Ronnie Spector nos devuelve la magia del rock de los 60

Tras más de cinco décadas de carrera musical, Ronnie volvió a concertar una cita con los años 60 en la Sala Apolo del pasado lunes 18. La dueña de Be my baby cantó de nuevo una serie de inmortales estribillos almacenados en la historia del rock and roll, aquella que gran parte de la juventud ha osado sustituir por el trap, y que las generaciones más veteranas se emocionan al recordar.

Ronnie Spector and The Ronnetes fueron tres chicas norteamericanas que lograron alcanzar el éxito en los años 60. Bautizada como “La Chica Mala del Rock and Roll”, con 74 años, Ronnie posee en su trayectoria numerosos tesoros musicales como “Be My Baby” (Dirty Dancing) o “Baby I love you“. The Ronettes se hicieron un lugar a principio de los 60 especialmente en Nueva York. Sus temas principales debido a la repercusión son los dos mencionados anteriormente. En 1967 se separaron tras terminar su gira por Europa hasta llegar al 2007, donde se reunieron en el Salón de la fama de Rock and Roll.

En cuanto al concierto, vemos claramente un paso por su historia. La artista situada en medio del escenario contaba con una pantalla detrás donde se proyectaban fotografías o vídeos de esta junto con The Ronettes, The Beatles, o su paso por la industria de la música desde sus inicios. Imágenes que definen la identidad de la música popular estadounidense encogió los corazones de los espectadores y seguidores presentes en la sala. La euforia juvenil de aquella época hizo aflorar la nostalgia de los rockeros vivientes hoy en día. No se puede decir que la sala estaba completamente llena ni que los asistentes fueran jóvenes apasionados por escuchar música, puesto que hay leyendas que solo se quedan en leyendas por culpa de la caída de la industria musical, pero Ronnie abrió cicatrices esa noche que hasta la persona más ignorante podría saber; como la canción dedicada a Amy Winehouse, Back to Black, o la canción dedicada -entre lágrimas- a su hermana.

 

Entre canción y canción, tomaba asiento para eliminar parte de su emoción y contextualizaba las canciones. Contando cuando se crearon y los artistas que participaban y/o la felicitaban. Regalar oralmente sus anécdotas como la primera vez que The Ronnetes apareció en un plató de televisión era la mejor manera de conocer y rememorar para la mayoría de los presentes, su biografía. La historia viva del rock and roll donde el personaje principal era una muchacha de 20 años, caracterizó esa noche. Puesto que canciones como Don’t Worry Baby de los Beach Boys o Walking In The Rain poseen un valor histórico a pesar de no estar las tres miembros de la banda, dos de ellas sustituidas por dos coristas caracterizadas en los 60, y los movimientos de esa época más que interiorizados.

El escalofriante sonido de “Be My Baby”, su canción más conocida mundialmente, fue una de las ultimas joyas que interpretó. La canción, una de las principales entre el soundtrack de Dirty Dancing, provocó una oleada de sensaciones entre el público -tanto español como de otros seguidores extranjeros-. “I Can Hear the Music” cerró el concierto de forma entrañable, la artista mostró agradecimiento y cariño a todas las personas que quisieron tocarla o mostrarle su amor. Se despidió con un enorme gracias y un saludo para todas aquellas almas vivas -y no vivas- del rock and roll.

Ronnie Spector nos devuelve la magia del rock de los 60
5 (100%) 2 votes

Mar

Nací entre vinilos y ahora no hay otra cosa que me guste más que hablar de música. Descubrí lo que era vivir un concierto con 8 años y nada más y nada menos que con Mick Jagger frente al micrófono. El rock y puede que algo más me ha educado de la forma más cruel y a la vez eficaz que se puede experimentar. Estudio periodismo porque creo que todas las historias detrás de una canción merecen ser conocidas. Me llamo María en realidad, pero si Freddie Mercury se puso pseudónimo, ¿Por qué no yo?

Mar

Mar

Nací entre vinilos y ahora no hay otra cosa que me guste más que hablar de música. Descubrí lo que era vivir un concierto con 8 años y nada más y nada menos que con Mick Jagger frente al micrófono. El rock y puede que algo más me ha educado de la forma más cruel y a la vez eficaz que se puede experimentar. Estudio periodismo porque creo que todas las historias detrás de una canción merecen ser conocidas. Me llamo María en realidad, pero si Freddie Mercury se puso pseudónimo, ¿Por qué no yo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies