La Oreja de Van Gogh conquista la noche madrileña en el Push Play Festival

La Oreja de Van Gogh llevaron al escenario del Push Play Festival los grandes temas que todos los asistentes estaban deseosos de escuchar.
La Oreja de Van Gogh durante su actuación en el Hipódromo de Madrid. Fotografía: Javier Portillo (@_javierportillo_)

Madrid. Mediados de julio. 30 grados a la sombra. Una enorme explanada junto a la pista principal del Hipódromo de la Zarzuela. Este ligero contexto augura una noche sofocante y calurosa. Pero ocurrió todo lo contrario. Como si de magia se tratara, el grupo donostiarra La Oreja de Van Gogh trajo al escenario principal del Push Play Festival una perfecta brisa para amenizar los grandes temas que todos los asistentes estaban deseosos de escuchar.

Tal y como la banda vaticina con el nombre de su último disco, la noche fue la combinación perfecta entre electricidad y calma: un perfecto “susurro en la tormenta”. Tras la actuación de los temas debut de la joven granadina Almudena Ruiz como “Punta Cana” o “Nunca Fuimos Dos”, la mítica banda de pop rock salió al escenario con los gritos de los madrileños. Comenzaron con “Como un par de girasoles”, uno de sus últimos temas y quizás demasiado tranquilo para abrir el concierto. Pero la suavidad de esta introducción se rompió con el pop más enérgico de “Verano” y “El último vals”.

La Oreja de Van Gogh durante su actuación en el Hipódromo de Madrid. Fotografía: Javier Portillo (@_javierportillo_)

Las dos horas de actuación se volatilizaron por la perfecta simbiosis entre sus épicos temas del 2000 y sus canciones más recientes. Es así como el público entonó prácticamente toda la letra de “Cuídate”, “Deseos de Cosas Imposibles” o “Rosas”, uno de los momentos más emocionantes de la noche. Leire Martínez, la vocalista de la LODVG, no pudo contener las lágrimas al ver como más de 1000 personas unían sus voces con los versos que marcaron a una generación entera: “por eso esperaba con la carita empapada a que llegaras con rosas, con mil rosas para mí…”.

También conquistaron al público con “Durante una mirada” y “Sirenas”, dos de los singles de su nueva era. Pero los aplausos y cantos más entusiasmados se vivieron en “Puedes contar conmigo” y “20 de enero”. Ambos temas abren su aclamado álbum de 2003 Lo Que Te Conté Mientras Te Hacías La Dormida y quedó demostrado cómo sus letras continúan intactas en la memoria del público 18 años después.

Tras dos supuestos finales de concierto que mantuvieron alerta a todos los asistentes, La Oreja de Van Gogh cerró por todo lo alto. Tan alto que al mirar hacia arriba casi pudimos vislumbrar esas “Cometas por el Cielo” con el que pusieron el punto y final en la noche madrileña.

Galería de imágenes – LODVG (Push Play Festival) 20/07/2021

Melómana compulsiva y en proceso de ser periodista. Madrid es mi ciudad natal, pero actualmente vivo en Terrassa mientras estudio en la Universitat Autònoma de Barcelona. Mi afición favorita es descubrir nueva música, recomendársela a mis amigos y no parar hasta que se la sepan de memoria. El resto del tiempo juego al waterpolo y veo series en Netflix.