Taylor Swift publica ‘Lover’: la evolución de uno mismo

La muda de la serpiente que englobó a Taylor Swift en la época de reputation (2017) terminó oficialmente el pasado mes de mayo cuando lanzó ‘ME!’, el primer single de su nuevo disco. Para entonces no tenía nombre, pero la apuesta ya estaba a punto: la serpiente se había transformado en mariposa. Y así presentó ‘Lover’: una portada en tonos pastel y un single bubblegum pop que decía adiós al dark-synth-pop de su época más oscura hasta la fecha. 

Reputation fue su vía de escape ante un 2016 apocalíptico que recogía las disputas entre Kanye West y Kim Kardashian por ‘Famous’ -“I made that bitch Famous”-, el caso judicial contra el locutor de radio David Mueller por asalto sexual y además, Taylor permaneció fuera del ojo público desde finales de 2015 hasta mediados del 2017. Por eso reputation fue un paréntesis en su carrera: mostró una Taylor vengativa y frágil que había creado un caparazón sobreprotector ante el aluvión de odio y críticas.

Pero con Lover -estrenado el pasado 23 de agosto- Taylor Swift se reconcilia con ella misma. La ganadora de diez premios Grammy oda en 18 canciones a la celebración del amor en todas sus formas: complejidad, comodidad y caos. Con colaboraciones tan dispares como Dixie Chicks o Brendon Urie de Panic! At The Disco, destaca esta vez por su madurez artística y personal. ‘I Forgot That You Existed’ es la intro con la que echa la vista atrás y dice adiós a los tres amargos años pasados y abre a la representación que da forma a este álbum: ‘Lover’ es una perfecta balada que está predispuesta a tomar el relevo de Ed Sheeran en las bodas: “¿Te conozco hace 20 segundos o 20 años? / ¿Puedo ir donde vayas tú? / ¿Podemos ser así de cercanos para siempre?”. La culpa de este pop líricamente más soft se debe al actor y modelo británico Joe Alwyn con el que lleva saliendo más de tres años. A Alwyn también le dedica ‘London Boy’ o la imprevisible ‘Paper Rings’, un rockabilly happy sesentero digno de Hairspray sobre el matrimonio: “Me gustan las cosas brillantes / pero me casaría contigo con anillos de papel”. 

Pero en este álbum de categoría romántica, Swift también encuentra un hueco para hablar sobre el sexismo, la homofobia como ya vimos en ‘You Need To Calm Down o enfermedades como el cáncer. Con una producción llena de color guiada por Jack Antonoff, destacan pistas como el midtempo ‘Miss Americana and The Heartbreak Prince’, una crítica a la sociedad norteamericana liderada por Donald Trump, canción que cubierta de una metáfora de instituto desmantela la caída del patriotismo americano: “La historia estadounidense se quema ante mí / yo me siento impotente / Las damiselas están deprimidas / Los niños serán niños entonces / ¿Dónde están los sabios?”. Destaca la ingeniosa ‘Death by a Thousand Cuts’, que a base de sintetizadores y un piano de cola realizan una combinación un tanto rara y curiosa que funciona. El broche final se lo pone el midtempo ‘Daylight’ en el que agradece a Joe Alwyn a haberla ayudado a salir de ese agujero negro y “ver la luz del día”. El disco termina con un outro que define la conclusión a la que Taylor quiere llegar: “Quiero ser definida por las cosas que amo”. Más desaprovechada sí está ‘The Man’, una letra de carácter fuerte sobre lo que supondría estar en la posición del hombre: “Sería un líder sin miedo, / sería un macho alfa / ¿Qué se siente cuando todos te creen?”. Un ritmo pegadizo pero que no termina de explosionar , y es una pena porque realmente podría ser otro de lo muchos hits de su carrera.

En Lover, no hay un estilo musical tan homogéneo como el de 1989, y al tener 61 minutos hace que algunas no terminen de sobresalir tan notablemente: la vibrante  ‘Cruel Summer’ -que comparte créditos con Annie Clark de St. Vincent- a pesar de tener un estribillo pegadizo se queda a medias, o single principal ‘ME!’, pop chicle demasiado rosa que resta más que suma. Pero si Lover suena a algo en concreto es a la propia Taylor Swift. Antes de su fichaje por Universal Music el año pasado, todos los másteres originales de sus seis álbumes pertenecían a Big Machine Records, compañía de Scott Borchetta con la que firmó a la edad de 13 años, pero que pasó a formar parte de Scooter Braun por 300 millones de dólares por lo Taylor perdió todos sus derechos. Y Lover se convirte así  en el primer álbum del que la artista posee de pleno. Por eso la íntima y acústica ‘Soon You’ll Get Better’ -dedicada a su madre, que ha vuelto a recaer en el cáncer– en colaboración con las Dixie Chiks recuerda melódicamente a ‘Never Grow Up’ (Red), o ‘False God’ y los altibajos de una relación a distancia se trasladan al ‘Dress’ de reputation. Cornelia Street’, con una letra que podría encajar en 1989, suena a su vez a ‘Delicate’ y hasta a ‘Invisible’, canción perteneciente a su álbum debut. 

Lover es evolución más que revolución. Primera mujer en la historia de los Grammy que ha ganado dos veces el premio a Album del Año –Fearless (2010) y 1989 (2017)-, se ha enfrentado siempre a una audiencia muy exigente. Con sello propio ha vuelto a demostrar que es capaz de innovar y crear un producto con personalidad y variedad. Esta vez, enamorada, con las ideas claras, más política que nunca, presenta la mejor versión de ella misma. Con todos ustedes, la serpiente que se transformó en mariposa, Taylor Swift. 

Elena López

Si no estoy escuchando música, estoy en Twitter o viendo series. O a lo mejor todo a la vez. Escribo y pienso mucho.

Elena López

Elena López

Si no estoy escuchando música, estoy en Twitter o viendo series. O a lo mejor todo a la vez. Escribo y pienso mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies