La competencia incrementa en Eurovisión 2019 (I)

Era evidente que Miki no tendría un camino fácil. Recientemente hemos sabido que ha estado rodando el videoclip de La venda, que ya ha concluido. República Checa, Francia y Albania eran algunos de los rivales que conocíamos previamente del festival de Eurovisión. Sin embargo, estas últimas semanas, se han sumado nuevos representantes de otros países que ya han completado su preselección: Montenegro, Croacia, Rumanía, Australia, Letonia, Eslovenia, Estonia, Reino Unido e Italia.

En el caso de Eslovenia, cantan en su idioma nacional. Zala Kralj y Gasper Santl representan al país. Hace tan solo tres días que se conocía esta noticia. Este dúo tan extravagante ganó la preselección eslovena. Zala Kralj pone la voz mientras que su compañero Gasper se dedica a producir la instrumental. «Sebi» (A ti mismo) es el título que recibe el tema que enviará la cadena pública de Eslovenia a Tel Aviv. Zala y Gasper, que grabaron su primera canción en 2017, tuvieron el 72.9% del público a su favor. El estilo de la canción es muy dark pop, siendo una mezcla de Madamme Monsieur (Francia, 2018) y Blanche (Bélgica, 2017).

Entre distintas polémicas por celebrar el certamen en un país en guerra civil, se añade un (nuevo) drama que año tras año ya va siendo tradición: la participación de Australia en Eurovisión. «¿Por qué participa Australia en Eurovisión?», se preguntan muchos fans y seguidores del festival. La respuesta está en que Australia es un país que, aunque esté en Oceanía, es un miembro asociado a la Unión Europea de Radiodifusión (UER), pero no activo. Además, los australianos son muy fans de Eurovisión.

Lleva debutando desde 2015. Sus representantes, en orden, han sido: Guy Sebastian (5º), Dami Im (2ª), Isaiah Firebrace (9º) y Jessica Mauboy (20º). Hasta ahora. A todos ellos se une Kate Miller-Heidke. Australia ha apostado por el espectáculo, la voz y el tópico. «Zero gravity» es la canción que ha elegido el país oceánico para viajar hasta Israel. Se trata de una propuesta híbrida entre el pop y la ópera que poco podrá hacer en el escenario. La canción no está para lanzar cohetes. No es nada nuevo. Nada sorprendente. Nada innovador. Cero riesgo. Para triunfar sólo puede basarse en el espectáculo y en la puesta en escena. Recordemos que la ópera es algo bastante recurrente en Eurovisión. Sin ir más lejos, la abanderada de Estonia el año pasado fue Elina Nechayeva con «La forza», logrando una más que ventajosa posición.

Uno de los países del big 5, Italia, parte como uno de los favoritos. Ya viene siendo tradición ver a Italia entre los favoritos del festival. Así ocurrió en 2011 con Raphael Gualazzi, en 2013 con Marco Mengoni, en 2015 con Il Volo, en 2017 con Francesco Gabbani y el pasado 2018 con el dúo formado por Fabricio Moro y Ermal Meta. Normalmente en italiano y en algunos casos aislados en inglés. Pero este año será la primera vez que se mezcle el italiano y el árabe en una misma canción.

«Soldi» (dinero) se llama la canción de Mahmood, el artista que intentará llevar por todo lo alto la pasta, la pizza, el coliseo romano, la pasarela de Milán y muchos otros típicos elementos italianos mundialmente famosos. Este tema quedó tercero en el televoto, pero fue el favorito del jurado profesional. Ello le bastó para alzarse con el pasaporte para Tel Aviv en el festival de San Remo. La propuesta italiana de este año combina pop, R&B y hip-hop. Mahmood cuenta en su canción sus dramas al haberse criado en la periferia italiana y contiene un alto contenido de crítica social. Temas populistas, que es lo que vende, lo que gusta y lo que gana. Italia no cambia. El año pasado antiterrorismo; éste antirracismo. Son temas muy importantes para reivindicar, pero es más importante transmitir alegría y buen rollo. Algo que Miki sí hará.

Por otro lado, no parece que Montenegro levante cabeza. Cierto es que hay una evolución favorable en el país de la antigua Yugoslavia, pero no parece que sea suficiente como para llegar a la final. En esta edición, los representantes serán D-Moll cantando «Heaven» (cielo), en inglés. Este sexteto, formado por tres hombres y tres mujeres, presentó la única canción en inglés de la preselección de Montenegro.

El país balcánico mandará una canción pop con toques de gospel. Viendo los últimos años de este país en el festival de la canción de Eurovisión, no parece que vaya a tener un buen augurio de cara a su semifinal correspondiente.

La competencia incrementa en Eurovisión 2019 (I)
5 (100%) 3 vote[s]

Juan Carlos Piña

Palma de Mallorca, 1996. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual. Aficionado a tocar el piano, a la fotografía y a viajar. ¿Música? ¡Sí, gracias!

Juan Carlos Piña

Juan Carlos Piña

Palma de Mallorca, 1996. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual. Aficionado a tocar el piano, a la fotografía y a viajar. ¿Música? ¡Sí, gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies