Las Bistecs inundan Oviedo con su electrodisgusting

Había llegado el día, la sala La Lata de Zinc de Oviedo se desbordaba a medianoche a la espera de poder disfrutar de un concierto muy esperado. Tanto era así, que solo quedaban veinte entradas en taquilla para ver a Las Bistecs, agotándose en muy pocos minutos. Aún así, algunos ilusos no perdieron la esperanza y esperaron en la cola para ver si finalmente conseguían el premio de acceder al local.

La hora y media de espera sirvió para calentar motores, mientras los puestos más cercanos al escenario se llenaban con rapidez, podía escucharse a un público con ganas que coreaba el disco ‘Thriller’ de Michael Jackson. Y de repente entre una columna jónica y los famosos labios rojos de Dalí emergieron Carla Moreno y Alba Rihe, llegadas directamente de Barcelona para hacer estallar a todos sus fans, Los Entrecots. No había vuelta atrás, el primer tema resonaba en el lugar y era el momento de unirse con su canción infantil ‘Ano’ y ‘Problemas’. Los flecos dorados y plateados de Las Bistecs se contoneaban sin parar y la purpurina voló desde un ventilador. Nada importaba porque todo era brillo, todo el mundo ya estaba maquillado y preparado para gritar que era artista.

Querían presentar su proyecto de electrodisgusting, nacido para provocar, para olvidar la indiferencia y el dúo explicó que sus temas surgen de escenas que les ocurren en la vida real. Tanto Moreno como Rihe confesaron que no cantaban, ni tocaban ningún instrumento, así como que cada vez que se subían a un escenario un músico moría, pero ese arrebato de sinceridad no hizo que nadie se marchara, todo lo contrario. La conexión fue instantánea, era el momento de dar una lección, en este caso de arte, dedicada a esos pintores que después de desaparecer seguían dando que hablar.

El fleco de brillo superlativo dio paso a la licra, ese material que Las Bistecs defienden a capa y espada por ser honesto, y no esconder nada, de esta manera podían moverse mejor. Llegaban varios de sus éxitos y el público se volvió loco con ‘Cosas negras’, ‘Sexy o no’ o el perreo general que provocó ‘Universio’. Se sentían a gusto, estaban en Oviedo, ciudad que les sorprendió por los magnolios que hay en todas las calles o los visones que llevan vivos las ‘Señoras bien’. De manera espontánea se comenzó a escuchar ‘Cumpleaños feliz’ dedicado a Carla Moreno que agradeció el gesto mientras se ponía unas gafas de sol.

El baile, los saltos, los gritos, los aplausos eran continuos, en un frenesí que dejaba sin aire a los más entregados, provocando que Las Bistecs pidieran que las camisetas desparecieran, dando paso a pechos descubiertos y a botellas de cava derramadas desde el escenario para intentar bajar la temperatura. Escenas pintorescas y sorprendentes para las canciones ‘Metro’ y ‘Eurofiestón’. Era el turno de sumergirse en el mundo after.

Se acercaba el momento de la despedida, y un estrecho pasillo permitió que las divas del álbum ‘Oferta’ jugarán al rito de los bises. Volvieron para repetir ‘Problemas’, una apuesta segura para un público que ya no olvidará a artistas como Warhol o Picasso, ni se confundirá al distinguir entre los tipos de columna. Tampoco se dejarán el móvil o la cartera al salir de casa. Para terminar el show por todo lo alto, los Entrecots invadieron el escenario, cogieron los únicos instrumentos que Carla y Alba tocan, unas guitarras hinchables de última generación y posaron con las revistas que decoraban la escena. La última sorpresa llegó con la posibilidad de conseguir de nuevo su disco, que llevaba tiempo agotado. El show terminó, pero la fiesta siguió y fueron muchos los que alargaron la noche junto a las reinas de la carne fresca.

 

Las Bistecs inundan Oviedo con su electrodisgusting
Vota este post

Oskar Fanjul

Ingenierio Civil apasionado de la música y el espectáculo. Inspirado en los 80's, me gusta descubrir nuevos sonidos. Bailo y canto todo el tiempo, profesionalmente en la ducha. Me fijo en cada esquina por si aparece arte.

Oskar Fanjul

Oskar Fanjul

Ingenierio Civil apasionado de la música y el espectáculo. Inspirado en los 80's, me gusta descubrir nuevos sonidos. Bailo y canto todo el tiempo, profesionalmente en la ducha. Me fijo en cada esquina por si aparece arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies