El mejor instituto para bailar: El Instituto Mexicano del Sonido

La noche del pasado jueves, 31 de mayo, tuvimos el lujo de recibir al Instituto Mexicano del Sonido por primera vez en Sevilla. Su concierto formaba parte del gran cartel del ciclo Nocturama 2018, que este año se ha lucido especialmente por la presencia de grandes artistas internacionales.

Los mexicanos, el quinteto formado por Camilo Lara y los suyos, llegaron con ganas de fiesta, y haciendo gala de su peculiar estilo comenzaron con Mi t-shirt de la Nasa, uno de los singles de su último trabajo: Disco Popular.

Gracias a que el calor no apretaba demasiado, el público se entregó al baile desde el primer tema, siguiendo las instrucciones de Camilo, que no paraba de arengarnos durante, y entre las canciones, lanzándolas una tras otra casi sin dejarnos recobrar el aliento. Los temas de discos anteriores, también incluidos en el setlist, fueron bien recibidos, algunos muy celebrados, como Escríbeme pronto, Hiedra venenosa, o Yo Digo Baila.

Cabe mencionar el estilismo de la banda. Mientras que Camilo destacaba con su inconfundible sombrero y su camiseta negra en la que se leía: M*X***N I*S*****E O* S***D, el resto de la banda iba enfundado en monos naranjas, como si estuvieran haciendo trabajos forzados, con las iniciales IMS en pecho y espalda. Sufrimos por ellos un poco debido al calor, pero aguantaron bien hasta el final.

Entre temas, Camilo nos contaba cómo habían surgido las letras o en que se basaban las canciones, arracando las risas y los aplausos del público. Además se autoproclamó Instituto Mexicano Sevillano del Sonido en varias ocasiones, refiriéndose a los felices que eran por venir a Sevilla por primera vez. Nos confesó que su trayecto de ida había durado 40 días en barco y que sólo venían para estar esta noche y volver a casa en otra odisea de 40 días. El público, entregado, volvió a reír con ellos y agradeció con aplausos las alabanzas de Camilo al lugar del evento (los jardines del Casino de la Exposición) y a todo el público sevillano por el cariño: “Ya somos todos amigos”, dijo.
Un amigo que consiguió poner a todo el mundo de rodillas en el suelo para después dar un gran salto y acabar la fiesta tal y como había empezado, con el público bailando y jaleando, y ellos disfrutando lo que mejor saben hacer.

El mejor instituto para bailar: El Instituto Mexicano del Sonido
5 (100%) 1 vote

Miriam

Me emociona la música en directo y me escapo a algún concierto siempre que puedo. Lo mío es el diseño, la fotografía y a veces también la ilustración. Me expreso mejor con imágenes, pero haré un esfuerzo.

Miriam

Miriam

Me emociona la música en directo y me escapo a algún concierto siempre que puedo. Lo mío es el diseño, la fotografía y a veces también la ilustración. Me expreso mejor con imágenes, pero haré un esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies