Travis Birds y su viaje emocional en Inverfest

Travis Birds presentó su álbum

La cantautora madrileña, Travis Birds, presentó su álbum, La Costa de los Mosquitos,  dentro del ciclo de conciertos Inverfest en el Teatro Circo Price de Madrid.

La cantante se abrió en canal ante ochocientos espectadores a través de un viaje sensorial y emocional acompañado por un puesta en escena minimalista, donde las luces, una maleta y una lámpara resultaron efectistas para lo que ella quería transmitirnos a través de sus canciones.

La voz rota y a la vez dulce de Travis Birds inunda el teatro desde las primeras notas de Las Cinco Disonante, solo acompañada por dos guitarras (una tocada por ella misma). Según pasan los compases el resto de la banda uniéndose en un grito colectivo que acaba  en un susurro, como empezó. Madre conciencia tiene un regusto a flamenco particular porque, además de los requiebros de la voz se disfruta un diálogo entre la guitarra eléctrica y la española.

El público no se atreve ni a respirar, porque lo que ocurre en el escenario es tan íntimo que traspasa al patio de butacas. Un solo de piano da paso a la esperada Claroscuro que mantiene la sencillez y sobriedad del final de la canción anterior. Intimidad que va desapareciendo en favor de un ritmo más enérgico para volver a cerrarse con un abrazo de piano que recuerda a los temas clásicos del soul.

Llega Tanananá. Si la voz de Travis Birds ya es un bálsamo en digital, escucharla en directo es una caricia constante. Este tema es envolvente, seduce y a partes iguales. Al final de la canción, voces e instrumentos parecen recrear canto de pájaros y otros sonidos de la naturaleza.

Lagarto Rojo confirma que nada en la banda es casual. Cada instrumento tiene su labor y nos obliga a enamorarnos. En este tema el trombón tiene un espectacular papel y el resto de metales van coloreando cada estrofa.

Es el turno de La Chica del Tren, de su álbum Año X. Cuenta que es la primera que escribió, inspirada en “Pablo, que era médico”  Las palmas la acompañan.  Es de esas canciones de despedida al amor que ya no será mas y pero que aún así te liberan y te dejan el corazón un poquito menos roto. Al público le encantó.

El escenario se vacía de banda. Lo que preludia unos temas con cambio de atmósfera.

Cuenta al público que durante el confinamiento vio un video sobre un trompetista. Fue tal el impacto que tubo en ella que escribió la preciosa Bolero para un Trompetista.  Le canta al ese trompetista que va respondiendo a lo largo de la canción. Trompeta, bajo y ella. Cuenta un viaje en barca pero que a la vez es un viaje hacia sí misma y , en ese ambiente, nos obliga a viajar con ellos.  Precioso solo de trompeta al final.

Llega uno de los momentos sorpresa: ¡estreno de canción!  Sinsorgo, habla sobre llegada del verano. Ella sola con la guitarra nos ha preparado una ruta hacia la época estival. Estamos dentro de una caravana en medio de una nada escuchando el mar y los grillos.

Con la banda de vuelta, llega Acordes de Jazz . Cuenta, divertida, que la escribe a una amiga enamorada de un profe horrible. La amiga lo dejo todo, hasta el país. Años después encuentra a esa amiga en redes sociales. Vive en París, ha montado su escuela y… le llega el currículum de ese profesor. Real o no, la historia y la trompeta tocada con sordina recuerda a la música de jazz que escuchamos en las comedias de enredos amorosos. O de Woody Allen, que vienen a ser lo mismo.
Seguimos con sorpresas. Canta, con Valeria Castro, La Vela. Dos voces que encajan a la perfección que fueron delicia para nuestros oídos. Sin duda, uno de los momentazos de la noche.

Cada minuto es otro tema nuevo. Muy pegadizo y bailable. Tiene influencias de La Pegatina (Travis Birds, estuvo tiempo colaborando con ellos)
Llega la esperada Coyotes. Comienza tocando ella sola el piano para luego ir vistiendo el tema con la banda. Este tema fue el que posiblemente, lanzo un punto su carrera al tratarse del tema de cabecera de la serie El Embarcadero.

Otro momento cumbre de la noche es cuando se lanza a cantar Standby de Extremoduro, que se la dedica a su hermano. Poco más se puede decir de este tema que forma parte de la historia de la música en español.
Por si acaso no habíamos tenido bastante, unos nuevos invitados al escenario. Es Maleza el tema elegido para interpretarlo junto a Club del Rio. El escenario es una fiesta. Y el patio de butacas, en la medida que se puede, también. La verbena está servida. Un colofón perfecto previo a los bises.

Creature of the Nigth, es el primero de los bises que nos esperan. Es una canción ligera que narra una historia sobre un desconocido que despierta su curiosidad. Es un tema amable con tintes de jazz.

Se deja para el final Eduardo y Thelma & Louise (acompañada en el escenario de Lord Cah, su hermano gemelo) Son dos los temas más queridos del primer disco, Año X.    Esperadísimas, aplaudidas y todo lo cantadas que se pueden tras una mascarilla cierran un recital lleno de magia, energía y buenas sensaciones.

El directo de Travis Birds confirma que estamos ante una artista que consolida su carrera dentro del panorama musical nacional. Hay que seguirla de cerca. Esto solo es el principio de un gran viaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.