Miguel Iglesias y los Carnales

Miguel iglesias y los Carnales es el nombre del primer disco de Miguel Iglesias. Es un trabajo con un fuerte toque de rock and roll y blues, mezclado con canciones lentas y letras que cuentan historias. Miguel Iglesias es un buen descubrimiento, un cantante que presta mucha atención a las letras de sus canciones sin descuidar la importante parte musical de los temas.

Son 17 temas, los que integran este disco. Es cierto que hay dos “introducciones” de poco más de un minuto y una canción, Suicídate, está dividida en dos partes, sin embargo el disco se sigue haciendo algo largo. El problema principal parece residir en la selección de temas. Miguel Iglesias y los Carnales es un trabajo que integra una serie de temas muy buenos, pero parece que se infiltraron en el disco otros que quizás se podrían haber dejado fuera del repertorio.

Las letras son muy  interesantes. Cuando escuchas un par de veces el disco ya empiezas a encontrar las que más te gustan. Empiezas a fijarte en pequeños detalles del sonido. Notas como se infiltran los vientos, las sirenas, un avión despegando y todo el universo sonoro de los temas.

Hablando de temas, el disco empieza con Suicidate, pt I, una canción a guitarra y voz, acompañada por el sonido de las olas y las gaviotas, una historia contada en 90 segundos que abre este trabajo. Después, los vientos con los que empieza Ataud, la omnipresente guitarra y las dobles voces en el estribillo. Animate Carnal, el tercer tema, es una de las grandes canciones del disco, un sonido indie aunque sin abusar de los ecos y una historia que hace recordar El bar de la esquina, de Pereza.

Tratamos de escapar pachecos de comisaría, Quién iba a imaginar que el dealer era un policíaAnimate Carnal

Leyenda y senectud, junto a su introducción, introduce maracas y un marcado ritmo blues que prevalecerá para el resto del disco. El tema habla de del desastroso final de las superestrellas y de llevar el Carpe Diem al máximo exponente. Con Oh Diosa, Tango Impar, Desnudándome y Maniquí, el ritmo decae, hasta que el blues vuelve en Puto Bailarín. Puto Bailarín vuelve a levantar el ánimo del disco. Cosmonauta enamora con el sonido de la armónica. Pelícano es un canto a la libertad. Maravilla es una maravilla, en la que además ha colaborado Rubén Pozo. Va a estallar, Dorian Grey y Suicídate, pt II, cierran Miguel Iglesias y los Carnales.

Durante los 57 minutos de música que nos ofrece Miguel Iglesias, encontramos desde rock and roll, hasta blues y alguna que otra canción lenta. A veces el disco toma un matiz de cantautor, algo que contrasta con el ritmo divertido que caracteriza las grandes canciones del álbum. No es que las canciones de cantautor sean malas, ni mucho menos, pero estaremos de acuerdo en que el rollito cantautor siempre fue de gente triste. Ser cantautor, más que un tipo de música, es un estado de espíritu. Un estado de espíritu que contrasta con temas como Dorian Grey.

Miguel Iglesias y los Carnales
5 (100%) 1 vote

Andrés Bernárdez Diz

Me gusta escribir y escuchar música. A veces dejo de hacerlo para ducharme.

Andrés Bernárdez Diz

Andrés Bernárdez Diz

Me gusta escribir y escuchar música. A veces dejo de hacerlo para ducharme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies