I am Dive: «Queríamos hacer un documental sobre nuestras vidas, como Sergio Ramos»

I am Dive es un grupo formado en Sevilla en 2010, formado por Esteban Ruíz y José Aurelio Pérez. El pasado mes de junio lanzaron ‘Kriegszeit’, su último disco. Asimismo, hace algo más de una semana estrenaron el videoclip de ‘Labyrinth’, una canción que hace referencia a las personas que cruzan el mar buscando una vida mejor. Gracias a su trabajo de estudio, van a girar por gran parte de la geografía española para presentarlo. Algunas de las ciudades son San Sebastián, Córdoba, Oviedo o Madrid. Hablamos con I am Dive sobre su álbum de estudio, el videoclip de ‘Labyrinth’, su futuro (el año que viene cumplen 10 años) y muchas cosas más.

Hace unos días lanzabais el videoclip de ‘Labyrinth’ con un videoclip bastante peculiar. ¿Por qué esa selección de imágenes?

Descubrí a Mizoguchi, entre otros, hace muchos años, estando en el instituto (ojo, que hice BUP y COU, que tengo una edad) y me obsesioné bastante con su cine y con el de otros, como Ozu o Kurosawa. De todas las pelis que vi en esa época, quizás fue Ugetsu Monogatari la que revisé más veces y en la que más tiempo me quedé. El arpegio de guitarra de Labyrinth siempre me recordó a esta película. Cuando me di cuenta de la que escena del Lago Biwa duraba casi lo mismo que la canción, me pareció buena idea juntar en público algo que había estado unido en mi cabeza tanto tiempo.

De hecho, cuando lo vemos es inevitable pensar en la triste realidad que se vive en el Mediterráneo y en el estrecho de Gibraltar.

La letra de la canción habla de esto, el guión original de la escena también. En el fondo hay muchísimos momentos cada día en los que pasan cosas que hablarían de esto, si profundizásemos, pero somos buenísimos aplicando filtros de Instagram a nuestro día a día y en YouTube hay muchos vídeos de perritos y gatetes haciendo cosas.

No digo que tengamos que olvidarnos de que hemos nacido donde hemos nacido, ni que la responsabilidad de las crisis migratorias del mundo sea nuestra por tener un iPhone y vivir mejor que los demás, pero sí que me parece inevitable asumir que cierta parte de la culpa de que las cosas estén como están es nuestra, aunque sea sólo contándole al puñado de personas que nos hace caso que esto es lo que pensamos. Nos parece casi una cuestión de decencia personal no esquivar según qué cosas.

«Cierta parte de la culpa de que las cosas estén como están es nuestra»

Ahora que han pasado tres meses desde el lanzamiento de ‘Kriegszeit’, vuestro último disco, ¿cómo diríais que ha cuajado en España?

No tenemos quejas, la verdad es que los medios os estáis interesando mucho por el disco y nosotros estamos contentos con la respuesta que percibimos y eso que no hemos entrado a caballo en ningún escenario de ningún festival.

Veremos qué tal se traduce eso a las próximas fechas de la gira. Lo mismo vamos a caballo a algún concierto, a ver qué pasa.

¿Qué supone ‘Kriegszeit’ para vosotros?

Otro paso en nuestro camino, es todo lo que queremos hacer; seguir caminando. Este es el duodécimo álbum que publicamos en nueve años. Hemos hecho cientos de conciertos en varios continentes, y cada uno de esos trabajos y de estos conciertos ha ido construyendo el camino en el que estamos ahora. Así que un álbum o una gira más siempre son una buena noticia porque seguimos pudiendo hacer lo que queremos hacer.

Veo que ‘Kriegszeit’ significa “tiempo de guerra” en alemán. ¿Por qué este título?

Sentimos que, de algún modo, vivimos en una guerra. Quizás es una guerra callada la mayor parte del tiempo, pero la paz no es la norma. Nos pareció que además era una buena forma de definir el sentido global de este conjunto de canciones y sus letras, que no solo sondean aspectos como las fronteras y lo hondo que es el mar por la noche, y que han terminado hablando de muchas otras cosas, sociales, políticas y también personales sobre cómo encajamos en un sistema en el que casi nada de lo que crees que debería pasar termina pasando porque, en el fondo, todo lo que te han contado sobre los engranajes que hacen que tu vida funcione se rige por una serie de magnitudes que no vas a entender en la vida pero que se pueden resumir en dinero y poder; y tú no tienes ni una cosa ni la otra.

«Sentimos que, de algún modo, vivimos en una guerra»

Queda muy poquito para que vuestra gira por España dé pistoletazo de salida. ¿Qué expectativas tenéis? ¿Qué esperáis?

Ah, las expectativas… Esperamos que salga todo bien, ver a todas las personas que conocemos en cada ciudad y que los conciertos nos sirvan para conocer a muchas más.

Vivimos rodeados de gente con expectativas delirantes en todos los ámbitos y eso está bien. Hay que tener metas y hacerse ilusiones porque eso es uno de los mejores combustibles para seguir adelante. Pero otra cosa muy diferente es no solo no tener los pies en la tierra sino no saber qué son tus pies, ni qué es la tierra.

El ecosistema en el que nos movemos en este país es un mar proceloso, complicado de navegar para alguien que como nosotros, que peinamos canas (yo sólo en las barbas, por ahora) y a lo tonto llevamos ya más de veinte años en esto. A nada que mires con un poco de atención te das cuenta de que la ecuación es muy difícil de resolver con los datos que tienes y que las únicas constantes son tu trabajo, tus canciones, tu compromiso y tu honestidad. Manejando eso con cabeza y no dejándote llevar por los cantos de los vendedores de humo que pueblan este ecosistema, todo suele salir bien y tus expectativas no se terminan convirtiendo en el motivo de que un día te des cuenta de que hace cinco años que no escribes una canción.

«Tener metas y hacerse ilusiones es uno de los mejores combustibles»

En vuestras redes habéis colgado imágenes con las distintas ciudades donde vais a tocar. Entre ellas están Madrid, Sevilla, Oviedo y Zamora, pero también pone que habrá “más fechas muy pronto”. ¿Podemos conocer algún lugar más dónde veros escucharos?

En breve anunciaremos fechas en Portugal y algún que otro sitio más en la península y Canarias. Pero bueno, somos muy de misterio y sorpresa así que mejor mantenemos la pausa dramática.

Kindata, San Jerónimo y MobyDick son los tres grupos que, en principio, van a acompañaros en algún momento de vuestra gira. ¿Habrá alguna sorpresa más?

Pues por ahora no tenemos prevista ninguna sorpresa más en ese sentido, pero quién sabe (pausa dramática).

El año que viene cumplís ya una década como dúo musical, que se dice pronto. ¿Tenéis pensado celebrarlo de alguna manera? Single, EP, videoclip, colaboración…

Queríamos hacer un documental sobre nuestras vidas, como Sergio Ramos. Que se notase que somos gente normal y que nuestra vida es la vida de personas del pueblo que con trabajo y constancia han llegado a algo. Pero no fuimos capaces de definir exactamente a qué hemos llegado y no somos unos ególatras horteras. Así que aunque tenemos un montón de ideas, aún no sabemos muy bien por dónde irán los tiros. Pero algo haremos, ¡claro!

«Queríamos hacer un documental sobre nuestras vidas, como Sergio Ramos»

¿Qué será de I am Dive tras esta gira?

Seguiremos trabajando. Tenemos un proyecto que nos hace mucha ilusión y que nos ocupará algunos meses de composición y grabación; una banda sonora.  También estamos trabajando en una gira en varios países del norte de Europa. Realmente, no sé qué será de nosotros pero sé que aburrirnos no nos vamos a aburrir.

En cierto modo es difícil categorizar el estilo de música que hacéis. ¿Cómo os definiríais vosotros mismos?

Hace años que siempre le copiamos esta respuesta a un tipo que, durante una gira en Estados Unidos, nos definió como “música de baile para gente triste”. Aunque no estoy muy seguro de si esto es o no muy acertado, a mí me gusta mucho.

«Hacemos música de baila para gente triste»

Actualmente el panorama está algo removido en España a nivel musical. Cada vez se discute más el grado de dificultad para vivir de la música. ¿Qué me diríais vosotros? ¿Es difícil vivir de la música?

Vivir de la música es una cosa extremadamente compleja. Puedo decirte que yo vivo de la música, sí, pero porque además del grupo trabajo en una empresa en la que gestionamos una sala de conciertos y un montón de eventos y festivales. Además llevamos varios proyectos relacionados con la música en el sello, WeAreWolves Records. Vivir de la música para mí no es vivir de los rendimientos exclusivos de la música que has dicho. Eso le pasa a muy poca gente.

El problema es que la música cada vez importa menos, en general y que, como en resto del paraíso liberal en el que vivimos, cada vez hay más trozos del pastel en manos de menos gente. Sé que sueno a abuelo cebolletas cuando me pongo así, y no quiero porque no se me ha escapado el cambio constante de paradigma que experimenta este fenómeno (fenómeno más que sector negocio o industria). Pero creo que estamos presenciando un cambio antropológico estructural que va mucho más allá de que no se vendan discos. Es mayor que la música.

La velocidad a la que se suceden estos eventos en los últimos años es tan elevada que cada generación vive un número de cambios disruptivos en su esquema vital exponencialmente mayor que la generación anterior. Yo he vivido mi adolescencia sin móvil ni internet, pero una persona que nazca hoy me verá morir como si nosotros hoy viéramos morir a un dinosaurio.

«Cada generación vive un número de cambios disruptivos en su esquema vital exponencialmente mayor que la generación anterior»

Normalmente las radios musicales no dan cabida a estilos como el vuestro. ¿Qué opinión tenéis al respecto? ¿Os sentís obstaculizados?

Hay una opinión compartida por muchos músicos y muchas bandas que conozco que va en esa dirección: ven el hecho de no sonar en la radio como un obstáculo. Yo no sé si tienen razón pero no puedo decir que esté de acuerdo con esto.

Es evidente que un grupo como I am Dive no va a sonar en Los 40 Principales o en Cadena Dial y es normal. Solo hay que pararse a escuchar lo que pinchan en estas emisoras para darse cuenta de que somos agua y aceite. Pero esto funciona en el otro sentido también. Nosotros siempre hemos encontrado hueco para sonar en Radio 3, Toxicosmos o UNK FM y en éstas no vas a escuchar el último éxito de yo qué sé quién sea ahora el hype del momento en la radio comercial.

Es como si Sir David Attenborough se quejase de que no le invitan a Sálvame. Como si Belén Esteban estuviera enfadada con su agente porque a estas alturas de la película no le haya conseguido aún un asiento B mayúscula de la Real Academia de la Lengua. Agua y aceite.

Pasa también que nos hemos hecho fuertes -y estúpidos- en nuestros muros de Facebook y Twitter y nuestros feeds de Instagram y nos creemos que el mundo es un sitio en el que todo el mundo está de acuerdo con nosotros. Y no es así. Somos muy pequeños, y somos insignificantes para esa industria cuyo rechazo hay quien ve como un obstáculo. Ser conscientes de las dimensiones reales que uno tiene es también muy importante, tanto o más que saber que la mayoría de las veces la relevancia y la popularidad son términos que se mezclan a la ligera cuando no deberían.

Hay artistas tan tremendamente populares como irrelevantes, que pasarán sin más, cuando la corporación del entretenimiento de turno decida que es el turno de otro.

Para nosotros, la música es un lenguaje poderoso capaz de rescatarte. ¿Qué es la música para I am Dive?

Para nosotros es la constante que nos ha mantenido en nuestro sitio todos estos años. Para mí, entiendo que para José -la otra mitad del grupo- también, no ha habido otro líquido amniótico más cómodo en el que estar, ni otra forma mejor de decir las cosas que no sabíamos, o no nos atrevíamos a decir en muchos momentos (y no me refiero a hablar con nuestra música, sino sobre todo con la música de los demás).

La música es un lenguaje poderoso capaz de rescatarte y de otro millón de cosas, sólo hay que dejar que hable.

Juan Carlos Piña

Palma de Mallorca, 1996. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual. Aficionado a tocar el piano, a la fotografía y a viajar. ¿Música? ¡Sí, gracias!

Juan Carlos Piña

Juan Carlos Piña

Palma de Mallorca, 1996. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual. Aficionado a tocar el piano, a la fotografía y a viajar. ¿Música? ¡Sí, gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies