Música clásica y rock, la nueva apuesta de Miguel Ríos

El 16 de marzo es la fecha elegida para que vea la luz el proyecto discográfico de Miguel Ríos y la Orquesta Ciudad de Granada, junto a los Black Betty Boys, Symphonic Ríos.

El 16 de marzo es la fecha elegida para que vea la luz el proyecto discográfico de Miguel Ríos y la Orquesta Ciudad de Granada, junto a los Black Betty Boys, Symphonic Ríos. Bajo el sello de Universal Music, ambos mundos, el de la música clásica y el del rock, se dan la mano en un CD+DVD del concierto grabado el pasado 7 de julio en el Palacio de Carlos V de la Alhambra, dentro del 66º Festival Internacional de Música y Danza.

El incombustible rockero no ha estado solo en su incursión en la música clásica, que se gestaba desde 2015, cuando el propio Festival se lo propuso. Desde el Maestro Josep Pons, que llevó la batuta de la orquesta, hasta los arreglos de profesionales como Alejandro Terán, Gustavo Gregorio, Joan Albert Amargós o César Guerrero: el proceso de producción ha contemplado siempre a grandes músicos. “He visto canciones vestidas como nunca las había visto”, asegura Miguel Ríos, contento con el resultado final de la fusión.

El artista granadino insiste en que el diálogo entre lo sinfónico y el rock ha sido fácil, ya que el hecho de tener un director de orquesta que controle la mecánica musical posibilita cierta autonomía del vocalista para expresarse sentimentalmente. Así, canciones presentes en el disco, como “Bienvenidos”, “Boabdil El Chico” o “Santa Lucía”, adquieren un dimensión hasta ahora desconocida por los seguidores de Ríos.

Esta apuesta también pisará los escenarios a lo largo de los próximos meses. Con un primer concierto en Barcelona, el 21 de junio, el cantante, junto a cincuenta músicos, comenzará una gira que parará en ciudades como Valladolid -20 de octubre- o Bilbao -1 de diciembre-, sin olvidar el Teatro Real de Madrid, una fecha aún no confirmada. Miguel Ríos deja intuir que esta gira será especial y con guiños a Rock in Ríos, la mítica gira que, en el año 1982, revolucionó por completo la historia de la música rock en español.