“Andrés Suárez”, octavo disco: homónimo y más personal que nunca

Más de tres años después de la publicación de su último álbum, “Desde una ventana“, Andrés Suárez presenta su nuevo trabajo discográfico, su octavo disco y el primero homónimo.

Por primera vez pido que suban mi voz. Y mi careto en la portada (desde Moraima)” explicaba Andrés, quien, por primera vez también, cuenta con dos productores, Tato Latorre y Toni Brunet. Ambos han aportado dos estilos muy distintos que, junto a un gran equipo de músicos –Andrés Litwin, Luismi Baladrón, Marino Saiz, Juan Cruz Peñaloza, Carlos Gamón, Cris Rubio, Juan Luis Gallego, Jacob Reguilón, Alma Olite, Sergio Sola, Juan Pérez de Albéniz-, crearon el álbum en los Estudios Moraima.

Andrés Suárez” es su disco más personal hasta la fecha y cuenta con diez canciones vividas en primera persona. “Soy yo sonando“, ha dicho sobre este nuevo trabajo. Son fragmentos de su vida, con una de cal y otra de arena, historias que hablan un poco de todo. A continuación, descubrimos la verdad tras el último disco del cantautor gallego.

10 historias que son una vida

El disco empieza con ‘No diré‘ -el que fuera segundo single-, recuperada de sus inicios en el Libertad 8. Según ha explicado su autor, Tato Latorre descubrió la canción y la transformó, añadiendo más letra y convirtió la melodía en una más percutida.

Creo que creo en tus ojos más que en mis canciones” es una de las frases determinantes de ‘6 de la mañana‘, el último sencillo antes del estreno. Esta canción desgarradora presenta tonalidades más agudas y una musicalidad distinta a las anteriores. Además, cuenta una historia que nunca fueron dos piezas encajadas, descrita con ironía a través de un ritmo frenético de contradicciones. ‘Despiértame‘ fue el primer tema que viera la luz de este proyecto. Un canto a la vida, tras un periodo tóxico y de oscuridad, que abre paso a una vuelta llena de emoción.

Uno de los temas más emotivos del álbum es ‘Todavía puedo oírte‘, que cuenta la muerte de su mejor amigo de la infancia con 14 años, con un gran poder instrumental. Una historia difícil de compartir con la que recuerda lo ocurrido en Galicia en los años 80 a causa del negocio de la droga. ‘Si la veis‘ es un recopilatorio musicado de consejos hacia esa persona a la que desea aprendizaje pero de la que se alejó por exceso de dolor. “Si la veis que nadie apague de su pecho mi latir”.

“Cualquier verano pasado en Calella es un verano para recordar. Es un lugar para el amor, para las habaneras cantadas desde el mar en las barcas”.

Con estas palabras alababa ‘Calella‘ -en la Costa Brava- para presentar una canción, que destaca por una melodía cargada de personalidad, convertida en despedida con sabor a sal. Un paisaje descrito piano y cuerdas que desconoce ya a esa persona, aunque él no pierde la esperanza de volver a reír hasta unir los mares. ‘El cantante’ es un sueño cumplido, una composición que describe la emoción de llenar las vidas de los demás con el oficio de la canción. A partir de un susurro, cuenta “ojalás” vestidos de algún día, mientras se dirige a una mujer a la que sigue queriendo una década después.

Nina‘ -tercer single- resume una historia esporádica, una noche de amor una noche de amor, en un baño, en una fiesta, en un tercer piso de Madrid. “Era absolutamente pequeño pero nos quedó gigante“, ha dicho Suárez, que dedica esta melodía enérgica a una persona luminosa del pasado para recordarla eternamente.

El cuarto adelanto fue ‘Un solo día‘, un tema en el que aparece, de nuevo, el Libertad 8. A partir del gran protagonismo instrumental inicial, una voz melódica narra una relación llena de tristeza y que es imposible de olvidar. “La curva de tu olvido es una recta por la que todas caminan” es una de esas frases con las que el artista se despidió de una historia que tenía a sus protagonistas en páginas distintas. ‘Propongo‘ es el elegido para cerrar el octavo disco de Andrés Suárez. Se trata de un tema cargado de energía en el que se describe a sí mismo con sencillez y hacia la positividad. “Soy testigo de la suerte que me queda“, es una primera persona de confesiones y ganas de afrontar el futuro.

“Andrés Suárez” 2.0

Además del álbum con diez temas, los pedidos de la preventa física sumaban un disco extra con cinco canciones inéditas en acústico -producidas y grabadas por Vicente y Richard Cano– que conforman una segunda versión de “Andrés Suárez“.

1. “Icía”

La primera de las canciones va dedicada a su ahijada, canción homónima y especial, que no podía quedarse fuera según Suárez. “Aún no sabes leer y entenderás mi canción” y otras palabras que describen su luz, presentan esta melodía intimista.

2. “Nuestra canción”

Una inédita que vuelve al pasado con cierta nostalgia y cuenta la historia de un corazón que latía por motivos distintos al otro en ese “tú y yo“.

3. “Dieciséis”

El disco extra contiene, también, una colaboración especial junto a Elísabet Benavent. Escritora y cantautor han creado una bella historia de amor con dos protagonistas que tomaron caminos diferentes desde que se separaron “un dieciséis de junio en un pueblo de costa gallega”.

4. “Aire”

Una cuarta canción describe una necesidad tan fuerte como la del aire para respirar, a través de juegos de palabras y contradicciones ante una misma persona. “Eres el beso de miel pero soy más de sal, una calle sin ley pretendiendo mandar, un ‘te quiero entender’ pero ‘explícate más’.

5. “Sigas sin saber lo que es amor”

Andrés Suárez” es un trabajo en el que el artista rescata temas antiguos junto a sus últimas composiciones. La quinta tiene más de diez años porque “una cosa es cuando escribes una canción y otra muy distinta cuando la publicas; este álbum es mi piel y mi cicatriz”. Tras estas frases, cierra el álbum un tema acelerado para hablar de lo que siempre había considerado ‘amor’ desde una perspectiva en la que nunca estuvo del todo en lo cierto.