Playa Cuberris o cómo entrar a matar con buen rock

En España hay cantera rock, buen ejemplo de ello son los madrileños Playa Cuberris, que con su concierto del pasado sábado 1 de abril en la mítica sala El Sol colgaron el sold out y demostraron que son capaces de coger el relevo de las grandes bandas nacionales de su género.

Dani Sánchez (batería), Álvarax Fernández (guitarra), Roy Santana (bajo y piano) y Peto Girón (voz y guitarra) presentaron su segundo álbum ‘Entrar a matar’ (Entrebotones 2017), un repertorio con la esencia del rock más clásico pero con la actitud de su estilo personal, al que ellos llaman “rock playa” y que después de mucho trabajo, vio la luz en febrero de este año. Su parada en Madrid dejó un concierto lleno de intensidad y fuerza ante un público amigo y entregado que no paró de entonar como himnos cada una de sus canciones.

El cuarteto comenzó con la pegadiza “María Isabel” con todo dispuesto para empezar fuerte y romper la sala desde el principio. Con “Furia nuclear” dieron una tregua para seguir con la todopoderosa “Viernes verdes”, un claro exponente del rock más cañero que podemos encontrar en su álbum, con la colaboración especial encima del escenario de R. Pace. Llegados aquí, ya sólo se podía pedir más.

Nuevos giros sonoros con inspiración folk llegaron de la mano de “Grifo y gas” y el momento para corear junto a los acordes de “Huracán”. “El rey de la ciudad” llegó con la invitación especial de dos coristas y un poco más de folk. Ya a mitad de actuación se sumaron “Quizá”, uno de los singles extraídos del álbum, “Viejo amigo” y “Fantasma”, con Rodrigo Valiente invitado para la ocasión. Más amigos, esta vez Miguel Iglesias para darle intensidad a “16 cuerdas por un príncipe de Oriente” y devolver a la banda a sus orígenes. La última colaboración fue con La banda de Fesser, con quien interpretaron “Blues de nevera” de forma especial para dar paso al bis, no sin antes tocar “Hijo del pecado”.

Era el fin, pero el público quería más y pedía a gritos ese final apoteósico que ellos brindaron sin dificultad. El adiós lo dieron “Locos de atar” y la esperada “Luces de neón”, que los fans corearon y bailaron hasta dejarse la piel (y los pies), como lo hizo el grupo en el escenario. Qué bien que el rock esté tan sano y que le augure un gran futuro con grupos como el suyo. Playa Cuberris van a por todas.

Más fechas de la gira:

1 abril – Sala El Sol – Madrid
7 abril – Zeppelin – Salou
8 abril – Sidecar club – Barcelona
21 abril – La gramola – Pontevedra
23/24 junio – Insitu Festival – Ambrona
21/22 julio – Festival Fasse Rueda – Medina del campo
27 julio – Dolby – Alfaro

Playa Cuberris o cómo entrar a matar con buen rock
Vota este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies