Xoel López deja huella en el Mallorca Live Festival

Xoel López vuelve a Mallorca y lo hace, ni más ni menos, que con el festival más mediterráneo de España: el Mallorca Live Festival.

El sol cae por el horizonte. El cielo se tiñe de colores rosados mientras un DJ ameniza la llegada de los presentes con algo de indie-disco-house. Un imponente escenario se alza frente a un centenar de mesas, separadas acorde con las nuevas medidas de seguridad, en el reciclado recinto del Mallorca Live. Es cuando la luna creciente y miles de bombillas sostienen la iluminación del recinto cuando se escuchan los primeros compases de ‘Lodo’. Xoel López hace suyo el escenario del Mallorca Live Festival Summer Edition. El público le recibe con una ovación. Queda inaugurada la octava noche del festival.

Xoel López regresa a Mallorca por todo lo alto

Xoel López vuelve a Mallorca. Tras un largo periodo sin pisar las islas, el gallego agradece verse las caras de nuevo con los isleños. Y lo hace, ni más ni menos, que en la edición veraniega del Mallorca Live Festival: el festival más mediterráneo de España. El público espera impaciente el pistoletazo de salida de esta octava cita del festival, mientras se sirven una cerveza y algunos hasta se permiten el lujo de descalzarse para un sensación más descansada y fresca sobre el césped artificial.

El concierto empieza con ‘Lodo‘: un tema con un estribillo estremecedor y un sonido nostálgico. No puedo evitar que se me erice la piel. El gallego da comienzo a la noche por todo lo alto. El público responde con efusividad: las sonrisas se notan bajo las mascarillas. En ese momento, el cantante deja la guitarra española para hacerse con una guitarra eléctrica. Le toca el turno a ‘Jaguar’: una canción de ritmos estimulantes, sazonada con sonidos selváticos y un eléctrico solo de teclado a manos de Charlie Bautista. Xoel López consigue meterse al público en el bolsillo.

Desde Argentina a Madrid: el viaje de Xoel López

Buenos Aires‘ llega dispuesta a hacernos viajar. Una canción relajada y sentida: casi se pueden oler los quioscos de flores. Tras una montaña rusa de emociones, la banda rescata una versión desempolvada de ‘Rostro de actriz‘: un tema del álbum ‘Fin De Un Viaje Infinito‘ que Xoel López publicaba en 2007 con ‘Deluxe‘. El gallego se libera de cualquier instrumento y hasta se anima a interpretar una pequeña coreografía.

Y desde Argentina viajamos a ‘Madrid‘. Una electricidad que viaja desde los pies hasta la cabeza te impide quedarte quieto. Un sonido muy madrileño que conquista al público, pero lo hace todavía más la banda. Ede, Charlie Bautista, Adrián Seijas, Antonio Pérez Alonso y Xoel disfrutan como niños en el escenario: la banda adopta una actitud traviesa y bromista que cautiva a los presentes, y hasta parece fluír una muy buena comunicación. 

La magia embriagadora de la música

La sincera ‘Joana‘ se clava en la garganta y la sucede ‘Caracoles‘, que relaja el ambiente. ‘A Serea e o mariñeiro‘ recibe una ovación ejemplar, lo que demuestra que, aunque esté en un idioma que pocos entienden, la música es un lenguaje universal.

El público parece estar enganchado a la energía embriagante -casi divina- que ha creado en el escenario ‘Por el viejo barrio‘. Una sensación que se mantiene en ‘Frutos‘, y culmina con otra cover de Deluxe: ‘Quemas‘. Para este último tema, Xoel le cede el testigo a su compañera Ede. La cantante demuestra una sensibilidad espacial y una capacidad vocal delicada pero desgarradora. Un silencio sepulcral la escucha con atención, para estallar con una ovación prolongada y merecida.

La vuelta al mundo en una noche

Tierra‘ sorprende con una efusiva reacción del público. Si cierras los ojos pareces estar sobrevolando los lugares más bellos de la tierra. Me invade una sensación eterna y joven. No puedo evitar admirar a una mujer entre el público que canta con los ojos cerrados y las manos en el aire, como si estuviera rezando.

Hombre de ninguna parte‘ parece estar dedicada los presentes. “La Luna asoma un rostro diferente a este lado del mundo y la gente asoma un tono diferente a este lado del mar” suena diferente para los isleños en esta noche estrellada. Un tema sin fronteras, que conquista a todos.

A continuación, la noche prosigue con ‘Todo lo que te mereces‘ y el caos ordenado de sonidos de ‘Balas‘. ‘El amor valiente‘ rescata un último tema de Deluxe y presenta a un Xoel generoso y humilde, que deja que cada miembro de la banda luzca su voz. Esta parte del concierto acaba con un momento mágico: Ede y Xoel se convierten en uno solo en ‘Alma de oro‘.

El despertar de un sueño

Para acabar la noche, Xoel López nos regala una cover de ‘Please, Please, Please, Let Me Get What I Want‘ de The Smiths, que encadena con una íntima cover acústica de ‘Ver en la oscuridad‘ de Deluxe. Solo Xoel, la guitarra y el público. En una palabra: quimérico.

Por último, la banda nos hace disfrutar de la electricidad de ‘Patagonia‘, una conversación traviesa y juguetona de instrumentos en ‘De piedras y arena mojada‘ y el ritmo tropical de ‘Tigre de bengala‘ que, aunque pegados a la silla, el público no se resiste a bailar.

Y, como si nada hubiese pasado, vuelta a la realidad. “Ahora todo es igual, pero todo es distinto” (Patagonia). Xoel ha dejado una huella en Mallorca difícil de borrar. Las luces se encienden y algunos permanecen sentados sin asimilar el final del concierto. Sin asimilar que los instrumentos ya han dejado de tocar. Pero, como dice Xoel en ‘El amor valiente’, “la última parte fue la más difícil”. Ahora toca quedarnos con el mágico recuerdo de una noche de “sueños y pan”.

Fotografía: Andrés Iglesias / Mallorca Live Festival.