Leiva: ‘Monstruos’ en Málaga

Como si en un viaje eterno me encontraba en la puerta de la sala malagueña París 15 sin poder creer que había vuelto. Leiva había vuelto. Y de hecho no de cualquier forma.

Durante los minutos previos al comienzo del concierto se respiraban nervios. La “leiband” salió al fin y de entre las luces y el humo apareció él. Allí estaba Leiva cantando “El último incendio”, como no podrían inaugurarse de otra forma su nuevo álbum, “Monstruos”, estrenado a finales de agosto, pero la cosa siguió avanzando con paso rápido y decidido, para no sentir la lluvia en los zapatos. No todo iba a ser una demostración de lo bueno que sea “Monstruos”, quedó claro inmediatamente y es que esta banda todavía siente la fuerza, que por mucha pereza que pudiera dar, aún se sienten como animales.

Sin embargo si algo es Leiva es ser un luchador, un luchador que “apuesta por la cantera”, por las nuevas canciones relegando a las más antiguas a un segundo plano en nuestro recuerdo. Leiva es un luchador que le declara la guerra mundial a todo el que piense que en España no se puede hacer buen rock. Con toda seguridad, Leiva es el mejor ejemplo de que sí se puede.

El concierto empezó a armarse de fuerza con canciones potentes en un momento en el que todos necesitamos un respiro, y así es como demostró que aún le queda pólvora para rato, y es que estuvimos cerca de saltar por los aires “volando en círculos”, como si fuéramos palomas. Pero de volar tan alto se nos incendió el corazón como el windsor, canción imposible de tirar del repertorio. Todo este momento  de “descanso” alcanzó el clímax con una canción que muchos reconocerán de inmediatamente como la que inauguraba una nueva etapa en la carrera de Leiva tras Pereza… Eme. Y en ese momento supimos que era la hora de sentir la “pérdida del anonimato cocinando cristal en el desierto”. Nos encarceló en una jaula pero nos concedió un vis a vis. Nos liberó y volvieron los monstruos, pero nos enseñó a quitarnos toda esa electricidad que nos paralizaba. Nos volvió a hablar de aquellas superhermanas y todo el rock del mundo. No era escuchar a Chuck Berry pero le hacía justicia. Y el resto solo fue una confesión. Que todo lo que habíamos vivido en la última hora y media era solo una manipulación terriblemente cruel. Fue la enfermedad y la medicina, cosas de “Lei”, pero después acabó llegando la hora de los leones, donde solo puedes mirar hacia delante. Aunque sea con la mirada perdida, aunque sea para abandonar el escenario durante exactamente 2 minutos para acabar agradeciendo nuestra presencia en esas cuatro paredes. Y es que cuando llega el “bis” ya basta de fingir, está todo vendido, el concierto ha sido inmejorable.

Pero los grandes siempre vuelven, para cantar canciones de sincericidio, para volver a acordarnos de aquella chica, nuestra Lady Madrid, porque fue nuestra, al menos durante esa noche de sábado, de todos los que sienten la música obligándonos a olvidar el móvil durante cuatro minutos, de todos los que éramos de “Burning, Ronaldos y Lou Reed”, pero sobre todo, de Leiva. Y si él te dice que no saques el móvil tú lo guardas y cantas con la mano en el pecho, escuchando “lo más Rock&Roll de por aquí” y soñando con querer despertar en esos momento de nervios y colas en la puerta cuando el concierto solo era un futuro inmediato.

Y ahora que escribo esto sueño con volver a aquel momento en el que vi la estrella polar desde dentro de París15 mientras suspiraba y decía, al unísono con el gran Leiva, “¡Qué bonitos recuerdos!”.

Me gustaría dejar claro que esto no es una crónica del concierto. Leiva es uno de esos artistas que hay que escuchar para olvidarte del objetivismo, para ser neutral. Esto es un homenaje para él. Si esto consiste en rescatar a la música yo voy con Leiva.

Leiva: ‘Monstruos’ en Málaga
Vota este post

La música, lenguaje poderoso capaz de rescatarte.

El Rescate Musical

La música, lenguaje poderoso capaz de rescatarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies