Pablo Alborán cumple su promesa en Tarragona

Pasaban las22h de este 8 de agosto, un viaje exprés en forma de vídeos y hologramas de lo que sería la ambientación y gritos enloquecidos del público, la espera llegaba a su fin y daba comienzo el concierto. Pablo Alborán empezaba con energía con “No vaya a ser“, para seguir con “Pasos de cero” –porque sin él sí que nos perdíamos– y con “La Escalera“.

Entonces se presentaba diciendo “estoy aquí de nuevo Tarragona, vamos a pasarlo bien” y convertía todo en un sueño con “Donde está el amor“. Tras “Recuérdame” dejaba ver su vena flamenca con “Quién“. Recuperó la romántica nostalgia de su último disco con “Cuerda al corazón” y “Lo nuestro“, para después volver a Terral con la sensualidad del desamor de “Quimera” y sus bailes.

Con un foco centrado en él, nos hablaba de los inconvenientes meteorológicos que impedían la apertura de la cúpula de la TAP y humildemente confesaba hacer todo lo posible por nuestra comodidad, encandilando a todos los allí presentes. A continuación, agradecía a sus fans, a la gente de la cola por su ilusión hacia este concierto y nos dedicaba “Tanto“. Y le robamos el tiempo al tiempo.

Con José Marín a su izquierda y Lolo Álvarez a su derecha, los tres con guitarra en mano iniciaban un serie acústica compuesta por “Perdóname“, “Te he echado de menos” y “Al paraíso“. La escenografía más espectacular llegaba en forma de viaje a “Saturno” y el juego de luces nos entregaba “La llave“.

Lo que vemos en las noticias, en el periódico, no parece el mundo real. Creemos que es un mundo paralelo, que es ciencia ficción. Vemos que el mundo es cada vez más injusto, corrupto, que cuando es justo es lento; machista, racista, homófobo. Pero no se trata de una película, de repente es el mundo real en el que vivimos todos. Por eso hay que gritar.

Era el turno de “Boca de hule“. Una original ambientación –quemando el guión– y la batería de David López como protagonista eran el escenario de reivindicación.

El romanticismo recuperaba presencia con “Por fin” y al final de “Tu refugio” nos pedía que nos dijéramos “Te amo” entre nosotros. Siguió con “Curo tus labios” para debernos no debernos nada a cambio y en “Miedo” nos decía “Manos arriba familia, que todos los miedos se van muy lejos de aquí, que yo no tengo miedo Tarragona“. “Idiota” llegaba después, seguida de “Vivir” y de la despedida de los músicos.

Entonces llegó el momento más íntimo del concierto: Pablo Alborán y su piano para cantar “Solamente tú” y “Prometo“, que el artista terminaba arrodillado ante su público.

La sensualidad y el baile conseguían su máxima expresión en “Éxtasis” y el final de la fiesta llegaba con “Vívela“, llena de colores como si del carnaval se tratara y gritando que hay vivir la vida.

Así despedía Pablo otra noche mágica más gracias a su música. Derrochó talento y voz, demostró humildad y naturalidad. Exactamente tres años después, Pablo Alborán cumplió su promesa en Tarragona.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pablo Alborán cumple su promesa en Tarragona
5 (100%) 1 vote

Sandra Pérez Abad

Tarragona, 2000. La música y los viajes como forma de vida. Enamorada de la fotografía y la lectura. Siempre me ha gustado escribir, ahora es una necesidad.

Sandra Pérez Abad

Sandra Pérez Abad

Tarragona, 2000. La música y los viajes como forma de vida. Enamorada de la fotografía y la lectura. Siempre me ha gustado escribir, ahora es una necesidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies