‘The 100’ regresa a la esencia de sus primeras temporadas

La sexta temporada de The 100 (Los 100, en España) ha llegado este año. Cuatro meses han hecho falta para ver el extraño desenlace que ha tenido la serie. Trece capítulos de entre 40 y 45 minutos que han dado para mucho. Y a pesar de todo, ya está confirmada una séptima temporada que, técnicamente, será ya la última.

Clarke, Bellamy, Octavia, Abby, Raven, John y el resto de amigos pisan el suelo de un nuevo planeta en el que van a empezar a vivir. Sin embargo, no todo es tan fácil. En este planeta, que más tarde se descubre que es un satélite -aunque esto no perturba la historia-, encontrarán nuevos retos, obstáculos y dificultades a los que tendrán que enfrentarse para sobrevivir. Éste no es ningún spoiler ya que al final de la quinta temporada queda bastante claro que esto iba a suceder.

Por lo tanto, la sexta temporada recuerda -y mucho- a los orígenes de la serie. En concreto, remite a la primera de todas las entregas, cuando ‘los 100’ jóvenes fueron desterrados del arca y pisaron el que sería nuestro planeta. Fue ésta la temporada piloto de The 100, que obtuvo un gran recibimiento entre el público general de Estados Unidos, aunque más tarde se extendió al resto de la geografía global.

Como cualquier serie, la sexta temporada de The 100 tiene cosas buenas y cosas malas. Dejaremos que las descubráis vosotros mismos si aún no habéis visto esta nueva entrega. Lo único que queremos avanzar es que el final es fatídico y muy extraño. En lo personal, me quedé muy desubicado con el cierre de esta temporada. Y es que parece que los guionistas de la serie se están empezando a quedar sin ideas. Al menos eso es lo que percibo. Básicamente porque la sexta temporada ha sido el resultado de un zumo exprimido entre las tres primeras.

Obviando esos aspectos, lo demás está bastante digno. Recomendamos verlo en versión original ya que doblada al español pierde mucho. No vamos a desvelar quién, pero -cuidado si lo lees- hay dos grandísimas pérdidas en la sexta temporada de The 100. Cinturón de seguridad, unas palomitas y disfrútala.

Juan Carlos Piña

Palma de Mallorca, 1996. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual. Aficionado a tocar el piano, a la fotografía y a viajar. ¿Música? ¡Sí, gracias!

Juan Carlos Piña

Juan Carlos Piña

Palma de Mallorca, 1996. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual. Aficionado a tocar el piano, a la fotografía y a viajar. ¿Música? ¡Sí, gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies