La elegancia de la nieve caliente: Hot Snow presenta “M79”

Algo que echo mucho de menos en los últimos tiempos respecto de las nuevas propuestas musicales, dentro del underground, es que no veo muchos grupos que tomen grandes riesgos. La necesidad de inmediatez que impera en los hábitos de consumo de hoy en día, lleva a eliminar el factor lúdico en las composiciones en favor de una duración estándar, de no alimentar mucho los pasajes instrumentales y a, de ser posible, “estribillo, estribillo, estribillo”.  El motivo de este comportamiento tal vez sea que ante la presión de conseguir captar la atención de nuevo público, exista la necesidad de compartir el mensaje de una forma más directa y concisa, evitando que el oyente impaciente no pierda interés si pasa mucho tiempo sin poder tararear una melodía vocal. Es por eso que, cuando una banda se anima a romper, aunque sea levemente con la norma, es motivo de celebración. Especialmente cuando se trata de un grupo que, aún siendo consciente de su condición de underground, no reniegan sus apetitos creativos en pos de las demandas de lo oídos a convertir.

El grupo en cuestión es, Hot Snow y el riesgo en forma de Ep se llama, M79. Grabado en estudios “El Invernadero” y masterizado en Kadifornia Mastering con la producción de Brian Hunt, M79 es, la segunda entrega de este combo afincado en Madrid. Uno de los puntos fuertes de este conjunto de canciones es la anteriormente mencionada libertad compositiva y el buen gusto para utilizar dicha libertad, como dicen en algunos estudios de la costa este de los USA: It’s good to be free, but freedom is not for free.

Con una formación que circunda la treintena, el grupo nos ofrece un maridaje de acordes y arreglos muy influenciados por lo mejor de la década de los 70 como Steely Dan, Procol Haroum o Pink Floyd, tamizado con algunos guiños a la new wave y al soul.

Prueba de esto es el puntapié inicial de Grooveship, una atmósfera propia del What’s Going On de Marvin Gaye, que da cobijo a una lírica de lo más onírica mientras los teclados y las guitarras de marcado sonido british, hacen el resto. Trabajo aparte, son los coros que no sólo están muy bien interpretados sino que además, han sido agraciados por la labor en el proceso de mezcla funcionando como una perfecta argamasa. Gone, la segunda parada en el tracklist, es una de esas piezas de equipo, en el mejor sentido de la palabra.

A la consistente y firme batería de Rafa Ruiz, se suma Sergio “el Negro” Fresquet (un músico de acentuada versatilidad capaz de tocar en cualquier agrupación, sí, cualquier agrupación) con un arreglo de bajo propio del Tony Levin que grabó los bajos del Double Fantasy de John Lennon. Esta excelente base rítmica permite al teclista, Tony de la Fuente, jugar con todas las oportunidades que brinda una canción de tal arquitectura, para generar diversos espacios sonoros, un juego al que no muchos artistas juegan a día de hoy y que personalmente creo, que es muy divertido para la escucha, como en sus tiempos lo hacía Donald Fagen.

Llegados a este punto, en la tercer canción de este Ep, Quentin Pitchen, cantante y guitarrista de la formación, presenta un descargo catártico en Why Do You Lie?. No es algo que se aprecie sólo en la lírica, sino que además, el solo de guitarra de la pieza le muestra en el punto más furioso del disco. Por otra parte, es una canción ideal para dejarse llevar, mover un poco las caderas y salvar cualquier fiesta que corra el riesgo de transformarse en un auténtico aburrimiento.

Que, Why Do You Lie? ocupe esta posición en el disco marca una frontera muy clara entre el mid-tempo de las dos primeras canciones y la última, Turquoise Oranges. Ésta, se trata de un gran acto de psicodelia y barroquismo, una introducción instrumental que llega a superar el minuto y medio, siendo la canción con más personalidad de las cuatro que componen M79.

Los cuatro músicos, exploran con soltura las posibilidades de sus instrumentos dentro de un marco armónico muy cercano a la bossa nova, pero con un ritmo muy personal, resumiendo así la tónica tonal de este grupo, que no teme utilizar acordes complejos o propios de diversos estilos. Tal vez, esto se deba a las distintas procedencias de los músicos que componen Hot Snow y a ese quinto integrante que es la ciudad de Madrid. Ya lo decía Andrès Calamaro: “una ciudad de cemento es carne y hueso y sangre” y este grupo, tiene mucha carne. Un grupo arriesgado y sencillo, atrevido y elegante, como la nieve caliente.

 Texto: @javiervittone
La elegancia de la nieve caliente: Hot Snow presenta “M79”
Vota este post

La música, lenguaje poderoso capaz de rescatarte.

El Rescate Musical

La música, lenguaje poderoso capaz de rescatarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies