Fangoria eclipsa el escenario principal de Metrópoli

Las largas colas de más de hora y media de duración hacía presagiar que esa noche estaba por ocurrir algo que se quedaría en el recuerdo de todos los presentes, que con ganas aguantaban a pie firme el tiempo que hiciera falta para conseguir su entrada al festival Metrópoli. Algo, que quedaría registrado en los periódicos, magazines y en miles de fotos y vídeos subidos a redes sociales o simplemente para quedarse en las memorias internas y salir a flote en un momento de recuerdo. Las Fangoria actuaban en Metrópoli, y con el lema ‘festival de festivales’ era imposible que pudieran faltar.

Puntuales, algo que ha sido una de las características que puede remarcarse de la organización del festival, abrieron la puerta de la nave espacial, y los primeros rayos e imágenes proyectadas en una pantalla gigante hexagonal comenzaron a fluir. El segundo movimiento en el protocolo de aterrizaje pasaba porque Rafa Spunky, J. Horror y Nacho Canut ocuparan sus puestos. Al instante todo estalló. ‘Rey del Glam’ fue la seña perfecta para que Alaska irrumpiera en escena. El delirio había comenzado.

El público que ya estaba en lo alto, se nutría de varios sectores: los nostálgicos que recordaban las primeras formaciones como Pegamoides o Dinarama, los que se ponen la radio a todas horas y conocen los singles a la perfección y los fans absolutos que saben todos y cada uno de los temas con apenas dos segundos de melodía. Todos estaban mezclados, todos eran sinergia perfecta para que el ritmo no cayera. Camisetas de merchandising, flamencos rosas en mochilas… todo era poco para hacer que fueran uno de los públicos más entregados que se recordaban en el festival y en un concierto de Fangoria.

Alaska, que normalmente quiere que la música sea, como es lógico, la verdadera protagonista en un concierto, fue la encargada de transmitir lo encantados que estaban por tocar en un festival, pero sobre todo en ‘la Tierrina’ y dieron pistas para que se notara. En primera fila el fan más incondicional, Mario Vaquerizo viajó a Asturias para transformarse en gritos cada vez que aparecía en las pantallas del concierto.

‘Disco Sally’ o ‘Fiesta en el infierno’ fueron de los temas actuales del dúo más aplaudidos y que compitieron claramente con éxitos indiscutibles como ‘Criticar por Criticar’ o ‘A quién le importa’. Mención y ovación especial para los bailarines que parecían desencajarse con genialidad en el escenario y que servían de trampolín a una Alaska que no dudó en cambiarse de vestuario varias veces, las necesarias para eclipsar llena de brillo el Metrópoli. Mientras se sucedían estos cambios hubo la oportunidad de disfrutar de la maestría de Nacho Canut manejando el theremín o el xilófono, al señor J. Horror y Rafa Spunky a la guitarra dejando varias bocas abiertas.

La emoción, sin duda, se la llevaron dos temas que se podrían nombrar Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. El primero logró elevar el listón, ya de por si alto, con la voz de Sara Montiel recitando la letra de ‘Absolutamente’ rompiendo el recinto del festival porque no había espacio para tantos aplausos; la vela se encendió para ella como no podía ser de otra manera. La segunda canción es un tema poco conocido del dúo y que muy pocas personas se atrevieron o pudieron cantar, porque alguna lágrima cayó cuando comenzaron los acordes de ‘¿Por qué a mi me cuesta tanto?’. Conseguir estos momentos en un concierto pone los pelos de punta.

Fangoria puso de nuevo en marcha los motores de su nave espacial, como mejor sabe hacer, con ‘Canciones que hablan sobre bailar’, once minutos espectaculares donde unen su propio éxito con el de las Hermanas Goggi, Sonia y Selena, ‘El Columpio Asesino’ o ‘Paradisio’. Concierto de Fangoria para el recuerdo, las colas de hora y media en un festival nunca engañan.

Fangoria eclipsa el escenario principal de Metrópoli
Vota este post

Oskar Fanjul

Ingenierio Civil apasionado de la música y el espectáculo. Inspirado en los 80's, me gusta descubrir nuevos sonidos. Bailo y canto todo el tiempo, profesionalmente en la ducha. Me fijo en cada esquina por si aparece arte.

Oskar Fanjul

Oskar Fanjul

Ingenierio Civil apasionado de la música y el espectáculo. Inspirado en los 80's, me gusta descubrir nuevos sonidos. Bailo y canto todo el tiempo, profesionalmente en la ducha. Me fijo en cada esquina por si aparece arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies