El dulce adiós de L.A. en Sevilla

L.A. se despedia de Sevilla en la sala X en uno de los últimos conciertos que la banda mallorquina realizará antes de su parón indefinido.

Comenzaba la noche del viernes en Sevilla con sensación de melancolía: asistimos al que sería el primer concierto de la gira de despedida de L.A. Todavía en shock por la noticia de la pausa indefinida de la banda mallorquina, nos congregamos sus seguidores en la Sala X con los sentimientos a flor de piel y las expectativas de que la noche sería inolvidable. Y así fue.
La clase y el talento siempre ha hecho destacar a Luis Alberto y los suyos, y por supuesto, iban a darnos otra lección más de humildad, profesionalidad y sensibilidad.

El pistoletazo de salida lo marcaría Over and Over, y desfilarían por el setlist cual ametralladora, sin pausa ni descanso, pasando por himnos como Perfect combination o Hands, esperando a llegar a In the meadow para saludar al público sevillano. Un público, cabe destacar, silencioso y respetuoso, que no dejó de corear cada tema desde los primeros acordes. El cuarteto nos devolvía la energía con caras de emoción, sonrisas cómplices y arengándonos a seguirles el ritmo con palmas y baile.
Luis Alberto nos confesaba que “pretendía decir algunas palabras entre canciones”, para explicarlas, pero que debido al tiempo del que disponían, preferían hacer lo que mejor se les da: entregarse en cuerpo y alma.

Otros temas que no podían faltar en esta noche tan especial fueron Crystal Clear, la potente Leave it all behind, o After All, de la que nos contó que si muriese, le gustaría que le recordaran por ella, haciendo referencia a la reciente pérdida de Richard Swift, junto a quien la compuso. Stop de Clocks sería la encargada de anunciar que estábamos llegando al tramo final de la noche, arropada suavemente por los susurros de los asistentes, que no querían perder detalle de la voz de Luis Alberto.

Helsinki, Stay y Outsider serían la traca final que los haría bajar del escenario para marcar así el cortísimo y único bis de la noche. La banda volvía para entregarnos un regalo más: Suddenly.
Tema cargado de emotividad que funcionaría de sentida despedida junto con un “Hasta la próxima”, por parte de Luis Alberto.
En Sevilla paramos los relojes a las 23:42.

Miriam Calero
Me emociona la música en directo y me escapo a algún concierto siempre que puedo. Lo mío es el diseño, la fotografía y a veces también la ilustración. Me expreso mejor con imágenes, pero haré un esfuerzo.