TRAP, ¿Sabemos lo que escuchamos?

El Trap es un género que está dando mucho que hablar últimamente y se dice de él que es la música de los millenials o de la generación Z. Amado por unos y odiado por otros, así es el TRAP, del cual se comenta que ha llegado a España para quedarse.

Mi intención es realizar un análisis del género que está causando furor en medio mundo y que ha cogido a la industria musical española desprevenida. Hablaré de él como un “género” dada la relevancia y notoriedad con la que ya cuenta, y por ser hoy en día totalmente independiente de aquellos otros géneros de los que bebía en sus inicios.
Es fácil escuchar o leer comentarios que dicen que el TRAP es una mezcla de Rap y Reguetón, que todas sus letras son machistas, que ha surgido hace poco y demás afirmaciones que, en el presente artículo, una servidora pretende analizar, desmentir o confirmar.

En primer lugar empezaré por explicar dónde nace y qué es esto del TRAP, aunque es algo complejo limitarlo a una definición, ya que se trata de un género muy amplio y en constante cambio. Nos situamos a principios de la época de la noventa en la ciudad de Atlanta, sur de Estados Unidos. Así como ya ocurriera en el nacimiento del Rap en los años setenta en el Bronx, existía una situación económica caracterizada por la precariedad. Nos referimos concretamente a barrios donde la violencia y los negocios ilegales estaban a la orden del día. En este contexto, existían lo que se conoce como “TRAP Houses” (casas trampa) donde principalmente se vendían drogas. Dado el ambiente que existía surge la necesidad por parte de una serie de jóvenes de contar su realidad, basándose en su estilo de música favorito, el Rap, pero haciéndolo algo más bailable, lo que consiguieron acelerando el ritmo de las bases, para que les permitiese evadirse de su situación a un ambiente más fiestero mientras seguían haciendo una crítica con sus letras. Y así, es como nace lo que hoy en día conocemos como TRAP, aunque este género ha sufrido una evolución constante y por tanto no es exactamente igual a lo que nació en aquella época.

Últimamente escucho demasiado eso de que en España está triunfando el TRAP con la llegada de Bad Bunny y reguetoneros varios que, dada la decadencia que su género venía sufriendo sobre todo por el aburrimiento que empezaba a suponer escuchar siempre las mismas letras y ritmos cantadas por los mismos aristas, se han cambiado al nuevo estilo. Pero, ¿escuchamos realmente TRAP? He de decir que personalmente considero que nuestro país es muy rico en música urbana en general, y cuando digo nuestro país me refiero a artistas nacionales que presentan estilos muy diferentes e interesantes, no a la música que se escucha en España. La respuesta por tanto es sí, escuchamos TRAP, pero no lo escuchamos tanto como creemos, o por lo menos esa es mi opinión, pues soy incapaz de comprar como TRAP a los artistas latinos antes mencionados. Por tanto, sí que existe TRAP en España, permítanme decir que con una calidad bastante aceptable dada las características musicales de nuestro país (donde siempre vamos tarde y copiamos a los demás países) pero no todo lo que nos venden como TRAP ciertamente lo es.

Entonces, ¿qué es realmente el TRAP y cómo lo distinguimos de aquello que nos quieren vender como tal y que realmente es reguetón vagamente enmascarado? Bien, dada mis propias vivencias con el género, y con ayuda de mi compañero de viaje en esto de la música TRAP, mi socio Juan, procedo a enumerar los cinco aspectos importantes que son los que nos ayudarán a definirlo y diferenciarlo.

1- Se puede decir que las características principales del sonido del TRAP son el uso de autotune y sus bases con beats lentos, hi hats, bajos 808 y acordes menores.

Todo muy electrónico y dependiendo del tipo de TRAP del que se trate serán más o menos lentos o más o menos intensos. Claro que, si lo que analizamos es el “TRAP” que se escucha en nuestro país, podemos encontrar bases de todo tipo, principalmente latinas si nos fijamos sobre todo en los artistas latinoamericanos, pero también encontramos bases más flamencas con artistas como Dellafuente como máximo exponente o con voces como la de MAKA, más raperas con Recycled J o Rels B a la cabeza o más electrónicas con Yung Beef o Kidd Keo como ejemplos. Se puede decir que el TRAP se ha adaptado a los gustos musicales del público español y eso lo ha llevado a adaptar su sonido a los estilos que lideran la música española, lo que a su vez ha hecho que termine desentendiéndose de lo que realmente es el sonido TRAP y que, aunque nos lo vendan como tal, en muchos casos realmente no lo sea.

2- Las letras hablan principalmente de drogas, la vida callejera, violencia, delincuencia y en general, la vida de los barrios pobres.

Sin embargo, en España las letras también se han adaptado, en su mayoría, a la realidad española y sobre todo al mercado musical en el cual predomina la música latina. Es por esto que lo que más se escucha en nuestro país es a lo que yo he denominado por facilitar la comprensión del lector como “TRAP Latino Comercial” aunque personalmente no lo considere TRAP.
Aquí me resulta importante que se sepa que lo que se conoce popularmente en nuestro país como TRAP o más concretamente TRAP Latino, que proviene de América Latina y que sus cantantes en su mayoría antes eran requetoneros, realmente no es TRAP, ya que tal y como estoy exponiendo el TRAP se caracteriza por una serie de aspectos que solo en su conjunto supondrán que nos encontremos ante éste. El hecho de que artistas que provienen de otra categoría musical, se apoderen de las bases del género de moda pero continúen haciendo las mismas letras y teniendo el mismo estilo no les otorga el distintivo de traperos. Por tanto, el verdadero TRAP Latino no sería el que escuchamos de la mano de Maluma, sino de la mano de artistas como Big Soto.

3- Por otra parte la imagen de los artistas, es una de las características más importantes.

Se puede decir que han llevado el chándal a su máxima expresión. Se trata de dar una imagen de barrio pero, eso sí, con marcas y firmas que otorgan prestigio. Si vistes un chándal que sea de Balmain (o Nike, si es el de Dellafuente). El oro no puede faltar, al igual que las zapatillas ostentosas que pueden llegar a costar cientos de dólares y que sin embargo se agotan en pocas horas o acumulan compradores en las puertas de las tiendas el día de su puesta a la venta. Todo un mercado gira en torno a la moda urbana que mueve el mundo del TRAP hoy en día, y España no se queda atrás, con Dellafuente a la cabeza. El cantante ya lo dice en sus letras: “Vendiendo tantas camisetas, que Amancio me ve de llegar”, y no es para menos cuando agotas un chándal que cuesta 200 euros en un par de horas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero no es solo cosa de hombres, y no podría hablar de moda y TRAP sin mencionar a La Zowi, una de las mujeres que lidera el género en España y que además crea tendencia, la cual se autodefine como “raxet”, una chica de barrio “que mezcla ropa del Bershka con marcas caras”. El negocio del Trap traspasa la música y llega a parecer un negocio de moda, tal es así, que el cantante de música urbana (que no trapero, ni rapero, ni reguetonero, ya que dice odiar las etiquetas y así lo respeto) C. Tangana hizo la llamada “mayor campaña de publicidad en la música urbana de este país” para su disco Ídolo (Sony Music Spain, 2017) al más puro estilo de una firma, como si de una nueva colección de ropa se tratase. “La idea era diseñar una campaña de publicidad para la salida del disco como si fuera una campaña de moda, intentando que medios y artistas vieran un poco más de todo el desarrollo que esperamos construir con este proyecto, porque no solo hago música. Para mí, esta campaña es parte de mi obra, como puede ser un videoclip o una performance en directo” aseguraba el cantante en una entrevista para Vanity Fair. Podría seguir poniendo ejemplos muy sonados en el mundo del Trap como Young Beef y Calvin Klein, pero creo que ha quedado demostrada la importante relación entre ambos mundos, y es por esto que lo considero una de los aspectos diferenciales más característicos del género.

4- El uso de Internet.

Con esto me refiero principalmente a dos vertientes, una visual y otra que gira en torno a redes sociales. La primera, la visual, utiliza Youtube como principal plataforma para colgar sus videoclips y conseguir visualizaciones por parte de su público. Y no solo eso, mediante los vídeos en el TRAP se demuestran desde la importancia del artista (a mejor artista, mayor presupuesto y mejores vídeos) hasta la creatividad, el poder, y nuevamente, las marcas y el estilo que lo definen. La importancia de los videoclips en el TRAP es indiscutible, y no solo se trata de vídeos de coches y mujeres, algo a los que últimamente ya estábamos sobreexpuestos, sino que se trata de darle una vuelta a todo lo conocido y mostrar algo que resulte llamativo, imaginativo y que produzca engagement por parte de los seguidores.
Y por otra parte están las redes sociales, fieles compañeras que sirven para mantener contacto con los seguidores, darse a conocer, publicitar y promocionar, presentar nuevos trabajos o fechas de conciertos, etc. Y aquí me gustaría hacer hincapié en un hecho que considero una de las mejores campañas de marketing gratuitas a las que he podido asistir como espectadora y en la que, siendo sincera, también caí. Me sitúo en mayo de 2017 y, antes de entrar en el kit de la cuestión, resulta imprescindible aclarar que el mundo del meme (idea, concepto, expresión y/o pensamiento humorístico manifestado en cualquier tipo de medio virtual que se replica mediante internet de persona a persona hasta alcanzar una amplia difusión) en el TRAP es uno de los aspectos que más movimiento genera en redes sociales como Instagram o Twitter. Así, el cantante Recycled J, que bien sabía de la importancia de los memes, filtra un vídeo donde aparece él, hablándole a la que parece su ex, mientras llora y le dice que haga que valga la pena. Este hecho generó la burla de artistas y seguidores, memes en internet, hashtags en Twitter, comentarios en redes sociales, etc. Días después Jorge, que así se llama el cantante, presenta su nuevo videoclip en Youtube, el primero de su disco Oro Rosa, y para sorpresa de todo el mundo el comienzo del mismo es el vídeo supuestamente filtrado de él llorando, para después empezar a reír y cantar su canción “Valga la pena”. Y así fue como los haters se metieron bajo tierra y se tragaron sus burlas, y el resto de mortales rieron, mientras que los amantes de lo viral y del marketing aplaudimos a la que para mí sin duda fue la campaña musical del año (C. Tangana me perdone, pero aquí no había dinero de por medio). Se trata de una pequeña muestra de la importancia de Internet en este género.

5 – Por último, el espectáculo en directo, del cual no se puede hablar sin mencionar a los pioneros del TRAP en nuestro país.

Ellos son Pxxr Gung (pronúnciese Por Gang) y revolucionaron lo que hasta entonces era conocido como “dar un concierto”. Uno de los integrantes del grupo, Fernando Gálvez Gómez (llámese Young Beef, Fernandito Kit Kat o El Seco) habla de este hecho en una interesante entrevista con Ernesto Castro en la que comentaba cómo en conciertos de Pxxr Gung proyectaban comentarios de haters en una pantalla, cambiaron el panorama del directo en el país, prácticamente no cantaban en los conciertos, hablaban de política o la sociedad, hablaban con el público de sus problemas, saltaban, gritaban, bailaban sus temas, etc. Lo que se traduce a un tipo de directo totalmente distinto a lo conocido.

Y hasta aquí las que se consideran características indespensables de un género que es mucho más que de lo que generalmente se cree, en parte por culpa de los medios, en parte por la pasividad de un público que realmente no se preocupa por saber qué escucha realmente (al cual no culpo, solo menciono).

En conclusión, existe una necesidad imperiosa por parte del mercado de la música por etiquetar aquello que no se conoce y ponerle un nombre para posteriormente pasar a definirlo con exactitud. En el caso del género que nos ocupa ésto resulta prácticamente imposible. Son muchas las teorías sobre su nacimiento, su llegada a nuestro país, lo que realmente lo define, los artistas que mejor lo representan y un largo ect. De hecho, si preguntásemos a muchos de los artistas considerados traperos del panorama español, como One Path, Recycled J, Rels B o incluso C. Tangana, qué estilo hacen, éstos probablemente nos dirían que no hacen TRAP, que ellos hacen música urbana, o incluso C. Tangana nos contestaría que él hace Pop, música popular.

Es por eso que muchas veces resulta más importante estar en constante contacto con la música que surge y con la información que le rodea, y dejar que fluya la opinión o las consideraciones de cada persona, que intentar identificar exactamente qué es lo que nos ocupa, porque realmente se llegan a publicar o comentar cosas que no resultan ciertas, se confunde al oyente, al seguidor o al consumidor de música que no es cien por cien fiel y que prefiere creerse lo que oye en la radio a informarse por sí mismo, y se le hace creer determinados estigmas o afirmaciones que resultan ser falsas.

Muchas veces me he preguntado: ¿cuántos haters del TRAP hay que son amantes del Rap norteamericano y que sin embargo no lo toleran porque lo asocian al reaggeton? Esto pasa porque los artículos, reportajes, entrevistas, etc, que se realizan hoy en día entorno a este género, en su mayoría no están realizadas por personas que sepan de lo que hablan y que sean capaces de hacer un artículo de TRAP sin poner la palabra Reaggeton ni una sola vez (para muestra un botón 😉 ). El poder de las majors, los medios e internet, una vez más queda demostrado en el prejuicio y el sabotaje que está teniendo un género que, como el rock o el punk en sus tiempos está sufriendo la opinión de los que no saben en sus comienzos.

Me es imposible terminar este artículo o estudio sin hacer referencia a un vídeo publicado por el ya mencionado Ernesto Castro, en su canal de Youtube, altamente recomendable,  en el que analiza el TRAP desde un punto filosófico y el cual espero que disfruten tanto como yo.

TRAP, ¿Sabemos lo que escuchamos?
5 (100%) 4 votes

Maribel López Rodríguez

Graduada en Marketing e Investigación de Mercados. Granada. Feliz de nacimiento.

Maribel López Rodríguez

Maribel López Rodríguez

Graduada en Marketing e Investigación de Mercados. Granada. Feliz de nacimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies