Una Guapa y Un Gualtrapa, de estreno con ‘Mainstream’: “El foco acabará estando en el ‘indie'”

Una Guapa y Un Gualtrapa, y llegan con una misión: reconciliar a los jóvenes con la música que no se escucha en las radios.

Amantes de la generación ‘beat’, bastante similar a la generación ‘millennial’ actual, y del rock de los años 50 y 60. Son Virginia y Ángel, o, como ellos prefieren llamarse, Una Guapa y Un Gualtrapa, y llegan con una misión: reconciliar a los jóvenes con la música que no se escucha en las radios. Lo hacen con su primer LP, que no podía tener otro nombre que ‘Mainstream’. 

¿Cómo está siendo el recibimiento de vuestro primer disco?

Bastante bueno. Hemos alucinado, han sido 3.000 reproducciones en un fin de semana, que para nosotros es muy fuerte.

¿Por qué ese título?

Virginia: Porque consideramos que somos ‘mainstream’.

Ángel: Creemos que tenemos el potencial de serlo porque el rock es ‘mainstream’, aunque parece que ahora solo lo sea la música urbana. Se escuchan igual, solo que se pone el foco en la segunda. A nivel de ventas de entradas, son iguales, aunque el rock esté algo más escondido.

“El rock y la música urbana se escuchan al mismo nivel, aunque se ponga el foco sobre la segunda. A nivel de venta de entradas, son iguales”

¿De qué conciertos podéis hablar? ¿Alguna sorpresa?

Virginia: El 6 de marzo, en Madrid, tocamos en El Perro de la Parte de Atrás del Coche con banda. A veces hacemos conciertos en acústico, nosotros dos solos, pero nos lo pasamos muchísimo mejor con banda. También hay un par de fechas cerradas que anunciaremos en breve.

¿Cómo decidís unir fuerzas?

Virginia: Nosotros nos conocemos desde hace muchísimos años. Cada uno tenía sus proyectos pero llevamos hablando de música desde 2009. Él tenía otro grupo y yo otros, además de cantar en coro. Siempre decíamos que teníamos que hacer algo en común.

Ángel: En 2017, en Nochevieja, antes de la cena, dijimos que nos uníamos. El nombre ya lo teníamos.

El nombre es curioso cuanto menos…

Ángel: Empezó como una broma muchísimo antes. Nos gusta porque ni ella es solo una guapa y yo espero no ser solo un ‘gualtrapa’ [risas]. Nos gusta el nombre literal y el significado.

Virginia: Dice la gente que tenemos que cambiarlo, que con él no vamos a ningún lado.

Vosotros mismos habéis dicho que nacéis con la necesidad de “reconciliar a los ‘millennials’ con la música”. ¿Cómo llegáis a esa conclusión?

Ángel: Vamos a tener que decirlo, pero estábamos leyendo ‘On the road’. Kerouac, en este libro, te describe la sociedad de los años 50 y ahora está pasando exactamente lo mismo. Estamos todos perdidos. A mí mis padres me educaron para que el esfuerzo merezca la pena y ahora parece que eso no es así. De ese libro, surgió toda la generación ‘beat’. Esa estética nos flipa, así que cogimos esas raíces y las llevamos al ‘indie’ más moderno.

 

¿Cuáles son vuestros referentes?

Virginia: Yo te diría que Los Beatles. He de reconocer que fui una fan tardía, cuando me obligaron a escucharles.

Ángel: Es que si todo lo que has escuchado de ellos es ‘Yellow submarine’ o ‘Hey, Jude’, que están fenomenal… Pero es que es muchísimo más. Podrías escuchar toda la vida a Los Beatles y seguirías teniendo variedad.

Virginia: Escuchamos también cosas más modernas, pero siempre volvemos ahí.

¿Realmente el ‘indie’ se está abriendo paso o sigue estando fagocitado por el ‘mainstream’?

Ángel: Me da la sensación de que somos demasiado individualistas, aunque cada vez vamos uniéndonos más y empieza a estar mejor vista la colaboración. Se está creando una industria, aunque no se abra paso en los medios grandes. Eso está cambiando, porque, si no, nos vamos a ahogar. No es verdad que la música urbana sea la única. Lo del ‘indie’ es muy relativo, nosotros somos ‘indie’ porque nos lo hacemos todo nosotros y no nos queda otra.

“Cada vez está mejor vista la cultura de la colaboración. A veces, somos demasiado individualistas”

En El Rescate Musical decimos siempre que “la música es ese lenguaje poderoso capaz de rescatarte”. ¿Qué es la música para vosotros?

Virginia: Es mi vida, cuando me levanto me pongo música. No podría vivir sin ella. Además de trabajo, que, a veces es complicado salir adelante con este tipo de música, a mí me relaja y me da ‘subidón’.

Ángel: Yo estoy igual, con los cascos siempre. Por suerte, además, es mi modo de vida, porque yo soy técnico de sonido y, sin ella, pues sería… Un parado [risas].