Pablo López en busca del perdón en su nuevo sencillo, “KLPSO”

KLPSO, Pablo López

Después de dos grandes adelantos como han sido “Mama no” y “Mariposa“, su más reciente publicación, Pablo López llega con un nuevo sencillo ante el que nadie queda indiferente emocionalmente, “KLPSO“.

El próximo disco del artista, ‘Unikornio, once millones de versos después de ti‘, previsiblemente saldrá a la luz antes de finales de año, aunque tanto el álbum como la gira correspondiente se han visto aplazados por la pandemia de la COVID-19. En su defecto, la Gira López sigue su extenso recorrido por varias ciudades de España, en forma de repaso acústico de los tres anteriores trabajos discográficos del malagueño. De hecho, es en estos conciertos donde parte de su público ya ha podido escuchar algunas de las canciones que incluirá ese cuarto álbum, como “La niña de la linterna“, “Tempo” o esta misma que acaba de presentar.

Hace ya un par de meses desde que el artista dejara la primera pista del que acabaría siendo el tercer adelanto de su próximo disco. Con un sencillo post en sus redes sociales y una imagen sacada del rodaje del videoclip:

“KLPSO” es la búsqueda máxima del perdón

El nuevo sencillo que presenta el artista es una canción nostálgica, escrita desde la máxima autorreflexión: A veces nosotros somos nuestro peor enemigo, pero ¿cuántas veces nos pedimos perdón por ello?. Tras llegar al colapso, López descansa en la oscuridad sus pensamientos y busca la forma de disculpar a esa parte de sí mismo que en muchas ocasiones ha puesto los obstáculos sobre el camino.

Duele que te duela el ruido, duele cuando calla y me duelo yo“, “te lo he robado todo y sigo estando solo” o “quiero y quiero, y mientras quiero, ya pasó” son algunas de las sentencias que carga sobre sus hombros junto a la culpabilidad de jugársela a su ‘yo’ más vulnerable. Así, concluye con el motivo de sus disculpas y su anhelo por profesarlas: “Te pedí perdón, por si acaso, porque nunca lo hice antes: perdón“.

KLPSO” sorprende con una introducción a guitarra pues es la melodía de unas cuerdas la que acompaña a esa voz rota, y no el piano. Sin embargo, como la misma vida para el cantautor, la canción culmina en las teclas blancas y negras. Se trata de una balada épica y emocionante que musicalmente brilla por una voz desgarradora y unos impecables falsetes. En ella, el cantautor se pide perdón a sí mismo por autoexigirse y castigarse siempre en exceso.

La portada del single, llamativa y abstracta, abarca un gran abanico cromático en el que oculta el tatuaje que para Pablo representa esta canción. Es más, el proceso de plasmar la tinta sobre su piel se muestra, a su vez, en el videoclip, que contrasta totalmente con la portada pues recurre al blanco y negro. El visual, dirigido por Gus Carballo, destaca por un formato íntimo del artista con su piano y otras escenas en las que el mundo parece gigante y solitario, además de la sincronización con el sonido.

Así, los flashes y fundidos a negro acompañan al ritmo de la canción y los silencios que magnifican este “KLPSO“. Una guitarra, luces y sombras, fotos repartidas por el suelo y hasta el mar combatiendo al horizonte, son algunas de los elementos -algunos poco definidos- que se superponen y se pierden entre sí.

En una de las secuencias, Pablo López deja caer sus brazos, resignado y sin saber salir del error, para denotar que la culpa y la rabia son dos de los sentimientos predominantes en este tema tan personal. Finalmente, Los últimos lo siento en forma de susurro despiden un tercer single tras un proceso de aprendizaje hacia uno mismo, autoconocimiento y aceptación.

KLPSO” ya se encuentra disponible en todas las plataformas digitales: