La Oreja de Van Gogh y David Otero abren los conciertos de San Mateo en Oviedo

Toda fiesta patronal que se precie tiene ciertos mecanismos comunes e inexplicables que hacen que meses antes se esperen unas fechas especiales, donde a modo de resumen, la ciudad se transforma, las diferentes generaciones se unen, y los amigos se reencuentran como si no hubiera pasado el tiempo. Es curioso como a pesar del gran amasijo de edades, gustos y aficiones, el centro de cualquier fiesta se encuentra en un escenario, abrigado por una plaza que abraza a propios y foráneos y por el que los artistas desfilan deshaciéndose en piropos, siempre siendo la mejor ciudad del mundo mundial.

La Oreja de Van Gogh pulsó el interruptor de encendido, y el escenario cobró vida, aunque tímidamente al comienzo de su directo porque la lluvia parece ser, no quería perderse un momento tan especial como es la primera noche de las fiestas de San Mateo en Oviedo. Eso si, en cuanto Leire se acercó el micrófono para entonar ‘Estoy aquí’ el agua se esfumó y los paraguas se olvidaron.

El grupo supo demostrar que cuida minuciosamente su directo, y eso se fue notando con un público que no paró de crecer y meterse de lleno en su ‘Planeta imaginario’ y repasar sus icónicos temas como ‘El último vals’, ‘Inmortal’ o ’20 de enero’, provocando que casi nadie pudiera resistirse a elevar su móvil. Ya saben, si uno no lo registra y lo sube a las redes, nadie creerá que estuvo dejando de disfrutar por grabar.

Los éxitos continuaban mientras Leire contaba que habían probado la gastronomía asturiana, aunque se conformó con una fabada y no se atrevió con el cachopo como sus compañeros de banda. Los aplausos se fundieron para corear ‘París’ y ‘Europa VII’ que resultaron ser un disfrute total. Los del País Vasco tenían para el final una sorpresa preparada en forma de invitado. David Feito de ‘El sueño de Morfeo’ apareció en el escenario de su ciudad para cantar con sus grandes amigos. La sorpresa gustó a ambos lados de las vallas de seguridad y confirmó que debía hacerse más a menudo. ‘La niña que llora en tus fiestas’ fue el tema escogido para cerrar el paso de ‘La oreja de Van Gogh’ por Oviedo y anunciar que diez días de fiesta estaban por delante.

Para poder cerrar el primer fin de semana de las celebraciones de Vetusta, era necesario que subiera a las tablas, David Otero y su pop-rock con un sonido enérgico y refrescante, como la lluvia que caía continuamente, pero que el madrileño supo hacer suya y en vez de un handicap se convirtió en su aliada. ‘Micromagia’, ‘Regreso’ o ‘Azul y blanco’ provocaron que el público, que no era muy numeroso, olvidara el mal tiempo y se metiera de lleno en el bolsillo de David, que desgranó poco a poco y entre cada tema sus recuerdos y visitas a Asturias, que disfruta cogiendo olas en la playa de Salinas.

Hubo tiempo para temas de El canto del loco, y una sonrisa puesta en el recuerdo inundó a los presentes como ‘Peter pan’, ‘Volverá’ y ‘Una foto en blanco y negro’. Los paraguas bailaban y la gente se miraba cómplice, porque todo el mundo sabe que existen mil y una anécdotas que tiene como banda sonoras unos temas que aunque pasen mil años jamás se olvidarán sus letras.

Una cosa es escuchar una canción en la radio y disfrutarla, descubrirla y cantarla en bucle. Pero en un concierto además hay que sentir, y el maestro de ceremonias estuvo a la altura del tema ‘Loco de amor’. Otero explicó que en cada concierto se improvisaba un videoclip en el que el público movía los brazos, que en ese caso estaban ocupados por los paraguas. Así que ideó un nuevo idioma, paraguas hacia arriba, sí; paraguas hacía los lados, no. A los carbayones les gusta la música de David Otero, sí; a los carbayones les gusta el reggeaton, duda. De lo que podéis estar seguros es de que el vídeo salió perfecto.

El directo entraba en la recta final y no podían faltar éxitos como ‘Buscando el Sol’, ‘Castillo de arena’ o ‘Una vez más’, que confirmaron que David Otero disfruta de Asturias y espera con ansía volver a las olas con la tabla de surf a sus pies y la guitarra debajo del brazo.

 

La Oreja de Van Gogh y David Otero abren los conciertos de San Mateo en Oviedo
Vota este post

Oskar Fanjul

Ingenierio Civil apasionado de la música y el espectáculo. Inspirado en los 80's, me gusta descubrir nuevos sonidos. Bailo y canto todo el tiempo, profesionalmente en la ducha. Me fijo en cada esquina por si aparece arte.

Oskar Fanjul

Oskar Fanjul

Ingenierio Civil apasionado de la música y el espectáculo. Inspirado en los 80's, me gusta descubrir nuevos sonidos. Bailo y canto todo el tiempo, profesionalmente en la ducha. Me fijo en cada esquina por si aparece arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies