Madrid cae rendida ante Ed Sheeran

Más de 55.000 personas llenaron de lágrimas y rompieron el suelo del Wanda Metropolitano la pasada tarde del martes. ¿La razón? El huracán inglés que lleva destrozando récords allá por donde pisa. El artista más escuchado en el mundo en el 2017 y en lo que llevamos de 2019. La persona que ha destronado a Despacito como la canción más reproducida de la historia de la música. el único que es capaz de llenar estadios enteros con únicamente una guitarra y su looper particular. El único y sencillo Ed Sheeran.

Así es, una joven leyenda que con apenas 27 años es el rey de la música pop actual. En menos de 3 horas las entradas para su concierto en Madrid se volatilizaron. Una auténtica locura si tenemos en cuenta que ya pasó por la capital con su Divide World Tour en abril del 2017. Esta misma gira es la que le ha permitido convertirse en el artista que más entradas ha vendido de las últimas décadas. Solamente con su voz, guitarra y looper, es  muy importante recordarlo.

Allí es donde radica su esencia e imán: su sencillez y naturalidad. Eso es lo única que necesita para conectar con el alma de la gente. Y de todas las edades posibles. Bien pudimos ver en pista a grupos de jóvenes haciéndose selfies con sus camisetas del merchandising del pelirrojo, familias enteras que fueron a disfrutar del show o incluso parejas de ancianos abrazados al son de sus baladas más épicas. Parecerá mentira, pero es el «fenómeno Ed».

Concierto que bien podría haber sido festival

No podríamos comentar bien el día de ayer si nos centramos solamente en Ed. Porque sin duda alguna uno de los puntos álgidos y más sorprendentes de la tarde fueron sus dos teloneros. De talla internacional no, lo siguiente. Zara Larsson, la diva del pop sueco, y James Bay, uno de los artistas más importantes del pop-rock inglés, deslumbraron y emocionaron a todo el Wanda.

Zara salió al escenario disculpándose por sus 10 minutos de retraso mientras explicaba que venía corriendo del aeropuerto por un retraso de su avión. Y quién lo diría, porque con la seguridad y tranquilidad con la que empezó a cantar y bailar fueron dignas de los miles de aplausos que se llevó por parte del público. 30 minutos después, había cantado sus más que conocidos hits ‘I would like’, ‘Ruin My Life’, ‘Symphony’, ‘Lush Life’ o ‘Never forget you’.

El segundo telonero, que bien podría haber sido el artista principal, fue James Bay. Al ritmo de sus increíbles temas tocados con guitarras, bajos y baterías, todo el Wanda se quedó impresionado con el talento de este artista. Para gran parte del estadio James era un desconocido del que tan solo habían oído sus mayores éxitos como ‘Hold back the river’ o ‘Let it go’, pero está claro que a partir del martes, había conquistado el corazón de muchos españoles más. Gracias a su recital con las potentes ‘Wild love’, ‘Pink Lemonade’ o ‘When we were on fire’, con sus míticas baladas ‘Us’ y ‘If you ever wanna be in love’ y con sus temas nuevos ‘Bad’ y ‘Peer Pressure‘, no pudo haber una previa musical mejor.

Una fiesta desde el minuto 0

Con la puntualidad inglesa que le representa, a las nueve de la noche el Wanda estalló en miles de gritos cuando Ed Sheeran saltó al escenario. Los primeros acordes de ‘Castle on the Hill’ confirmaron que no puede haber un mejor principio de concierto. La euforia colectiva se palpaba y continuó con ‘Eraser’. Todos sus fans cantaron a la velocidad de la luz la letra de este gran rap.

También pudimos saltar y gritar con el remix que hizo de Don’t» y «New Man», la oda a Escocia de ‘Nancy Mulligan’, el más puro estilo irlandés de ‘Galway Girl’, la alegría y éxtasis en ‘Sing’ o su nueva colaboración con Justin Bieber ‘I don’t care’. Era imposible que faltasen las potentes ‘I see fire’ y ‘Bloodstream’, con las que los asistentes al concierto vibraron y se dejaron llevar.

Oldies but goldies

A pesar de tratarse de la gira de su tercer álbum de estudio, The Divide World Tour, no podían faltar sus ya clásicos éxitos de +. El primer tema que le catapultó a la fama ‘The A team’ fue acunado por sus fans al ritmo de sus miles de brazos. Esta canción ya es un fija de todos sus setlists y se ha convertido en una de las canciones pop más alabadas de la década.

Sin embargo, nadie pensaba que podría disfrutar en directo de temas tan especiales como ‘Lego House’, ‘Kiss me’ o ‘Give Me Love’. Fue uno de los puntos más emocionantes de la noche, cuando Ed explicó que a pesar de haber pasado por España en otras 3 ocasiones, nunca había tenido la oportunidad de tocar algunos de los temas de su primer disco. Y así fue como decenas de lágrimas se asomaron de los ojos de sus fans al escuchar el dulce y emotivo medley que hizo de estos tres temas.

View this post on Instagram

Madrid ! 📸 @zakarywalters #dividetour

A post shared by Ed Sheeran (@teddysphotos) on

 

El rey de las baladas

Con sus vaqueros y camisetas características bien es capaz de hacer botar a todo un estadio entero y un minuto después arrancar miles de lágrimas. Es el mágico poder de Ed: su esencia y maravillosa capacidad de emocionar a cualquier persona. Grupos de amigas abrazadas, parejas de novios enamorados por primera vez o tiernos ancianos moviéndose al son de las mejores y más queridas baladas de la década como ‘Perfect’, ‘Dive’ o ‘Thinking out loud’. Ya lo dice el pelirrojo en la letra de esta última: «And darling I will be loving you ‘til we’re 70. And baby my heart could still fall as hard at 23″.

El brillo en los ojos de sus fans entregados podía delatar el nivel de emoción al que se estaba llegando en ese momento. E incluso aumentó cuando Ed pidió por favor que todo el mundo permaneciese callado durante la siguiente canción. Ni una voz se escuchó en ‘Tenerife Sea’, aquella delicia de tema tristemente olvidada en todo el tour. La maravillosa actuación de ‘Photograph’ volvió a calar a fondo.

Un final digno de leyendas

Y como llegó al escenario, salió de él: entre miles de vítores que pedían una canción más de su ídolo. Y así lo hizo. Vestido con la camiseta de la selección española de fútbol y una bandera , tal y como hizo en 2017, empezó a cantar su mayor éxito y la canción más escuchada en toda la historia de la música. ‘Shape of you’ puso a todo el mundo a bailar en un momento de la noche el que todo el mundo debería estar agotado. Peor no lo parecía en absoluto cuando Ed nos deleitó con su increíble ‘You need me, I don’t need you’. Se dejó la voz gritando toda la letra de este mítico rap para acabar entre lágrimas mientras veía como 55000 personas estaban a su merced.

El mayor ídolo de masas actual de la música pop firmó un concierto de 10 en el que sus fans salieron convencidos de que volverían a gastarse el dinero que fuese necesario para disfrutar otra vez de una noche como aquella. Tan solo nos queda decir una cosa: larga vida al rey Ed. 

5.0
03

Melómana compulsiva y en proceso de ser periodista. Madrid es mi ciudad natal, pero actualmente vivo en Terrassa mientras estudio en la Universitat Autònoma de Barcelona. Mi afición favorita es descubrir nueva música, recomendársela a mis amigos y no parar hasta que se la sepan de memoria. El resto del tiempo juego al waterpolo y veo series en Netflix.

Elia Montoya

Melómana compulsiva y en proceso de ser periodista. Madrid es mi ciudad natal, pero actualmente vivo en Terrassa mientras estudio en la Universitat Autònoma de Barcelona. Mi afición favorita es descubrir nueva música, recomendársela a mis amigos y no parar hasta que se la sepan de memoria. El resto del tiempo juego al waterpolo y veo series en Netflix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies