El arte y la ironía de María Peláe encienden Madrid en su primera vez en La Riviera

María Peláe se presentaba anoche en la Riviera de Madrid por primera vez gracias al ciclo Crew Nation Presenta.
María Peláe en Crew Nation Presenta. Fotografía: @elrescatemusical

La Fídula, Libertad 8, Caracol, y, por fin, La Riviera. Si algo ha caracterizado a María Peláe, a lo largo de sus más de diez años de carrera, es la persistencia, la que le ha llevado, finalmente, a tocar en la mítica sala madrileña. Aunque sea de una forma que ella jamás hubiese imaginado, en medio de la surrealista situación desencadenada por el coronavirus. 

A eso de las 21:15, la malagueña y su banda calentaban motores a base de su ‘Cómo me las maravillaría yo’, el ingenioso remix, homenaje a la gran Lola Flores, que ha hecho que la crítica ponga sus ojos en la artista. Dos canciones más tarde, con el público ya bien entregado a su arte, Peláe cantó su oda en clave de humor al postureo en redes sociales, ‘Y quién no’. 

El concierto avanzaba y los ‘speech’ de la cantante se iban convirtiendo en la antesala perfecta de cada canción: “No os quitéis la mascarilla, pero moved mucho los ojos”. Y es que venía, según ella, “el verdadero rock and roll” de la cita: ‘En casa de herrero’.

Luego tocaría recordar las raíces flamencas de María Peláe, a golpe de caja y ‘quejío’, con ‘Soy’ o ‘Tablas’ todo un recuerdo a las cantaoras del pasado que abrieron camino a las de ahora, para que lo tengan más fácil. Siguió con la fiesta con ‘Si se achucha, entra’ y ‘Confesión’, el último lanzamiento de la andaluza.

No podía faltar y no faltó el toque de atención a nuestros gobernantes en relación con los conciertos, que son posibles gracias a un extenso equipo de personas que vela por que se cumplan las medidas de seguridad de forma rigurosa con el objetivo de frenar la pandemia.

“Las personas de la cultura siempre están haciendo equilibrismos y, cuando hay situaciones extremas, son las primeras que siguen haciéndolos”, dijo María, provocando auténticas ovaciones de los espectadores que se sentaban en La Riviera.

Así, con este llamamiento, arrancaba la última parte del show, con temas como el medley ‘Tumbao’ -en honor a su adorada Celia Cruz- o con ‘La niña’, el tema con el que los fans de María Peláe, como estaba sucediendo durante la hora y cuarto de espectáculo, tuvieron que luchar por no levantarse de la silla asignada y bailar. Costumbres de la ‘vieja normalidad’ que nos veremos obligados a olvidar por un tiempo, aunque la música no pare.