Quique González, rock and roll para una noche cordobesa

En la noche de ayer, 2 de septiembre, en Sala Hangar (Córdoba), Quique González volvió a impartir una clase magistral de buena música y camaradería. Junto a Los Detectives y Nina, vocalista de Morgan, hacía acto de presencia en el pequeño escenario con una puntualidad exquisita.

A lo largo de las casi dos horas de concierto, el artista presentó a la ciudad califal los temas de su último trabajo, Me mata si me necesitas. ‘Detectives’, con el que empezó, ‘Orquídeas’, ‘Charo’, ‘Sangre en el marcador’ o ‘La casa de mis padres’, fueron algunos de ellos. Pero también hubo tiempo para repasar la larga y prolífica carrera del madrileño, con canciones procedentes de discos como Avería y redención, Delantera Mítica, Salitre 48, Kamikazes enamorados o La noche americana. Entre ellas pudimos disfrutar de ‘Kamikazes enamorados’, ‘La fábrica’, ‘Tenía que decírtelo’, ‘¿Dónde está el dinero?’, ‘Su día libre’, ‘La ciudad del viento’, ‘Salitre’, ‘Avería y redención’, ‘Y los conserjes de noche’ (en la que González se crece, armónica en mano), ‘Clase media’, ‘Pequeño rock and roll’, ‘Dallas-Memphis’ o ‘Vidas cruzadas’, con la que terminó su directo por todo lo alto.

quique gonzález

Entre tanto rock and roll, hubo momentos para degustar y sentir. Momentos mágicos creados por la maravillosa y personal voz de Nina, interpretando, De haberlo sabido. Canción ésta que ha hecho suya con su especial talento. Pero la de ayer no fue la única que la madrileña tuvo al público prendado de su talento. Durante la recta final del concierto, Quique González le dejó a ella el protagonismo absoluto, apartándose a un lado y dejando el escenario a la joven artista. Ésta cantó al piano ‘Volver’, uno de los temas de North, disco debut de su banda, Morgan. Un protagonismo que ella misma se ha ganado. Los que asistimos a algún concierto de la primera parte de esta gira presentación de Me mata si me necesitas hemos visto una evolución de ella sobre el escenario, adquiriendo en muy poco tiempo unas tablas que, a priori, parecen corresponder a artistas de un largo recorrido.

Por su parte, el cantautor afincado en Cantabria nos hizo vivir otro momento especial de la noche. Con su acústica, y junto a Edu Ortega, éste violín en mano, entonó uno de sus temas que más traspasa al que lo escucha, ‘Aunque tú lo sepas’.

Dejando a un lado el magnífico espectáculo ofrecido por Quique González (una vez más). Me gustaría abarcar un tema un tanto complejo, que anoche se puso otra vez de manifiesto. No soy muy de mojarme a través de internet cuando de dar mi opinión se refiere, pero dado que la tónica de los últimos conciertos a los que he asistido ha sido un poco la misma, por desgracia, tengo que comentarlo aquí. Hablo de la falta de respeto que veo por parte del público en los directos en salas. Tras asistir a eventos de este tipo en ciudades distintas a la mía, me he dado cuenta de que se ha convertido en una costumbre generalizada.

quique gonzález

Cada uno es libre de hacer lo que le parezca, cuando le apetezca, pero cuando hay más gente alrededor que quiere otra cosa o cuando se trata de que hay artistas haciendo su trabajo, eso no me parece tan buena idea. Existe una fina línea entre que los asistentes disfruten o vivan un concierto y dejar que el cantante tenga su sitio. Y con esto me refiero a momentos de este concierto, en concreto, como los acústicos de Nina, con ‘De haberlo sabido’ y ‘Volver’, y el de Quique con ‘Aunque tú no lo sepas’.

No sé hasta qué punto le molesta al artista que se cante según en qué parte del concierto, porque no he tenido ocasión de comentarlo con alguno; también desconozco cómo le llega ese rumor al escenario al cantante. Pero cuando éste con su voz, su talento y su trabajo consigue crear un clima íntimo y mágico, no creo que lo más coherente sea que haya gente en el público decida que ESE es el mejor momento para hacer “coros”, o que en la parte instrumental de esos temas, se escuche algún “¡ole!”, sin venir a cuento.

Yo, como oyente y seguidora del artista, voy a verlo en directo para disfrutar al 100% de él y de su música, y de cosas que el disco no me permite. No para que la gente se pase el concierto hablando de nimiedades como si estuviera en un bar normal o que haga esos “coros” cuando el protagonismo absoluto se lo tiene que llevar el artista. Esto da para otro artículo, pero tenía que compartir mi experiencia y mi opinión con los lectores de El Rescate Musical.

No quiero de ninguna manera que esto empañe la sobresaliente actuación de Quique González, que poco a poco, va poniendo fin a una gira que comenzaba hace algo más de un año, y en la que ha presentado su décimo álbum. El año que viene alcanzará las dos décadas en la música, pero antes le espera un merecido descanso, ya anunciado por el artista.

Quique González, rock and roll para una noche cordobesa
Vota este post

Nacida en Sevilla. Graduada en Comunicación Audiovisual. De profesión fotógrafa, y futura organizadora de eventos en proceso. He colaborado con varias web de actualidad musical, en las que he descubierto mi vocación por la música y la comunicación.

Patricia Del Zapatero

Nacida en Sevilla. Graduada en Comunicación Audiovisual. De profesión fotógrafa, y futura organizadora de eventos en proceso. He colaborado con varias web de actualidad musical, en las que he descubierto mi vocación por la música y la comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies