L.A.: “King of Beasts engloba todo lo que he hecho hasta ahora, y me sitúa en un momento clave”

Tanto encima de un escenario como cuando se sincera en una entrevista, Luis Alberto consigue transmitir a todo aquel que lo escucha o lo lea (como es este caso) la pasión y la fascinación que siente por la música. Se sigue enfrentando a cada reto que su carrera le propone con la misma ilusión que en sus comienzos, al igual que cuando de compartir escenario con sus ídolos musicales se refiere. Para ser un artista que  se define como alguien que no hace nada de manera premeditada, sino según surge, parece que lo tiene todo muy estructurado. Hace casi un mes veía la luz el quinto disco de su proyecto L.A., King of Beasts.

‘King of Beasts’ se publicó hace tres semanas, ¿qué tal ha sido la aceptación por parte del público? ¿Se están cumpliendo las expectativas, se han superado…?

Aún es pronto para tomar nota de todo esto, pero por ahora bien. Llevamos tres semanas en la calle, acabamos de empezar la gira, llevamos dos shows… Aunque todavía es temprano, está saliendo todo según lo previsto.

Salió en pre-venta algo más de un mes antes, y la gente parece haber reaccionado muy bien a esta fórmula. Aceptó el disco sin haberlo escuchado al completo, ¿qué sientes al ver que la gente cree “ciegamente” en tu trabajo?

Felicidad. Estoy muy contento de ver la respuesta, de ver que la gente va un poco a ciegas, que cree en el proyecto. También es verdad que llevamos un tiempo, y quieras o no, la gente ya sabe por dónde vamos.

La grabación del álbum comenzó el verano pasado, ¿cómo ha sido su proceso de creación en relación con el de los anteriores?

Este es el primer disco que produzco yo, y el proyecto ha sido muy diferente al estar involucrado al cien por cien. Antes era un 50%, porque dependía de un productor, de su visión y de la idea que él tenía en su cabeza. En esta ocasión, el ser yo el productor ha hecho que me meta más en el papel, cosa que hasta ahora no era así. Me limitaba a eso, a poner las canciones sobre la mesa, y a dejarme llevar. Así que ha sido bastante diferente.

¿Y te sientes más cómodo llevando el control de todo como en este caso, o prefieres dedicarte sólo al tema artístico?

Creo que depende del momento. Ha habido momentos en los que he preferido no formar parte de nada, simplemente estar ahí a la deriva. Y momentos en los que mi cuerpo me pide caña, me pide estar al pie del cañón, y saber lo que hago, lo que no hago, dónde lo hago y cuándo lo hago.

Tus últimos discos los grabaste en Estados Unidos, ¿por qué has elegido para éste una ciudad tan importante para ti como Mallorca?

Principalmente ha sido porque tengo dos niñas pequeñas, y el irme ahora me cuesta más, es más difícil separarme de ellas siendo tan pequeñitas. Y después está Toni Noguera, que ha sido el co-productor del disco conmigo, y con el que grabé Heavenly Hell, está a cinco minutos de mi casa, y todo eran puntos positivos. Además que ya eran varios discos trabajando fuera de casa, en Estados Unidos. Y me apetecía probar de nuevo la isla, también a Tony y al estudio, a ver qué pasaba.

Quizás este sea el disco más distinto a todos los que has hecho hasta la fecha, con una profunda evolución profesional fruto de tantos años de trabajo, ¿se podría considerar como el principio de una nueva etapa?

Lo de las etapas no va conmigo, porque doy muchos volantazos. De repente voy para un lado, después doy dos giros y me voy a otro. Me cuesta hablar de cambio de etapas, ver que va a pasar algo en el futuro de lo que no tengo ni idea, no saber dónde voy a estar mañana. Dejémoslo en que ahora es el momento de King of Beasts, como fue el momento de Dualize, o de Heavenly Hell o de Slnt Flm. Ahora es el momento de este, y quién sabe dónde voy a estar, cómo voy a hacer el disco nuevo, cómo va a sonar o qué me va a pedir el cuerpo en ese momento. A lo mejor me apetece hacer un disco acústico o un disco sinfónico, no lo sé.

¿Crees que es tu mejor disco o, al menos el más rico en cuanto a influencias?

Posiblemente sí sea el disco más rico. Creo que todos tienen su personalidad, todos describen muy bien el momento en el que me encontraba, y aun habiendo estado en manos de un productor ajeno, ha sabido captar mi momento musical y esas circunstancias. Pero King of Beasts engloba todo lo que he hecho hasta ahora, y me sitúa en un momento clave, es como hacer un resert muy grande, cogiendo un poco de todos mis discos, no sólo de los cuatro últimos, sino de los tres anteriores. Los que nunca han visto la luz, los que hice en mi casa. Es como una carta de presentación perfecta para los que no conozcan lo que he hecho.

Alguna vez te he oído decir que no eras muy partidario de hacer canciones autobiográficas, donde hablaras sobre tu experiencia o sobre tus sentimientos, ¿ha cambiado eso en este trabajo  o sigues siendo algo reticente al respecto?

Tal vez sí, pero va también con el momento que estoy viviendo. Obviamente, cuanto más mayor me hago más miedo pierdo a según qué cosas. Y en este disco aun habiendo trabajado con Kyle Krone, que es con quien he escrito el disco. Él me conoce bien, y ha sabido sacar cosas de mi vida, que él sabe que estoy pasando por eso, o sabe que estoy haciendo lo otro. Así que tal vez sí tenga más de autobiográfico que los discos anteriores.

¿Y ‘King of Beasts’ dónde encuentra su origen?

Es muy sencillo y complejo a la vez. Es como un personaje que he creado, como un alter ego, no para mí, sino para alguien ajeno a mí en quien sentirme protegido. Pensaba en algo grande, a mitad del proceso de grabación ya estaba vislumbrando que iba a ser un disco largo, grandote con mucha personalidad, con mucho contenido. Y pensé en el concepto de algo grande, y detrás de lo que nos gustaría sentirnos protegidos. Y fue un día, viendo en Instagram, creo que un post de un león en una foto en blanco y negro, que dio la vuelta al mundo, surgió todo. Creo que fue una de las primeras fotos que se le hizo a un león en la Sabana, y el título era ‘King of beasts’. Lo ponían como el rey de las bestias por aquel entonces. Pero me gustó el concepto del león como algo o alguien donde cobijarme, más después de tener el disco sobre la mesa. Además, yo soy Leo, y fue como el destino.

Me imagino que no podrías quedarte con una sola canción de este álbum, pero, ¿hay alguna por la que sientas especial debilidad, o que te costara especialmente que saliera adelante?

Creo que Killing me es la que más define el concepto de King of Beasts. No sería Suddenly, porque tiene un tiempo como más suave, con guitarras acústicas, ni Again Today. Pienso que Killing me es la que mejor define lo que tenía en mi cabeza cuando trabajamos en el disco. Y después de haberla escuchado en directo, en los ensayos y demás, coge una fuerza y una magnitud tremendas.

Hace poco estuviste de gira europea con la banda al completo, ¿cómo ha sido compartir escenario con Band of Horses?

Fantástico. Encantados de volver a repetirlo. Estamos a la espera de que salgan nuevas fechas, todavía no sé cuándo, pero seguro que volveremos a hacer cosas juntos. Son amigos, a Ben, el cantante, lo conozco desde hace años, y girar con ellos es una maravilla. Somos muy fans, yo soy muy fan de Band of Horses. Yo tenía sus discos desde hace años. Y ni en los mejores de mis sueños me podía imaginar en el Paradiso de Amsterdam, abriendo para ellos. Es ridículo, pero allí hemos estado, tocando en salas magníficas, sold outs, llenas de gente viéndonos, y dando las gracias constantemente por dejarnos ir con ellos.

Cuando te llevas admirando tantos años a grupos y cantantes, y de repente tienes la oportunidad de conocerlos o de compartir escenarios con ellos, ¿qué se te pasa por la cabeza?

Me siento como un niño pequeño, porque yo ante todo soy muy fan de la música. Me sigo comprando discos, sigo leyendo revistas, mirando webs, sigo lo que hacen, dónde van, quién les produce, dónde tocan, qué instrumentos tocan… Imagínate, después estás en el escenario abriendo para Arcade Fire, y te quieres morir con todo lo que llevan, por cómo tocan en directo, cómo son en el camerino, poder hablar con ellos… O como con Band of Horses, o Muse, o todas las bandas a las que hemos tenido la suerte de telonear. Es algo que deseo que no cese. Aunque nos convirtiésemos en una banda gigante, me seguiría quedando con eso, porque es una oportunidad de conocer gente, de girar con ellos, de aprender… Es como una masterclass gigante.

L.A.: “King of Beasts engloba todo lo que he hecho hasta ahora, y me sitúa en un momento clave”
Vota este post

Nacida en Sevilla. Graduada en Comunicación Audiovisual. De profesión fotógrafa, y futura organizadora de eventos en proceso. He colaborado con varias web de actualidad musical, en las que he descubierto mi vocación por la música y la comunicación.

Patricia Del Zapatero

Nacida en Sevilla. Graduada en Comunicación Audiovisual. De profesión fotógrafa, y futura organizadora de eventos en proceso. He colaborado con varias web de actualidad musical, en las que he descubierto mi vocación por la música y la comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies