‘Pianíssimo’ de Fangoria se convierte en vinilo

Era primeros de marzo, en el Teatro Barceló de Madrid, tres noches especiales por delante. Cortina veneciana al fondo de un escenario plagado de cuidados detalles. Focos colocados estratégicamente, teclados y guitarras aunque solo para acompañar; el verdadero protagonista de la noche era un piano de cola negro coronado por un candelabro de cristales. El espíritu de Liberace estaba en cada rincón. Una introducción instrumental era la señal para que el brillo hiciera su aparición en el vestuario de Nacho Canut y Alaska, con un sorprendente vestido de cola. Fangoria quería experimentar a lo grande.

Afloraba la parte más homo sapiens de un grupo que se entrega totalmente al techno-pop de los robots. Los ritmos han desaparecido, ahora el tempo lo marcan las manos de Martin Watkins, compañero habitual de Marc Almond, y que conocía al dúo espacial de la época Absolutamente. Los ensayos fueron necesarios para esconder los 130 bpm que Fangoria lleva instalado de fábrica. El empaste con Rafa Spunky y el señor Horror debía ser perfecto.

Entre ‘Cebras’ y cumbres borrascosas, Alaska anunciaba ‘la bienvenida a un concierto para Señoras’ que agotó las entradas en poco tiempo. Un directo muy especial para fans fatales y que permitía rescatar temas olvidados en las tournés normales. ‘Voy a perder el miedo’ confirmaba que estaban cómodos en el escenario y querían continuar con la sorpresa de ‘Un astronauta solo, flotando’. Así estaba el público del teatro en un éxtasis, en un silencio contenido para no perder detalle, o quizá enmudecidos por el virtuosismo del buen gusto del exceso nacido en Las Vegas.

Las letras repasan toda la historia del grupo, que hace poco menos de una semana cumplía 28 años, ‘Lo tuyo no es normal’, ‘Disco Sally’ o el mítico ‘Miro la vida pasar’ llevan el título de favoritos y son escogidos como autobiográficos para los presentes, que no sabían ni imaginaban que todo lo que estaba ocurriendo, que toda esa magia que se estaba derrochando, estaba siendo registrada, grabada.

Primeros de noviembre, ese mismo piano de cola está viajando a las casas de los afortunados que han podido conseguir una edición limitada y numerada, de disco y vinilo; algunos más afortunados aún por tener este regalo firmado por el señor Canut y Alaska. El candelabro de cristales ha cambiado, y las letras de oro ocupan su lugar. El buen gusto se ha materializado y el estuche de lujo no deja lugar a dudas. Joyas que hablan por si solas, testigos de un mundo en desaparición, en este caso el mundo de una noche, que por suerte jamás se perderá. ¡Gracias Fangoria! Saquen su lado más homo sapiens más a menudo, o al menos vuelvan a registrarlo, con su buen gusto habitual. Próxima parada… ¡Un mes en el ‘Benidorm Palace’!

‘Pianíssimo’ de Fangoria se convierte en vinilo
5 (100%) 1 vote

Oskar Fanjul

Ingenierio Civil apasionado de la música y el espectáculo. Inspirado en los 80's, me gusta descubrir nuevos sonidos. Bailo y canto todo el tiempo, profesionalmente en la ducha. Me fijo en cada esquina por si aparece arte.

Oskar Fanjul

Oskar Fanjul

Ingenierio Civil apasionado de la música y el espectáculo. Inspirado en los 80's, me gusta descubrir nuevos sonidos. Bailo y canto todo el tiempo, profesionalmente en la ducha. Me fijo en cada esquina por si aparece arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies