Fee Reega navega en ‘Purpurina y Percebes’ entre ternura y crudeza

Fee Reega es la voz germana que encandila como cantautora, también es la frontwoman arrolladora que monopoliza el escenario en The Captains. Su primer y último libro se llama ‘Purpurina y Percebes’ y fue editado hace unos meses por La Canalla Ediciones.

Parapetado entre un prólogo a manos del músico Nacho Vegas y un epílogo a cargo del poeta David González, el libro es un cancionero-poemario que navega por el particular universo de la alemana mientras nos inunda de atmósferas. Retratando con mimo la cotidianidad, halla entre sus luces y sombras unos logrados recursos para embelesar el lector. Bajo un tono cándido a la par que duro, en el que se vislumbra la original visión del castellano que tiene la autora, en el que palabras contundentes y rotundas se usan a modo de estilo y seña personal.

Poblado tanto por poemas como por canciones, el libro es un recorrido por el mundo lírico que Fee nos regala entre el humo, los bares, las imágenes. Personajes que pueblan carreteras secundarias, gasolineras o moteles. Piscinas en plena noche, ternura y amor. Mención especial merecen tanto la presencia de Asturias en alguno de los textos, como paisaje, como personaje, tierra de adopción de la autora. Y por supuesto, el humor. Un humor a camino entre el negro y la broma interna, que resulta hipnótico y atrayente.

Es especialmente notable el uso del ritmo en los textos, no cae en saco roto el origen musical de muchos de ellos. Propone una curiosa la composición, ya que el libro no alterna de manera matemática los textos líricos con las canciones, sino que dibuja una suerte de diario en tono confesional en el que el lector va recorriendo los diversos paisajes que la, ahora escritora, presenta en cada propuesta. Recorriendo polígonos industriales literarios de la mano de Reega con un tramposo tono confesional, pues, aún siendo escrita en primera persona, no estamos ante un libro autobiográfico.

De la mano de su lenguaje coloquial y natural, nos empapamos de colillas olvidadas, de relaciones tóxicas e inocencia. Y para muestra un botón:

MADRE

Te rompiste una costilla al caerte de la cama.
A veces gritas mientras duermes, das patadas.
El otro día me diste una patada en el culo y me desperté.
Ahora, en una noche de esas,
te rompiste una costilla el caerte de la cama,
cuando estuviste en Alemania.
En el mismo instante, me desperté, me levanté,
y fui a tomar un vaso de agua, en casa de mis padres.
La casa de mis padres,
que antes era el prostíbulo más exclusivo de Stuttgart
y donde ahora solo viven mi madre y mi padrastro.
Mi madre que se acostó con dos hombres en toda su vida.
Ella hace que haya equilibrio.

Puedes comprarlo aquí.

Fee Reega navega en ‘Purpurina y Percebes’ entre ternura y crudeza
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies