Tres meses después, y Eurovisión parece haber aterrizado en Israel

Los eurofans llevan tres meses siendo espectadores de este gran culebrón. No han parado de salir noticias acerca del futuro del Festival y ninguna parece ser del todo concreta, aunque, parece ser que, ayer, se calmaron un poco las aguas.

En el día de ayer, muchos eurofans estuvieron expectantes a una única noticia: Si Israel ingresaba, en su último día de plazo antes de perder los derechos de organización, los 12 millones de euros necesarios que el Festival pide en caso de que por algún conflicto no pueda realizarse en el país y tenga que trasladarse a otro lugar. Esta medida está implantada desde 2017 y es una forma de asegurarse que el festival no sufre ningún daño colateral pase lo que pase. Finalmente, Israel lo hizo. La KAN, la televisión pública israelí, ha tenido que pedir un crédito al Ministerio de Finanzas de su país para poder así asegurarse de que Eurovisión iba a ser celebrado en Israel. A cambio, en caso de que no se realice en Israel, la organización de Eurovisión se ha comprometido a devolverles el dinero invertido.

Pero, el culebrón no ha terminado.

La historia viene de meses atrás

El problema comenzó horas después de que la cantante Netta Barzilai se proclamaba la 63º ganadora, con su canción “Toy”, del Festival de Eurovisión.

El supervisor ejecutivo del concurso, Jon Ola Sand, entregó a la televisión pública israelí la invitación y dossier necesario para la acogida del Festival. Al día siguiente, el primer ministro israelí, anunció que Jerusalén sería la ciudad que acogería el Festival, pero, poco después la Unión Europea de Radifusión afirmaba que no habían llegado a ningún acuerdo y que, mientras que ellos no dieran el visto bueno, nada estaba confirmado. Aun así, Jerusalén siguió presentando posibles estadios y recintos en los que podían acoger perfectamente el Festival.

Imagen relacionada

Vista la insistencia del gobierno y la televisión pública israelí por celebrar Eurovisión en Jerusalén, la UER decidió que, visto el problema político entre palestinos e israelitas, si el resto de países participantes no daban su aprobación, el festival podía celebrarse en cualquier otro lugar.

Debido a aquella afirmación, comenzó una lucha de ciudades en Israel. A Jerusalén se unieron la ciudad de Tel Aviv y la de Eilat como candidatas a albergar el festival, presentando cada una una candidatura formal y entrando en el concurso. Así fue cómo el gobierno israelí dejó su insistencia por Jerusalén y decidió que “ganara la mejor”.

Otros lugares que se barajaban

En caso de que la KAN no hubiera pagado ayer la fianza, otros países se barajaban como posibles candidatos a acoger el Festival.  Algunos ciertos y otros convertidos en rumores. Aún así, puede confirmarse que la RTP de Portugal manifestó su disponibilidad económica para volver a acoger el festival en caso de ser necesario.

Resultado de imagen de portugal eurovision 2018

También se ha hablado de Chipre, visto que fue la segunda ganadora de la noche y sería lo más justo, pero eso son suposiciones. Entre eurofans, se habla de que el país del Mediterráneo no cuenta con las infraestructuras ni el poder económico necesario para albergar dicho festival.

Imagen relacionada

Sin embargo, entre suposiciones y noticias, el rumor de que Austria podría ser la candidata perfecta para volver a acoger el concurso cogió fuerzas en el día de ayer en caso de que no se hubiera producido el pago de Israel. Ya FormulaTV adelantó en junio una exclusiva en la que, un productor del festival había afirmado que Austria entraba entre sus posibilidades. A parte de los eurofans no les gustó demasiado la idea debido a que la realización del Festival en Viena en 2015 no fue del todo perfecta. Gustos aparte, Austria cuenta con el dinero y la capacidad suficiente para acoger el festival, y además, fue la que quedó primera en la votación del jurado y tercera en la votación final.

Imagen relacionada

La KAN ha pagado pero el dilema no se ha terminado

Aunque la televisión pública israelí haya conseguido llegar a un acuerdo con la EBU y con su propio país, ya que se encontraba en una gran encrucijada, y haya conseguido callar los rumores con el dinero requerido, no quiere decir que todo esto haya terminado.

A día de hoy son muchas las incógnitas que rodean al futuro del Festival para el 2019. ¿Dónde se celebrará? ¿Cuándo? ¿Qué lugar será el elegido? ¿Cómo será? Años atrás, por estas fechas y en condiciones normales, ya se sabía con total seguridad la respuesta a todas esas preguntas: Portugal 2018, 8,10 y 12 de mayo, Altice Arena en Lisboa; Ucrania 2017, 9, 11 y 13 de mayo, Centro Internacional de Exposiciones en Kiev… Y así yendo hacia atrás. Aunque todo esté un poco más calmado, aún faltan muchas noticias por concretar y muchos acuerdos a los que llegar. Y parece ser que todo son impedimentos.

Cómo ya pasó en 1999, Israel ha vuelto a sembrar el Eurodrama,y tiene pinta de que aún va a seguir dando frutos.

Tres meses después, y Eurovisión parece haber aterrizado en Israel
Vota este post

A través del cordón umbilical me llegaba música y no nutrientes. Soy también adicta a las series. Pasito a pasito estoy consiguiendo ser Periodista. Escucho un poco de aquí, de allí y de más allá. Eurofan bastante curiosa. Amante de la magia que crea la música.

Silvia Rueda

A través del cordón umbilical me llegaba música y no nutrientes. Soy también adicta a las series. Pasito a pasito estoy consiguiendo ser Periodista. Escucho un poco de aquí, de allí y de más allá. Eurofan bastante curiosa. Amante de la magia que crea la música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies