La M.O.D.A: «En 2020 vamos a estar apartados de los escenarios para componer un nuevo disco»

La Maravillosa Orquesta Del Alcohol, más conocidos como La M.O.D.A., es un septeto de Burgos formado por David Ruiz, Alvar de Pablo, Caleb Melguizo, Joselito Maravillas, Jorge Juan Mariscal, Jacobo Naya y Nacho Tur. Hace unas semanas estrenaron Colectivo nostalgia, un nuevo tema que no significa el adelanto de ningún disco. Del mismo modo, hace escasos días también lanzaron La zona galáctica. El grupo burgalés ha tocado en varios festivales, como el Mallorca Live Festival o el Viña Rock mientras se prepara para el fin de su gira, que tendrá lugar en noviembre. Hablamos con David Ruiz, vocalista y guitarrista de la banda.

¿Cómo estás?

Bien. Estamos ensayando y preparándonos para el concierto de Burgos que tenemos en San Pedro el día 29 en las fiestas. Estamos muy contentos. Nos está yendo todo muy bien. Acabamos de estrenar un par de canciones hace nada. Hemos empezado en abril a tocar en bastantes conciertos. Muy felices con cómo suena la gira. Hemos estado en el Viña Rock, en el festival de les Arts (Valencia), en el Mallorca Live Festival. Este último fin de semana también hemos estado disfrutando del directo en Valladolid. Muy felices.

¿Cuál es la última canción que has escuchado?

Una de un artista de Madrid que se llama Israel B. La canción se llama Cianuro.

Hablemos de La M.O.D.A. Recientemente habéis estrenado dos canciones. Una de ellas es Colectivo nostalgia. ¿Qué intentáis transmitir con ella?

Más que intentar transmitir hemos intentado expresar o capturar un estado de ánimo y lo que te genera ese estado de ánimo, esa emoción, ese sentimiento. Es una canción que en principio a nosotros nos llenaba más por lo que te generaba que por lo que tocábamos, las melodías o las notas en sí. Vamos a decir que lo que nos llamó la atención o lo que nos cautivó de ella era el contenido y no el continente. Pero creo que en la letra queda bastante claro… Bueno, ¿cómo va a quedar claro, si es una letra nuestra? (Ríe). Pero es más concreta que otras.

En el vídeo se ven las 6:55, a punto de que suene la alarma un lunes o un día de rutina que es lo que trata de simbolizar; ese momento en que te despiertas y hay unos segundos en los que todavía no sabes dónde estás. Luego ya tomas conciencia de la rutina y de dónde estás. Un poco con todo eso, el aporte, la letra, la música, el sonido, la producción de Raúl Refree y su mezcla y el vídeo hemos intentado expresarnos, sacarnos cosas de dentro que nos queremos sacar e intentar conectar con el púbico.

¿Qué significa para vosotros este tema?

Es una canción nuestra y, como todas las demás, nos significa todo. No te puedo decir nada más concreto.

¿En qué os basáis al componer?

Realmente supongo que como todos. En nuestra experiencia musical, en nuestras vivencias, en nuestra experiencia en la vida, en la música que escuchamos, en las películas que vemos, los libros que leemos, lo que nos cuenta la gente de nuestro entorno, lo que nos cuentan los medios, lo que intuimos que es la realidad. No sé. Todo eso.

La zona galáctica también salió hace muy poquito tiempo. ¿De dónde nace y por qué?

Yo creo que nace de lo que llaman lugar, uno de esos espacios en los que discurren muchos momentos de la vida, pero realmente no están considerados como un hogar o un lugar en el que estar. Nace de un sitio oscuro, lejano y a la vez que está muy cerca y sobrevolándonos. Es una canción en la que intentamos despojarnos de ataduras, hacer lo que nos da la gana, sentirnos libres de volver a ser un grupo de amigos ensayando en un local haciendo música y compartiéndola. Sin pensar más allá.

Es una crítica social.

Nos inspiramos o estamos influidos por nuestros entorno y por el mundo en el que vivimos. El ser humano es la fuente de todas nuestras canciones y de alguna manera la fuente de todas nuestras emociones como personas y como músicos. Entonces todo lo que está pasando a nuestro alrededor se cuela en nuestro imaginario y se cuenta en nuestras letras de alguna forma. Esta canción ha salido así. No nos planteamos antes de escribirla escribir un tema de este tipo. O si es crítica social o no. Simplemente la hacemos y grabamos el vídeo en colaboración con la persona que nos hace siempre los vídeos, que es Miguel Ángel Cámara, de Burgos también. No hace falta decir lo que es. Yo creo que quien lo escuche y lo vea lo va a captar bastante rápido.

De todas vuestras canciones, ¿cuál dirías que es la que resume mejor vuestra esencia?

Sería difícil para mí escoger sólo una. No te lo podría decir sólo en una canción. Si tuviese que sintetizar todo lo que es La M.O.D.A. en un solo tema, si solo tuviese una oportunidad de ponerle una canción a alguien, quizá diría Himno nacional.

¿Qué festival habéis disfrutado más en lo que va de temporada?

No te podría decir uno. Aunque suene a respuesta de futbolista, cada noche tiene algo de especial. Si no es por el recinto, es por el público. Si no es por la temperatura que hacía o por la puesta de sol, es por lo compañeros con los que compartes cartel o porque el público se ha vuelto más loco de lo que tenías pensado. Si no es porque has sonado como nunca, es porque el equipo era muy bueno o porque las luces le han salido increíbles al técnico ese día. Cada concierto y cada público tiene algo de especial.

Este verano será intenso y no dejaréis de dar conciertos.

Pues no. Tenemos la agenda llena hasta fin de gira, que será el 23 de noviembre en el WiZink Center (Madrid). Antes haremos también alguna sala más para el fin de gira. Pero sí. Una agenda hasta arriba y estamos muy contentos de que sea así.

Como dices, La M.O.D.A. se despide en noviembre con un concierto en Madrid y otro en Barcelona. ¿Algún adelanto o alguna sorpresa?

Haremos un repertorio largo. Tocaremos canciones de todos nuestros discos y algunas referencias sueltas. Habrá invitados. No vamos a decir quién va a venir, pero sí que habrá algunos invitados. Tampoco nada espectacular; no vamos a llevar ahí ocho invitados. No. Queremos hacerlo entre amigos, pero sí invitar a ciertas personas con las que hemos compartido momentos importantes en esta trayectoria de 8 años. Esperemos que sea especial. Estamos trabajando el repertorio y siempre estamos intentando cambiar algunas partes de los conciertos, alguna intro o el pase a alguna instrumental. Esperamos estar a la altura.

Será en Razzmatazz (Barcelona) y WiZink Center (Madrid), dos pesos pesados en España. ¿Cómo lo lleváis?

Se toma como un concierto muy importante y muy especial, lógicamente, pero ya hemos tocado ahí. En Razzmatazz ya estuvimos teloneando a los Dropkick Murphys en 2013. Y en el WiZink Center ya tocamos nosotros el año pasado. Así que sabemos un poco cómo son las zonas y vamos a gozar. Habrá mucha presión. Un minuto antes de salir al escenario estaremos ahí que nos querremos morir. Pero vamos a disfrutar. Van ya un montón de entradas vendidas. Creo que las sacamos hace dos semanas y en Barcelona se ha vendido ya la mitad de la sala. En Madrid se han vendido más de 6.000 entradas. Estamos flipando y con ganas de ir poco a poco. No queremos volvernos locos con el fin de gira. Tenemos muchos conciertos por delante que son muy importantes y ya habrá momento de liarla en noviembre.

¿Cómo describirías o dirías que son vuestros conciertos?

Yo desde dentro no soy objetivo ni tengo esa perspectiva para poder juzgarlo. Sí te puedo decir que por nuestra parte ponemos todo ahí. Nos dejamos la piel e intentamos transmitir lo que es para nosotros la música y nuestras canciones. Intentamos transmitir y conectar con el público.

No solo habéis actuado en España, sino que también habéis llevado vuestra música a países como Colombia o Irlanda. ¿En qué momento decidisteis visitar el extranjero?

Ha habido un poquito de todo. La primera vez hicimos una gira callejera improvisada que la montamos nosotros mismos en 2012. Luego estuvimos tocando en Irlanda e Inglaterra con la gente de Rock Sin Subtítulos, que nos escribieron para montarnos los conciertos allí. En Colombia, por ejemplo, fue a través del director de un festival, el Rock al Parque, que es de lo más multitudinarios de Latinoamérica y se hace en Bogotá. Se puso en contacto con nuestro manager, se mostró interesado y nos llevó a tocar al festival. Lo mismo cuando hemos ido a Estados Unidos o a México. Ha sido porque contábamos con gente que estaba interesada en llevarnos y por ayudarnos con una gira. Estamos muy agradecidos por las experiencias.

Salvados (de las balas perdidas) es de momento vuestro último disco. ¿Es también el más grande hasta ahora?

No. Para nosotros es un disco de La M.O.D.A. con todo lo que eso significa. Le tenemos todo el cariño y hemos puesto el corazón en él igual que en los demás.

¿Qué será de La M.O.D.A. en 2020?

En 2020 vamos a estar apartados de los escenarios. Daremos tres o cuatro conciertos máximo. Vamos a intentar componer un disco nuevo.

Dices que daréis algún concierto el año que viene. ¿Tenéis ya idea de dónde será?

Todavía no. Está todo hablándose, pero en principio está en el aire. No te puedo decir nada más.

De cara al próximo álbum, ¿hay algo ya pensado?

No. Lo único que tenemos pensado es que queremos dedicar el año que viene a tener tiempo para poder trabajar en él con calma, sin presión, metiéndole horas en el local y también poder hacer otras cosas que ayuden a hacer el disco y a inspirarnos. Tal vez poder viajar aunque sea un poquitín y vivir otras experiencias al margen de la rutina del día a día en la que llevamos prácticamente metidos ocho años.

A pesar de que no haya nada pensado, ¿te gustaría que hubiera alguna colaboración con algún cantante o algún grupo?

Yo creo que eso no se piensa hasta el final.

Sale.

Si al final estás haciendo un tema y surge, dices: «Joder, esta canción si la cantase tal artista sería increíble». Ahí igual sí. Pero la verdad es que de cara a este álbum no hay pensada de momento ninguna colaboración. No sé lo que pasará. Es muy pronto todavía.

Para nosotros, la música es un lenguaje poderoso capaz de rescatarte. ¿Qué es la música para La M.O.D.A.?

Una manera de vivir la vida con todo lo que eso implica. Es a lo que le dedicamos la mayor parte del tiempo, nuestra ilusión, nuestra energía y lo que nos devuelve todas esas cosas multiplicadas por mil. Nos ha dado muchos momentos increíbles: viajes, anécdotas, sensaciones encima del escenario, sensaciones con la gente que viene a vernos… Creo que es una forma de vivir la vida.

5.0
10

Juan Carlos Piña

Palma de Mallorca, 1996. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual. Aficionado a tocar el piano, a la fotografía y a viajar. ¿Música? ¡Sí, gracias!

Juan Carlos Piña

Juan Carlos Piña

Palma de Mallorca, 1996. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual. Aficionado a tocar el piano, a la fotografía y a viajar. ¿Música? ¡Sí, gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies