La Sonrisa de Julia: “Nos guardamos el derecho que nuestra amistad nos otorga para volver cuando queramos”

La pasada semana tuvimos la oportunidad de charlar un rato con un grupo al que admiramos, respetamos y que se les guarda un hueco importante en la música nacional. Ellos son Marcos Cao, Juan Díaz Terán y Raúl, que junto a Mario y Curro, formarán durante dos mágicas noches, el reencuentro de La Sonrisa de Julia.

Hablamos de sus inicios, de su pasado, de Bruno Mars y sobretodo de esas dos noches del 16 y 17 de febrero donde volverán a la Joy Eslava de Madrid, donde se despidieron hace tres años. En sus rostros pude ver mucha alegría y sobretodo una ilusión incalculable y difícilmente explicable.

Más de diez años después, si os digo Escuela de Música Creativa ¿Qué sentís?

Marcos: Ayer mismo estábamos hablando de la Escuela Creativa porque Juan, se ha reincorporado para estos dos conciertos, tiene 24 años, y se ha incorporado porque tenemos otros proyectos con él pero bueno, él no estaba desde el principio y para estos conciertos queríamos que estuviera. Él me preguntó por la Escuela Creativa y es que allí nació todo porque Raúl y yo nos conocimos allí, y Curro Moral que no está aquí pero que es el teclista también le conocí allí. Éramos cuatro chavales que estudiábamos allí y veníamos de puntos diferentes de España y que nos llevamos muy bien y montamos la banda. Yo tenía la idea de montar la banda. Entonces, la Escuela de Música a parte de ser un sitio donde aprendí muchísimo, al fin y al cabo fue el nexo de la banda, fue donde empezó todo. Lo recuerdo como con mucha ilusión, todos estábamos ahí con nuestros proyectos. Era un poco como la serie de FAMA, que todo el mundo estaba ahí estudiando con sus proyectos y con una energía muy guay.

Ganadores del Certamen Rock Villa de Madrid, representantes de la música española durante una semana por Rumanía, banda sonora de la película “La Fiesta”, ¿Qué recuerdos tenéis de todo esto?

Marcos: Mi mejor recuerdo, para mí es lo de Rumanía. Lo del Rock Villa de Madrid era el 25 aniversario, y era a nivel nacional y fue increíble, estaba incluso Vetusta Morla en ese certamen. Estuvo muy bien pero claro, lo recuerdo con una tensión increíble, entregamos la maqueta que había que entregar para entrar en el concurso el último día en el último momento y no pensamos que fuéramos a ganar ni nada. Era una cosa con mucha tensión. Tu tenías que tocar delante de un jurado con grupos tan buenos como Vetusta y otros, y era como la tensión y al final ganaste. Genial, pero vamos, los recuerdos son como guapos pero tensión, un examen. Eran 175 participantes creo recordar de toda España, y ahora lo recuerdo como que flipante que ganamos, pero el proceso en sí no era tan divertido. Rumanía fue nuestra primera gira después de eso, y claro, nunca habíamos girado, ni teníamos disco ni nada, éramos unos novatos que acababan de empezar y nos pusieron ahí un avión, un señor que nos venía a buscar con una furgo gigante e hicimos una gira de una semana, con entrevistas y tal por Rumanía. Claro, tu ahí llegabas y ellos se pensaban que eras un grupos súper importante de España y no teníamos ni disco ni nada, nadie nos conocía, pero la gira era como si fueras un grupo súper importante. Para un grupo que nunca había girado aquello era increíble y estábamos flipando en colores, estuvo muy bien.

Nunca imaginamos que fuéramos a durar tanto tiempo y que fuera tan duro en ciertas ocasiones, porque esas cosas las aprendes

Durante esos días de la Escuela Creativa, ¿Llegasteis a imaginar que podría pasar algo de lo que vino después?

Marcos: No, yo creo que te imaginas que quieres tener una banda y quieres llegar a mucha gente pero las cosas concretas que nos han ocurrido, es que nos han pasado muchas. Nunca imaginamos que fuéramos a durar tanto tiempo tampoco y que fuera tan duro en ciertas ocasiones, porque esas cosas las aprendes. Lo bueno es que durante todos estos años hemos aprendido mucho de la propia industria, y de los medios y las agencias de comunicación. Por otro lado es bonito, es decir, es un gremio al que ya tenemos cariño, y cuando empiezas es un gremio desconocido para ti del que desconfías absolutamente de todo y de todos, todo el mundo crees que te va a engañar, porque claro, en aquella época era todo como muy complicado. Ahora como conocemos a las personas, ya sabemos quién te puede intentar engañar y quién no y tenemos muchos amigos dentro de este negocio, y es algo bonito. Algunos grupos, “Portu” de Sony, discográficas, gente Warner, Manuel Notario e Íñigo Argomaniz de managers, y son gente a la que tienes cariño ya, son como tu gremio, al que acabas queriendo.

Y toda esa gente que ha trabajado anteriormente con vosotros, ¿Cómo han recibido estos conciertos?

Marcos: La verdad es que estamos flipando porque estamos recibiendo como mucha ilusión, más de la que esperábamos. Nosotros teníamos muchísima ilusión por nuestros dos conciertos, que por ahora son solo dos conciertos, y ya te respondo a la pregunta de si vamos a volver o no. Decimos siempre lo mismo, nos guardamos el derecho que nuestra amistad nos otorga para volver cuando queramos. Porque Raúl es mi cuñado, es el padrino de mis hijos, es decir, si yo me muero quiero que les cuide él, y tengo una relación muy importante con él. Curro Moral (teclista), vengo de su casa, tengo sus llaves y somos súper amigos. Con Juan Teral que acabamos de empezar, venimos de otros proyectos con él y nos llevamos súper bien. Trabaja conmigo en “Marcos Cao” y en “Billy Boom Band” y somos súper amigos. Con Mario igual, está con nosotros en la Billy y en “Marcos Cao” y somos un grupo de amigos ya, y como tal nos reservamos el derecho a volver cuando queramos. Estamos hiper ilusionados, la banda suena mejor que nunca e incluso han salido temas nuevos en los ensayos para esos conciertos y hemos grabado un par de temas. Estamos encantados de la vida pero eso no quiere decir que vayamos a volver, porque lo más bonito de todo esto es que lo estamos haciendo sin ningún tipo de presión. Lo estamos haciendo por pasarlo bien unos amigos con otros amigos o gente que no son amigos pero con los que tienes una unión especial en un concierto. Si un día nos encontramos con 16 temas y tenemos ganas de meternos a grabar un disco con todo lo que eso implica, y tenemos tiempo pues veremos.

¿Esos dos conciertos pueden ser un aliciente para esa posible vuelta?

Marcos: Lo están siendo ya, pero no nos queremos meter presión. No decimos que no vayamos a volver, lo dejamos muy abierto. Tenemos otros proyectos y estamos ilusionadísimos con esto, pero ya veremos. En cuanto a la pregunta anterior, pues familia, Íñigo, que es nuestro antiguo manager, amigos, cuando les hemos dicho lo de los dos conciertos y que se han agotado las entradas tan rápido de la primera fecha y que por eso tuvimos que sacar otra fecha y tal, todo el mundo está celebrándolo porque realmente creo que nos tenían cariño y en la industria creo que también se nos tenía cariño. Éramos un grupo que siempre hemos recibido el cariño de la gente y está todo el mundo con muchas ganas de asistir.

Quizás era un grupo muy bueno para unos tiempos muy malos, ¿no?.

Marcos: Pues si lo dices tu yo no lo voy a negar (risas).

La banda suena mejor que nunca e incluso han salido temas nuevos para esos conciertos

“Caminos diferentes”, ¿cómo y cuándo surge aquel primer disco?

Marcos: En el año famoso 2.003 que ganamos el Rock Villa e hicimos lo de Rumanía, firmamos un contrato editorial que es una cosa de derechos de autor, no es un contrato discográfico de composición, de hacer canciones, y esa editorial nos puso en contacto con multinacionales y cerró un concierto en el que venían a vernos a un showcase, para ver si a alguien le gustaba lo que hacíamos y ver si alguien quería apostar por nosotros.

Casi todos los grupos que habían ganado el Rock Villa de Madrid después habían sacado un disco, las compañías decían, lo quiero. Allí habían estado Fangoria, o grupos de los 80 que conocemos a raíz de pasar por Rock Villa, y el paso evidente era que ahora alguna compañía te quisiera sacar el disco.

Pero ninguna lo quiso, lo vinieron a ver pero nadie lo quiso. Entonces en Noviembre estuve viendo a “Travis” en La Riviera, y yo me fui a casa flipado, porque había mucha gente, era cuando en La Riviera entraba más gente, y era un grupo que hacía música que no era lo que sonaba en la radio, no voy a decir que sonaba parecido a nosotros, y había un público que había pagado la entrada. Entonces yo dije, joder, aunque las discográficas no nos quieran, nuestra música tiene esa posibilidad y me pasé toda la noche sin dormir, pensando a ver a quien podría llamar para pedir dinero. Aparecí en casa de Raúl por la mañana con una cara de loco y dije, chicos, yo voy a grabar el disco, voy a llamar a una amiga mía que podría dejarnos el dinero, Hanah, (a quién mando un saludo desde aquí), hablé con mis padres, con mis tíos, con amigos a ver quién nos dejaba dinero, y nos buscamos un estudio, que por aquellos tiempos era una cosa muy cara y que no era tan accesible como ahora y lo quería intentar. Lo propuse y todos se animaron. Conseguimos el dinero y fuimos a un estudio que conocía un amigo mío, hablamos con el dueño y nos pusimos a grabar el disco sin tener ni idea de nada, sin productor ni nada y una presión porque ese dinero había que devolverlo. Pero al final todo salió muy bien porque hicimos el disco y enseguida lo quiso una pequeña discográfica que compartía oficina con nuestra editorial, escuchó “Llevo tu voz” y preguntó que qué era eso y dijo que lo quería. Entonces nos compraron el disco y yo pude devolver el dinero y sacamos el disco y así empezó todo.

Pues dicho eso, ahora pregunto por “Llevo tu voz”, y qué significado tiene a día de hoy esa canción para La Sonrisa de Julia.

Marcos: Para mí mucho, porque personalmente es una canción que fue y es muy importante para mí. Es una canción que está escrita en un momento muy importante por algo que me sucedió, y entonces yo la sentí y la canté con mucha emotividad. Curiosamente es una de las canciones que más disfruto ahora tocando y no me pasa con todas las de La Sonrisa. Ahora que hemos parado y estamos preparando las canciones para estos conciertos pillo con ganas todas, pero había muchas que al final en 2013 o por ahí, ya no me sentía tan identificado, y con “Llevo tu voz” sí. Para el grupo era muy importante, la llamábamos el abrelatas, porque fue la que nos abrió las puertas de todo. Empezamos a sonar en todos lados, empezamos a tocar en todos lados y fue una canción súper importante para nosotros.

Además es de las únicas canciones de ese disco que se pueden encontrar en YouTube. Ni Spotify ni nada. 

Marcos: Ni Spotify ni nada, es el disco maldito.

Juan: Y “Sonrisas de papel”, que alguien subió también por ahí.

Marcos: Los derechos de ese disco los tiene Universal, porque ese pequeño sello que nos sacó ese disco hizo el segundo y los compró Universal, vendió ese disco a Universal y nosotros entramos a Universal, al segundo disco, y ese primero nunca lo pusieron en iTunes ni en Spotify ni nada, y ahora hay mucha gente que quiere ese primer disco, nos escribe mucha gente pidiéndolo. Igual vas a una tienda pequeña de discos y lo encuentras pero es difícil. Yo he preguntado al sello que hable con Universal y que fabricar no digo que fabriques, pero subirlo a Spotify y a iTunes no cuesta dinero, diles que lo suban, y más si vamos a hacer dos conciertos ahora. Si no estoy pensando que los subimos a algún lado nosotros, o a YouTube.

Cuando nosotros empezamos a tocar indie era una cosa que nadie quería, nadie quería ser indie

Interpretación personal. Toda vuestra carrera sigue una línea central, “Caminos diferentes” ya que cada uno llegáis a Madrid y decidís unir vuestros caminos con los que “Volver a empezar” y formar un nuevo camino, pero esta vez de forma conjunta. Con todo ese vaivén característico del camino, habéis llegado incluso a sentiros “Bipolares” al cambiar lo que era vuestra rutina para haceros “Olvidar hasta vuestro nombre”, por lo que iniciáis “Un viaje sonámbulo” del que ahora mismo acabáis de despertar, ¿Es así como se encuentra “LSDJ”?

Marcos: Como para decirte que no (risas). Pues si, sobretodo lo de despertar, estamos un poco flipaos porque realmente lo de estos dos conciertos lo teníamos ahí. Siempre decíamos que se podría hacer uno, una fiesta, siempre lo estábamos barajando, pero nunca nos los planteábamos porque siempre estábamos a otras cosas. Pero este verano yo me fui de vacaciones, había venido Curro a Santander, y fue un momento muy vacacional, de súper relax, estábamos ensayando y tal y de repente vino la idea de hacernos ahora ese concierto, y fue un poco como que despertamos. Y luego también hay algo de despertar en que estamos recibiendo un feedback muy cañero, como si hubiéramos sido más importantes de lo que desde dentro sentimos que fuimos. Nos están diciendo cosas muy bonitas desde fuera que nosotros no recordábamos tan así. El otro día en la Cope nos decían que éramos historia de la música de España, y yo, ¿pero qué me estás contando?. También Íñigo Arromaniz que es nuestro primer manager, un tío que sabe mucho de esto, nos decía que con “Los Piratas” le pasó que en su día nadie les quería, fue separarse y ahora dice que le pagarían lo que fuera por llevarles a un festival. Es decir, es cuando tu paras, cuando dices hasta aquí, es cuando igual se te valora un poco más. Tenemos un despertar ahora como de un sueño. También desde dentro todo se valora mucho más, todo cuesta más de lo que parece.

Se habla mucho de que estamos posiblemente ante una nueva edad de oro del pop español, donde la música alternativa se ha hecho un hueco muy importante en el panorama musical nacional. Sobre esto me surgen dos dudas. ¿Tiene esto algo que ver con la vuelta de LSDJ?, y en segundo lugar, si con ésta situación actual, ¿Creéis que hoy en día La Sonrisa de Julia tendría un lugar aún más importante en la música teniendo en cuenta que ya destacaba cuando la situación era mucho más complicada?

Marcos: La primera pregunta, no, además que vuelvo a decir que vamos a dar dos conciertos, no hay una vuelta. En cuanto a la segunda, pues no lo sabemos, parece un poco arriesgado decir sÍ o no porque no lo sé, y hemos aprendido a no hacernos muchos planes de nada. Si en algún momento hacemos un disco, te diré si tenemos un hueco o no, cuando se de esa circunstancia si se da. Pero lo que si celebramos es que la música española se haya normalizado, esto de los estilos y los “indies” y los no “indies”. Cuando nosotros empezamos a tocar el “indie” era una cosa que nadie quería, nadie quería ser “indie”. Era una cosa súper residual que no movía ni gente, ni dinero, ni público ni nada. Eran cuatro tíos que iban a ver un concierto. Cuando lo dejamos, todo el mundo era “indie”, todos, pero hasta el más comercial era indie. Baute era indie, Alejandro Sanz era indie, todos lo eran, entonces nos parecía ridículo, nos parecía una situación ridícula. El mundo estaba dividido en la música española entre comercial o indie y enfrentado, y a mí eso no me gustaba nada, es una realidad que no me gustaba, me gusta ver una realidad más rica en todos los aspectos, la musical y en todos, siempre estuvimos en contra de esa visión. A nosotros nos decían que éramos indies, pero otros nos decían que nuestras canciones eran muy comerciales. Nosotros no nos consideramos indies ni nada. Nosotros éramos comerciales por salir en los 40, pero hacíamos conciertos de Radio3, entonces claro, eso ni a unos ni a otros les gustaba. Y a los festivales que eran muy indies no les gustaba un grupo comercial.

Por suerte, celebramos que esto se haya normalizado, que tengamos grupos indies que suenen en Los40, como Sidonie, Love Of Lesbian o Miss Caffeina, y que también suenen en M80 y hagan conciertos para Radio3. La música solo es te gusta o no te gusta, no hay que darle más vueltas. Entiendo que la gente quiera ponerle etiquetas, para ponerse su propia etiqueta personal, yo lo entiendo, la gente necesita tener etiquetas, para decir, yo soy indie, escucho esto a ver si te gusto y ligamos hoy. Pero a mi personalmente me da igual y agradezco que las etiquetas se hayan hecho un poco más complejas. Y ahí está, Raphael en el Sonorama y bienvenido a que haya variedad en los festivales.

Juan: Yo creo que es bueno que un grupo que suene en Radio3 suenen también en Los40, entiendo que tengan un hit, y suenen en Los40, de acuerdo, genial. Cuanto más pase esto, mejor.

Marcos : Somos el único país yo creo en el que hacer un hit está mal visto, bueno, estaba mal visto.

23 de enero de 2015 fue vuestro último concierto, en Joy Eslava. Ahora, tres años después volvéis a la mítica sala madrileña los días 16 y 17 de febrero. Os despedisteis en una sola noche, pero ya no es suficiente, necesitáis dos para volver. Eso es volver por la puerta grande. ¿Os esperabais una acogida así?

Marcos: No, nos esperábamos si se daba que no lo sabíamos, una acogida como la de la despedida. Dijimos, bueno, yo creo que la Joy la podemos volver a llenar, que la llenamos un mes y pico antes las entradas, pues pensamos que igual para Navidades hemos vendido todas las entradas del concierto, que cuando pensamos eso era solo un concierto. Todo esto con la posibilidad que pensamos de que igual esto no le interesaba a nadie, igual lo sacas y a la gente le da igual porque está escuchando a otros grupos ahora y le parece que se ha pasado ya esto. Lo que no nos esperábamos ni de broma era que cuatro meses antes, en septiembre, estuviera vendido todo, en dos semanas se vendió, eso no lo esperábamos la verdad. Y estamos encantados obviamente, de ahí la segunda fecha que hemos sacado, sino, no lo habríamos hecho.

Entradas para el día 16 de febrero aquí.

¿Habéis tenido en algún momento la sensación de que la gente se había olvidado de La Sonrisa de Julia?

Marcos: No porque realmente con los otros proyectos venía a vernos mucha gente diciéndonos a ver que pasaba con La Sonrisa de Julia. Nosotros teníamos la sensación de, ¿realmente había tanta gente a la que le gustaba LSDJ?. Con la “Billy” que venía la gente con los niños y tal, gente joven que viene y nos dice que eran súper fans de La Sonrisa y era como, aha, vaya. La gente siempre nos decía que a ver cuando volvíamos. No solemos estar muy pendientes de las redes, nos denominamos los reyes de las redes en broma, por lo cual no estábamos muy pendientes de si la gente nos seguía o no nos seguía, estamos a otras cosas. Somos muy poco melancólicos aunque nuestras canciones no lo parezcan.

Y volviendo a la noche de la Joy, ¿Cómo va a ser?

Marcos: Va a ser una noche híper emocionante.

Raúl: Va a ser muy emocionante. Después de tres años sin tocar, y ver como han volado las entradas tan rápido, va a ser muy emocionante, especial y bonito.

¿Tenéis preparado algo especial?

Marcos: Lo especial va a ser que hay muchos temas que la gente nos pedía que tocáramos, y que claro con cinco discos había muchos temas que no podíamos tocar ya, como El Bufón, Sonrisas de Papel, clásicos de nuestro mundo, y que en este concierto queremos tocar. Queremos hacer el concierto más largo dentro de los horarios de la Joy, así que avisamos ya que seremos muy puntuales para poder tocar lo máximo que podamos. Vamos a tocar 23 o 24 canciones, y entre ellos los temas que todo el mundo espera que vayamos a tocar pero también otros que en su día no tuvieron tantas oportunidades dentro de nuestro repertorio. No todo el mundo podía venir antes a vernos, pero nuestro público es un público muy cantarín.

Durante la trayectoria de La Sonrisa de Julia, ha habido muchas colaboraciones importantes como bien han sido Alberto Jiménez (Miss Caffeína), David Otero, Rebeca Jiménez o Iván Ferreiro entre otros. ¿Habrá alguna colaboración en estos conciertos de reencuentro?

Raúl: No, además creemos que ya simplemente el habernos juntado de nuevo es muy especial como para hacer colaboraciones, que siempre está bien, y nos gusta, pero este concierto es para compartir nosotros con nuestro público que ya va a ser algo mágico. No es el momento.

Marcos: Raúl puso una metáfora muy buena el otro día, dijo que si tu te juntas con tu ex pareja una noche, o tus amigos de toda la vida, no vas a llevar ahí a alguien que no forma parte o lo que sea. Nosotros lo que queremos es tener una relación muy bonita esas noches con nuestro público. Sabemos que lo de los invitados, comercialmente nos vendría muy bien, y también emocionalmente pues tenemos muchos amigos, y podría ser bonito, pero lo que buscamos es que nuestra relación con nuestro público sea lo más directa, sincera y sin interrupciones posibles.

Bueno, y sobre esto mismo, ¿Con quién os gustaría hacer una colaboración algún día?

Raúl: Con Bruno Mars (risas). Claro, por pedir.

Marcos: Así por pedir, a ver, cosas imposibles también, el otro día estuve viendo a Silvia Pérez Cruz y casi se me cae el cielo, es algo impresionante. Con Zahara ya colaboramos una vez y me encanta. Santi Balmes me parece un crack, como escribe y como es él, y es una persona que me encantaría solo conocerle, y tiene un humor que me gusta mucho. Y muchos, muchos más.

Juan: A mí me gustaría con Alex Ferreira, no se si le conoceréis, es sudamericano y a mi me encanta, el acento me gusta mucho y le elegiría a el.

Raúl: Yo me mantengo en Bruno Mars, aunque sea solo de bailes, me encantaría.

Marcos: Bruno Mars es demasiado grande. Para mi lo que hizo en la Súper Bowl me pareció descomunal. Venga, tienes 15 minutos para hacer un show, te va a ver todo el planeta tierra, y coge y sale él haciéndose un solo de batería brutal. Es decir, voy a salir de mi zona de confort, me esta viendo todo el planeta, que pare él supongo que será tensión, y coge el tío y decide salir él solo haciendo un solo de batería. Yo me quedé alucinando. Acabó el concierto haciendo el “Give it away” de los Chili Peppers y yo me quedé flipando. Eso solo lo pueden hacer los americanos, eso aquí sería de locos. A mí me compró ese día Bruno Mars.

Los caminos de La Sonrisa de Julia se separaron y algunos iniciasteis caminos en solitario. ¿Cómo han sido esas experiencias?

Marcos: Lo curioso es que hemos seguido juntos realmente. Raúl es el batería de Marcos Cao, Juan es el guitarrista de Marcos Cao, y en la Billy Boom Band somos nosotros también. Pero bueno si que fue un poco distinto que la grabación de Marcos Cao la hice yo solo en un estudio y me sentí muy solo, para bien porque lo necesitaba, pero fue raro. Fue duro porque te enfrentas tu solo a todos los problemas de las grabaciones, no puedes preguntar a nadie. Tenía ahí al balón de Tom Hanks en la película de “Naufrago”, que unos días te dice que está todo bien, y otros días te dice que es todo una mierda. Ese ha sido el momento que más tiempo hemos estado separados y eso viviendo a 3km unos de otros. Pero yo me quedo sobretodo con que yo creo que ha sido muy importante el hecho de que todos hemos echado de menos a La Sonrisa de Julia, que la echábamos de más antes de separarnos, y por eso lo dejamos. Y ahora nos ponemos a tocar los temas y valoramos todo mucho más.

Yo seguiré haciendo discos en solitario porque me gusta, más allá de que algún día vuelva a hacer discos con La Sonrisa de Julia. Con Billy Boom Band seguiremos porque nos lo pasamos muy bien y nos encanta, y creo que nos viene bien para La Sonrisa, porque aprendes de todo esto. Por ejemplo de La Billy Boom Band aprendemos que no hay que tomarse todo tan en serio, y nos da una energía muy buena. Cuesta aprender que esto se trata de disfrutarlo nosotros.

En la entrevista con Wegow dijisteis que funcionáis por impulsos ahora mismo y os dejáis llevar por lo que queréis en cada momento, pero, ¿Cuál es el plan de La Sonrisa de Julia a partir de esos dos conciertos?

Marcos: Escuchar los impulsos. Si cuando en febrero salgamos al escenario tenemos 12 temas escritos, o ideas, lo vamos a decir. Si eso ocurre lo diremos pero ahora solo pensamos en prepararnos un conciertazo, hacerlo con toda nuestra ilusión, disfrutar mucho y si por el camino sigue ocurriendo lo que esta ocurriendo y es que estamos emocionados con la banda, estamos mejor que nunca, con Juan, con Mario, con todos, si seguimos así y siguen saliendo temas nuevos, pues veremos si lanzamos el que sería el sexto álbum. No tenemos ninguna prisa personal, no tenemos esa necesidad, si seguimos ese proceso, y decidimos meternos a un estudio juntos, porque realmente nos apetece, pues lo haremos. También te digo que los temas que han salido nos flipan, estamos encantados.

Y ya para acabar, ¿podéis definirme que sentís cada uno de cara a esos dos días?

Marcos: Yo tengo una sensación de emoción. Emoción por el público obviamente, pero tengo una sensación especial de emoción porque por primera vez en mi vida tengo sensación de banda que no había tenido nunca. De banda personal entre nosotros, de confianza. De como encajamos todos con todos, de la relación que tenemos, escucharnos y hacer las cosas juntos, y eso lo estoy disfrutando muchísimo.

Juan: Es una sensación muy emocionante. Es el tercer repertorio que preparo con ellos en un año, el de Marcos Cao, la Billy Boom Band, y este de la Sonrisa de Julia, y es el que más estoy disfrutando con mucha diferencia, por esa sensación que tenemos todos de ilusión y emoción. Y luego lo que he hablado en otras entrevistas es que yo estuve de público en la despedida y ahí ni siquiera nos conocemos, y el poder vivir eso mismo ahora con ellos, es muy bonito.

Raúl: El hecho de que después de tantos años nos volvamos a juntar en este caso Marcos, Curro y yo que somos los que empezamos, y con Mario y Juan, haber sido capaces de juntarnos con tanta ilusión, me parece muy especial. Y ver que todo se haya juntado tan bien todo, es muy emocionante.

Marcos: Saber que la gente está ahí, que han cogido esto con tantas ganas es increíble. Va a ser muy decisivo lo que pasen esos días en el escenario. Tenemos unas ganas increíbles, y eso será otro impulso para ver que sucede después. Estamos más ilusionados que nunca. Al principio había mucha tensión, con muchas ganas de triunfar, y al final estábamos muy cansados. Nunca habíamos estado así. La Sonrisa es algo a lo que tenemos mucho cariño y valoramos muchísimo.

La Sonrisa de Julia: “Nos guardamos el derecho que nuestra amistad nos otorga para volver cuando queramos”
Vota este post

Pedro Antonio San Gabriel Ruiz

"Si tu me dices Ben, yo digo Affleck" Amante de la música y con muchos vicios que perfeccionar en los días raros.

Pedro Antonio San Gabriel Ruiz

Pedro Antonio San Gabriel Ruiz

"Si tu me dices Ben, yo digo Affleck" Amante de la música y con muchos vicios que perfeccionar en los días raros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies