‘Future Nostalgia’: la perfecta renovación del pop de Dua Lipa

Los conciertos de Dua Lipa en el WiZink Center de Madrid y en el Palau Sant Jordi de Barcelona, se reprograman al 14 y 16 de febrero de 2021.

Nostalgia. Melancolía. Recuerdos maravillosos del pasado en los que los paseos en compañía por las calles, playas o prados era lo que único que importaba. Pero, sobre todo, una mirada esperanzadora al futuro que, esperemos, no sea muy lejano. No se puede sintetizar mejor los constantes estados de todas aquellas personas que se encuentran confinadas en sus casas. Y parece que Dua Lipa, sin ni siquiera pretenderlo, había vaticinado toda esta situación en su segundo disco: Future Nostalgia.

En los balcones no dejan de sonar auténticos himnos de resiliencia como “Resistiré” del Dúo Dinámico, “Happy” de Pharrell Williams o el mítico “Sobreviviré” de Mónica Naranjo. Canciones alegres y potentes que inspiran a seguir adelante pase lo que pase. Ahora mismo se busca la alegría, la fuerza y el baile en familia para evadirse por unos minutos de la dura realidad que está sucediendo. Con temas como “Physical” (potencial nominada a mejor canción del año en los futuros Grammys 2021) o “Don’t start now”, Dua consigue trasladar una auténtica fiesta al interior de los hogares. Ya son muchos los vídeos de rutinas de gimnasio que circulan por Internet con estas canciones de fondo.

Por si fuera poco, la artista británica no se queda ahí en su papel inesperado de visionaria o vidente. Como el gran tópico anuncia: todas las modas vuelven. Las máquinas de coser, los radiocasettes o las bicicletas estáticas son actualmente los productos estrellas para los consumidores. Y qué mejor momento para rescatar un género musical como el disco-funky que este. El estilo estrella que predominaba en las discotecas en el pasado transmite una sensación de locura por una fiesta repentina, la electricidad y las incontenibles ganas de mover el cuerpo sin tener ningún tipo de preocupación. Dua Lipa consigue fusionar su propia esencia con el espíritu de Madonna, Blondie, Gwen Stefani o la banda Outkast.

Aunque parezca que este proyecto es una perfecta campaña de marketing bien estudiada, es justo todo lo contrario. La suerte solo viene si el trabajo está bien hecho. No solo se le han alineado las estrellas a las que la propia Dua referencia en su tema “Hallucinate”, sino que ha logrado transmitir su esencia a la vez que se ha adaptado al contexto actual. Esa es la clave para que un artista prospere y se codee en los puestos de honor de la industria musical. La conquista de los fans es sencilla, el verdadero mérito es ganarse el aprecio de la crítica más áspera y puntillosa. Sin embargo, en apenas tres semanas desde su lanzamiento, ya atesora el 89% de puntuación positiva en la web de referencia de crítica cultural Metacritic.

Solo ha necesitado 11 canciones para situar su nombre en los principales titulares de la prensa musical. En ellas ha plasmado de manera simple y cuidada cómo evolucionar sin perder tus raíces, cómo llevar al siguiente nivel tus propias influencias. Todo el disco está perfectamente cohesionado gracias a ese sentimiento de melancolía, de querer recordar el pasado, pero siempre mirando al futuro. Ya lo adelanta la propia artista en el nombre del álbum y en la canción homónima que lo abre: “You want a timeless song, I want to change the game”.

A lo largo de todo el álbum, Dua Lipa realiza un viaje por el mundo del amor, el sexo y el empoderameinto femenino. El miedo a comenzar y a terminar una relación o el constante mansplaining que abundan en las letras están cuidadosamente coordinados con todos los elementos más técnicos del proyecto. Las partes más electrónicas de los sintetizadores se fusionan con el pop más retro gracias a una brillante producción. Para ello se ha rodeado de los profesionales más experimentados en artistas totalmente eclécticos. Un ejemplo es el multipremiado Jeff Bhasker, creador de éxitos como “Uptown Funk” de Mark Ronson y Bruno Mars o “Girl on Fire” de Alicia Keys. Es tal el nivel de cuidado en la producción que incluso los instrumentos de la base musical parecen contar la propia letra, como ocurre con los violines en “Love Again”. 

Future Nostalgia es el resultado de expresar con gran fuerza una idea bien clara y asentada. Incluso parece que la propia Dua lo haya hecho por disfrute, para darse el gusto a ella misma de confirmar que, a veces, experimentar trae buenos resultados. Tenía el listón muy alto: su homónimo álbum debut Dua Lipa (2017) lleva ya más de 1 billón de reproducciones en Spotify y es el más escuchado por una artista femenina en esta plataforma. Podía pecar de repetir su propia fórmula; ya se sabe, si algo triunfa, por qué se va a tener que cambiar. Sin embargo, ha conseguido en este nuevo trabajo el equilibrio entre su antigua y actual “yo”. Supone un cambio de estética e imagen y un sonido que evoca al más puro estilo de los 80′ y 90′ fusionado con una producción más electrónica. Una renovación completa del pop de los últimos años.

No todos los artistas han sabido cómo reinventarse en la nueva ecuación en la que se está convirtiendo la música. El pop se está nutriendo de los diferentes elementos que caracterizan al resto de estilos. Esto es en sí el alma de la “música popular”: mimetizar como si fuesen propios los sonidos más actuales. Este es el temido y despreciado mainstream que denominan algunos. Pero, por suerte, algunos artistas como Rosalía, Zahara o Harry Styles han entendido el verdadero sentido de innovar en un mundo en el que parece que todo está ya inventado. La clave es marcar la diferencia, romper las barreras y tener una esencia propia con la que ser recordada. Dua Lipa parece que solo ha necesitado cuatro años para convertirse en una de las divas pop que tanto se echaba en falta desde la década de los 2000 con Britney Spears o Christina Aguilera.

Este es tan solo su segundo álbum en el mercado, pero parece que la artista está ansiosa por seguir sorprendiendo al mundo. Acaba de anunciar en Capital FM, una de las emisoras británicas más importantes, que dentro de muy poco tiempo lanzará nueva música. Canciones inéditas, colaboraciones con artistas internacionales y una edición deluxe de su último trabajo llegarán antes de final de año. De momento, habrá que disfrutar de estas 11 canciones como si fuesen un pequeño regalo de cuarentena. Tal y como ella presenta su disco: “Bienvenidos al mundo de Future Nostalgia”.

Melómana compulsiva y en proceso de ser periodista. Madrid es mi ciudad natal, pero actualmente vivo en Terrassa mientras estudio en la Universitat Autònoma de Barcelona. Mi afición favorita es descubrir nueva música, recomendársela a mis amigos y no parar hasta que se la sepan de memoria. El resto del tiempo juego al waterpolo y veo series en Netflix.