No Sin Música, cita obligada del verano (Día 2)

Aproximadamente sobre las seis de la tarde, el público fue reuniéndose de forma paulatina delante del escenario 1, donde el artista sevillano Pájaro ponía banda sonora a otra prometedora tarde-noche de buena música con temas de He matado al Ángel, su último disco, como Guarda Che Lune, Viene con Mei, El pudridero o Costa Ballena. Uno de los platos fuertes de este 21 de julio pasado fue sin lugar a dudas Quique González. El cantautor llegó a Cádiz en su mejor momento musical, junto a su ya inseparable banda Los Detectives y a Nina, vocalista de Morgan. Todo aquel que haya asistido a unos de los conciertos ofrecidos por el madrileño a lo largo de este último año, con motivo de la publicación de Me mata si me necesitas, su noveno trabajo de estudio, habrá sido testigo de esta perfecta comunión musical. De este álbum se pudieron escuchar Orquídeas, Sangre en el marcador o Charo, y sus grandes clásicos ¿Dónde está el dinero?, Vidas cruzadas, La ciudad del viento, Salitre o Y los conserjes de noche.

En el Brugal Stage, el público se reencontró con todo un clásico del panorama musical español, el incansable Rosendo, pura esencia del rock en nuestro país. Siempre es agradable coincidir con un animal del escenario como el madrileño. Ofreció temas habituales en su larga e intensa trayectoria artística, como otros de su último trabajo De escalde y trinchera; obviamente no faltó a la cita su canción fetiche Maneras de vivir. Aunque el plato fuerte de la noche vendría de la mano de la banda formada por Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez. M Clan, tras una sólida carrera de veinte años a sus espaldas puede presumir de ser uno de máximos exponentes del rock español. Fans de todas las edades se dieron cita para vibrar con el enérgico directo de los murcianos, donde presentaron temas de su último álbum, Delta (2016), como La esperanza, California o Concierto salvaje; así como sus mayores clásicos, muy esperados por sus seguidores, como Llamando a la Tierra, Carolina o Maggie despierta.

El día lo cerraba Los Zigarros. La banda formada por los valencianos Ovidi y Álvaro no dejó indiferente a nadie. A pesar de las altas horas de la noche a la que estaba programada su actuación, las 3 y media, el público que decidió quedarse vibró y bailó como nunca con cada uno de los temas de los hermanos Tormo. Tras varias colaboraciones en otros grupos, Los Zigarros publicó su primer y homónimo trabajo de estudio en 2013, y desde entonces se ha convertido en un conjunto muy a tener en cuenta, tal y como el mismo Quique González nos indicó horas antes, dada la calidad de sus integrantes sobre el escenario con sus electrizantes directos, donde siempre consiguen dejar al público con ganas de más. Temas como A todo que sí, Hablar, hablar, hablar…, Dentro de la ley u Odiar me gusta pusieron el cierre a una nueva jornada festivalera.

Ejemplos de que Cádiz es una ciudad más rockera de lo que parece, los tenemos en tres bandas emergentes de las que pudimos disfrutar en el stage 2 durante el viernes pasado. A pesar de contar con menos tiempo que las del escenario principal, mostraron credenciales suficientes por las que hay que tenerlas muy presentes. Rock’n Rolla fue la primera en pisar dicho espacio, con su vocalista Suso Díaz al frente. Los gaditanos comenzaron fuertes, y pronto reunieron en torno a ellos tanto a seguidores como a espectadores, atraídos todos por el influjo de su música. Bajo un sol de justicia, el grupo comenzó con su poderoso y profundo Tiempos Duros. A éste le siguieron Sally, Viernes o En el ojo del huracán, con el que concluyó una brillante actuación. Todos, temas de su último trabajo discográfico, Mientras la ciudad duerme.

Una hora más tarde, en el mismo escenario, y tras la actuación de Quique González en el Brugal stage, pudimos seguir disfrutando con el marchoso ritmo de otro conjunto que va creciendo a un ritmo digno de ser destacado. Guillermo Alvah y Los Predicadores ofreció en media hora un intensísimo repertorio de canciones que ayudó a soportar con alegría los aludidos rigores de las altas temperaturas. Mona, Mi boca o Fuego, de El Furor De Las Rosas, y La Hora Azul, de su primer álbum homónimo, fueron parte del referido repertorio. The Electric Alley es otro de los grupos para destacar de la actual escena gaditana. Get Electrified, Go, Can We Have Some Love Between Us son tres muestras de la aplaudida actuación de una banda rockera que camina con paso firme desde que publicara su primer disco Backward States of Society (2013). Prueba de ello es la gira europea que está planificando para visitar localidades de Francia, Alemania o Eslovaquia, entre otras.

No Sin Música, cita obligada del verano (Día 2)
Vota este post

Nacida en Sevilla. Graduada en Comunicación Audiovisual. De profesión fotógrafa, y futura organizadora de eventos en proceso. He colaborado con varias web de actualidad musical, en las que he descubierto mi vocación por la música y la comunicación.

Patricia Del Zapatero

Nacida en Sevilla. Graduada en Comunicación Audiovisual. De profesión fotógrafa, y futura organizadora de eventos en proceso. He colaborado con varias web de actualidad musical, en las que he descubierto mi vocación por la música y la comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies