María Rodés asusta con su nuevo disco “Lilith” dedicado a las brujas

María Rodés, la cantautora catalana, lanza un nuevo disco llamado

La cantautora barcelonesa ha buscado la inspiración en el mundo de las brujas para crear su quinto álbum de estudio. Un disco temático compuesto por nueve canciones.

María Rodés invoca el espíritu de las brujas en su nuevo álbum de estudio “Lilith”. En su trabajo más místico, la artista catalana defiende a todas las mujeres que durante toda la historia han sido libres, creativas e inconformistas aunque fuesen juzgadas por una sociedad patriarcal.

A mediados de octubre, el sello discográfico Satélite K publicó “Lilith”, el quinto trabajo de estudio de María Rodés. El disco toma el nombre del folclore judío, concretamente del espíritu femenino de la oscuridad, Lilith, la primera mujer de Adán. Ella abandonó el Edén por no querer someterse a su marido y alcanzó el Mar Rojo donde se alió con el diablo.

Para su grabación, la cantautora barcelonesa ha elegido los estudios Ophiura Studio situados en el municipio de Premiá de Mar. Además, Joel Condal y la propia María se han ocupado de la producción. Para los arreglos ha contado con la banda que le acompaña en directo: Isabelle Laudenbach (guitarra), Marta Roma (chelo), Marina Tomás (guitarra eléctrica) y Pep Pascual (clarinete y percusión).

María despliega toda su creatividad en este nuevo álbum. Un proyecto pensado solo para el directo, pero que ha terminado convertido en un disco por accidente debido a la pandemia. Tal vez por ello, es breve (por debajo de la media hora de duración), delicado y muy fino.

Además, detrás de este trabajo se percibe un gran esfuerzo de documentación. Como una bruja en busca de sus orígenes, María ensambla un disco temático gracias al recorrido que emprende por caminos entre la realidad y el mito. El resultado son nueve canciones que nos transportan a un universo mágico. Los temas recogen referencias mitológicas unidas a un fondo musical a veces teatral o cinético.

La lista de canciones de “Lilith”

El conjuro inicial es A la luna veniderapara dar paso a un desafío a la testosterona en Carta al diablo“. En la tercera canción ,Seguramente fui yo“, presenta a ritmo de jota un aquelarre aragonés. En Pelo rojonarra la historia de amor entre brujas y diablos. A modo de cumbia llega La extrañaen honor a la famosa curandera María Sabina que llegó a asesorar con sus sonidos chamánicos a los Beatles. Con los pies desnudoses un vals de apariencia galante que se inspira en la poetisa argentina Alfonsina Storni.

Brevemente entona Recuerdos de Yparacai un tema ya revisado en su momento por Caetano Veloso o Julio Iglesias. Llega al final con un compás de tres partes llamado Oscuro cantoy cierra acariciando el arpa con Les bruixes tornenen la que se recogen fragmentos del conocido “Libro de las mujeres” escrito por Jaume Roig en el siglo XV.