‘Euphoria’ o cómo tatuar una serie en la memoria

Ya está disponible el último capítulo de la primera temporada de ‘Euphoria’, en HBO dirigido por Sam Levinson y que supone el broche final de una serie alabada casi de forma unánime por la crítica y que ha creado una comunión y empatía arrolladora con el público.

Pese a las reticencias que pudo suscitar durante los primeros episodios de la temporada, causadas en su mayoría por la crudeza de los temas que la serie alberga, es sin lugar a dudas una de las mejores series que se han estrenado este año. Solo esperamos que se refleje en la temporada de premios.

En cierto modo la magia de esta producción es precisamente lo explícita que es, y es que quizás, en otras ocasiones se había dotado a temas tan delicados como el acoso, el suicidio o las drogas, de un carácter más liviano y menos serio. Todo era más idílico; menos sincero.

Respiremos tranquilos: ya hay confirmación de una segunda temporada

‘Euphoria’ te duele tanto que quieres abrazarla. A ella, y a casi todos sus personajes. Por eso acaba siendo un tatuaje para el alma del espectador, porque supone una agonía compartir la lucha de Rue, pero más tarde querrás lucir con orgullo la marca que deja su superación.

La propuesta ha seguido creciendo episodio tras episodio en parte gracias al uso de una iluminación y fotografía sublimes, que se complementan a la perfección con escenas cargadas de recursos y metáforas.

Esta serie además, supone la definitiva coronación de Zendaya como una de las mejores actrices y artistas emergentes de la actualidad. Necesitamos que lo gane todo. Te gana en el sufrimiento y en su descubrimiento sobre su sexualidad (o la falta de ella) con cada mirada, cada gesto. De verdad, estratosférica.

No puedo terminar este artículo/alabanza sin mencionar la auténtica maravilla que es el vestuario, pero sobre todo el maquillaje de esta entrega. La estética de las chicas, en especial la de Jules (Hunter Schafer), forma parte ya del imaginario de todos los seriéfilos.

View this post on Instagram

hold me close

A post shared by euphoria (@euphoria) on

Y si ya la historia era buena, los actores mejores y la producción casi inmejorable, el broche de oro lo ha puesto la música que acompañaba a cada cold open (montajes del inicio) y al grueso de los episodios. Desde Rosalía hasta una última (y magnífica) colaboración de Labrinth ft. Zendaya, pasando por Billie Eilish, Beyoncé, BTS...

En definitiva, queremos, necesitamos, ansiamos, la segunda parte de este regalo audiovisual que revuelve las entrañas y te devuelve a la vida a partes iguales.

Patricia Llombet Hernández

Estudié Abogacía con la intención de dedicarme a la gestión cultural y defensa de derechos de autor. Soy muy de lo que pise un escenario o se prepare tras él. Ayudo en productoras musicales y dicen por ahí que no se me da mal componer, cantar y actuar.

Patricia Llombet Hernández

Patricia Llombet Hernández

Estudié Abogacía con la intención de dedicarme a la gestión cultural y defensa de derechos de autor. Soy muy de lo que pise un escenario o se prepare tras él. Ayudo en productoras musicales y dicen por ahí que no se me da mal componer, cantar y actuar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies