Miguel Campello: «Lo mejor es dejarse llevar por todos los sentidos y esforzarnos en tener eso que no tenga el de al lado»

Miguel Campello mira ahora al pasado para poder seguir en el presente. «Entre mil historias», es su nuevo trabajo discográfico, un libro-cd que recoge las mejores canciones de su vida artística en versión acústica. Sin embargo, eso no es todo, ya que además, ofrece cinco temas inéditos y cincuenta páginas que a través de fotos, dibujos, letras y muchas curiosidades, recorre la historia de este gran artista y recoge todos los recuerdos de una extensa carrera. Repasamos lo que esconden esas historias hablando sobre sus inspiraciones, sus inicios y sus inquietudes.

Acabas de terminar la gira en la riviera de Madrid, ¿qué tal? ¿qué sensaciones te quedan?

Estos dos años de conciertos, tanto los festivales como la última parte fin de gira que decidimos, hacer ha sido muy emotiva porque te sigues sintiendo arropado por toda esa gente que lleva muchos años con nosotros y gente nueva que aparece. Compartes escenario en festivales con un montón de gente y eso es lo que se quiere, seguir el camino.

Al final es una respuesta por todas partes, por un lado y por otros, llegas a los conciertos y se saben todas las letras…

Presentas ahora, “Entre mil historias”, dónde les das una segunda vida a dieciocho canciones, cinco inéditas, de toda tu carrera, vistiendolas en acústico. ¿Necesitaban una nueva cara?

Volver al principio de casi todas las canciones, incluyendo «Locura» u «Once Farolas». Muchas canciones que ya son de antes se trata de dejarlas casi como nacieron con una guitarra. Surgían de la guitarra y voz, y es como llevártelas ahora hasta ese punto, volver a sentirnos bebés nosotros mismos, sabiendo todo lo que sabemos, volver a ser algo tan primitivo.

Algo mucho más puro, ¿no?

A día de hoy hay mil máquinas, los ordenadores tienen de todo, puedes tocar la batería sin que haya un batería…Hoy puedes hacer mil historias que se salen de la música. Al final la música la convertimos en una especie de un puzzle. Antes no se veía y se escuchaba, pero ahora lo puedes ver en una pantalla de ordenador. Ahora damos muchas vueltas, como a la escritura: ahora tacho, ahora corrijo,ahora hago otra página… antes cuando te ponías intentaba que esa hoja que pasaras a limpio fuese la definitiva. Ahora lo emborronamos, ya no por tachones, sino que le damos vuelta a esa frase que ya estaba bien.

El principio de este libro era eso, desnudar las canciones y verlas como serían ahora con todo el aprendizaje.

«El flamenco es cantar llorando aunque no llores»

Además lo acompañas de un libro con dibujos, fotos, letras… ¿Una forma de unir esa parte artística que tienes?

Me gusta compartir en todos los sentidos, y a veces hay cajones enteros de dibujos e historias, y a lo mejor para ti son normales, pero que para alguien que te sigue es algo especial. Aportar todo eso que somos. Todo el mundo que escribe, dibuja y al revés. A todo el mundo le gusta pintar y dar una voltereta para atrás.

Haces la volvetera en los conciertos.

Lo de la volvetera, por ejemplo, me ha ayudado a hacer amigos, a encontrar curro, al igual que cantar, que me ha llevado a conocer a mucha gente. Me preguntaban «¿a dónde quieres llegar?» Yo no quiero llegar a ningún lado, porque cuando llegas y se ha acabado el viaje. Por eso creo que lo mejor es dejarse llevar por todos los sentidos, y esforzarnos en tener eso que no tenga el de al lado.

¿Cuándo uno se ha haciendo más mayor tiene esa necesidad de recopilar toda su historia?

Es una manera natural, porque tienes más historia. Hay un momento en el que tu historia no te la crees ni tú mismo, esto hace que te lo creas la gente que lo escucha y lo disfruta. En una isla desierta no serías capaz de seguir trabajando porque necesitas un feedback.

Con la edad uno tiene más información, y en mi caso he entendido cosas que no me paraba a entenderlas antes. No todo el mundo debería opinar de todo, porque para opinar de cosas deberíamos informarnos antes, pero como la opinión es muy gratuita, acaba opinando mucha gente y llenándote la cabeza demasiadas personas. Es como los consejos, no todos te van a venir bien. Al final la opinión que importa es la opinión del pueblo.

Para anunciar el disco publicaste el tema “Caballo negro” con un videoclip con una increible belleza y pureza. El tema recuerda mucho a la «Nana del caballo grande» de Lorca y Camarón.

Fue improvisado, porque fuimos a un sitio y se hizo de noche, y teníamos unos focos y los utilizamos. Cuando lo vimos en cámara nos quedamos alucinamos. Surgió esa sombra casi sin querer, no era lo mismo estar allí, que lo que luego se consiguió con la cámara.

Cuando nace esta canción yo estaba aprendiendo a cantar por bulerías y alegrías, y entonces es inevitable que cuando haces algo con ese temple y hablando de un tema como la heroína, era tan parecido a todo. Es inevitable que se parezca, porque el flamenco es eso, tu cantas por unos tonos y van a parar ahí. Es un orgullo que se parezca algo creado por Camarón, Lole y Manuel… primero porque es lo que escuchaba yo de niño, y segundo porque es el grito ese que te sale, yo más que cantar flamenco, lo que hago es llorar por dentro, y creo que el flamenco es eso, cantar llorando aunque no llores.

 ¿Vas a presentar estas canciones en una nueva gira acústica?

Claro, tiene que haberla. Habrá presentación por teatros, aunque haremos algún festival. «Entre mil historias» va a tener una presentación diferente, con una banda reducida, y vamos a hacer sitios más íntimos, más recogidito todo.

 

En este mundo dónde todo va tan rápido, y vivimos pegados a la tecnología, ¿cómo consigue uno conectar con uno mismo para componer?

Depende de tu cabeza, hay momentos en los que te vas a playa a relajarte, y no estás nada relajado porque las olas te molestan. Y el problema es que ese día te va a molestar todo. Al final es eso, cualquier sitio puede ser bueno, o puede ser malo. Lo tenemos dentro, puedes estar en cualquier sitio tranquilo y no poder y al contrario. Lo mejor es no pensar en cómo evadirte, sino dejar que te lleguen las cosas. Aunque no todos los consejos valen para todo el mundo, hay gente que necesita un estado X para hacerlo, o él lo piensa. Hay viene el problema, cuando tu piensas que necesitas algo para estar, ya no solo con la composición, sino con tu vida mismo. Hay gente también que no se escucha pa’ dentro, yo me escuchó un montón e intento usarlo.

Para nosotros la música es el lenguaje poderoso capaz de rescatarte. ¿Qué es para ti la música?

Fue un rescate de cosas que se me iban a imponer porque sí como estudiar o trabajar, en una época en la que no entendía ni una ni otra. Fue ese empujé para traerme a Madrid.

Andrea Seco Reyes

Lo mio es la comunicación, el social media y el marketing digital. Si esto lo unes a la música, tienes mi cocktail perfecto. La música tiene el poder de rescatarte.

Andrea Seco Reyes

Andrea Seco Reyes

Lo mio es la comunicación, el social media y el marketing digital. Si esto lo unes a la música, tienes mi cocktail perfecto. La música tiene el poder de rescatarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies