para nada atrás: la versión especial incluye un paquete con mapas, carné de tripulante, relatos, cartas etc. Y en ambas versión encontramos una portada holográfica, todo diseñado por Emilio Lorente.

Zahara, sin duda es una de las artistas de la generación de nuestro país. Hay quien la escuchara desde el 2000, y otros en cambio, más recientemente (puede que el fenómeno OT del año pasado haya tenido que ver). Experta en retratar las relaciones humanas, sentimentales y sexuales, una vez más lo ha vuelto a conseguir.

Y como dice la última estrofa de ‘El Astronauta’: Que se callen todos, vamos a despegar.

Zahara y su viaje como “Astronauta”
5 (100%) 2 votes

Elena López

Si no estoy escuchando música, estoy en Twitter o viendo series. O a lo mejor todo a la vez. Escribo y pienso mucho.

Elena López

Elena López

Si no estoy escuchando música, estoy en Twitter o viendo series. O a lo mejor todo a la vez. Escribo y pienso mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies