Llega el primer disco de Ginebras, ‘Ya dormiré cuando me muera’: “Nos encantaría colaborar con Amaia”

Llegó el día. 'Ya dormiré cuando me muera' es el disco debut de Ginebras y está disponible desde este mismo viernes, 25 de septiembre.

Llegó el día. ‘Ya dormiré cuando me muera’ es el disco debut de Ginebras y está disponible desde este mismo viernes, 25 de septiembre. Cultura pop, feminismo y temática LGTBI son los ejes principales de las divertidas y pegadizas letras de la ‘girlband’ más puntera de la escena independiente. 

En El Rescate Musical hemos hablado con su bajista, Raquel, pocas horas antes de que viera la luz el primer EP de la banda, un trabajo que llega en una situación difícil para la música en directo. Aplazamientos, cancelaciones y, en definitiva, mucha incertidumbre a causa del coronavirus: “Quizá sea el momento de componer con otra gente”, explica la gallega. 

Aunque aseguran estar centradas en este nuevo proyecto, del que ya pueden disfrutar sus seguidores, no niegan tener algún que otro ‘fetiche’ en mente en cuanto a colaboraciones: “Amaia Romero”, dice Raquel sin titubear, hablando también por las otras tres componentes. 

¿Qué tal? ¿Hay nervios por la salida del disco?

Sí. Claro que hay, pero de los buenos. Como cuando vienen los Reyes Magos.

Lo presentasteis en ‘petit comité’ el miércoles. 

Sí, aquí en el Café Madrid, para unos cuantos fans. Estuvimos muy poquitos pero por fin hemos podido tocar el disco por primera vez, así que estamos muy agradecidas.

¿Cómo lo recibió el público?

Muy bien, aunque fue muy raro. Todo el mundo sentado, en sus mesitas… La primera canción fue como “¿qué está pasando?”, pero luego cuando acabamos la gente aplaudía mucho y fue muy guay. A nosotras nos transmitieron que todo va bien.

‘Ya dormiré cuando me muera’. Título curioso, ¿no? 

Es una frase del tema ‘Crystal fighters’ y viene de hace mucho, de cuando empezamos con Vanana Records y casi no teníamos pensado hacer un disco. Les pusimos la maqueta de esa canción y dijeron que molaba. Es una frase de Steve Aoki. Nos preguntaron si se llamaba así la canción y todo. Luego nos miramos todas y dijimos: “Vale, ya tenemos nombre del disco”.

¿Cómo fue el proceso de producción? 

Las canciones estaban mucho antes de la cuarentena. Lo grabamos en una semana de enero y el resto en febrero. Nos dejamos por grabar algún coro, algo de jaleo. Lo más divertido, lo menos de estudio. Ese día que grabamos los coros fue la primera vez que nos vimos todas tras el confinamiento, aunque Sandra y Magüi ya se habían visto porque viven juntas.

¿Se ha quedado alguna canción importante fuera?

Sí, pero se quedan para el segundo. Ya está pensado [risas]. Sí que dudamos si esta o la otra, pero, vamos, que están ahí. Si nos apetece las sacaremos y si hacemos otras que nos apetezcan más, pues descartamos estas y se las vendemos a Bustamante.

¿Qué tiene que esperar de vosotras todos los que vayan a vuestros conciertos? 

Lo primero, deben estar con la mascarilla y sentados en la silla, que por muchas ganas que les den de quitársela… Al final son canciones muy ‘bailongas’ -de ‘Paco y Carmela’ teníamos hasta una coreografía montada- y que, a pesar de toda esta mierda, creo que las van a disfrutar un montón. Además, como damos bastante la chapa, se van a reír mucho. La gente supongo que se habrá escuchado el disco antes de venir, pero el directo es un valor añadido. Ojalá poder bajar con la gente a bailar, pero todo llegará.

¿Se viene alguna colaboración? ¿Os traéis algo con Anaju y Maialen, de ‘OT 2020’, que cantaron vuestra versión de ‘Con altura’ -Rosalía- en el concurso?

Por ahora, estamos centradas en el disco. Sí que tenemos una colaboración que está en el horno, pero ahora estamos con nuestro primer LP a tope y luego ya haremos colaboraciones. Nosotras acabamos de llegar, tenemos ganas de colaborar con todo el mundo, así que lo de Anaju y Maialen, no sé. No hay ninguna exclusiva que contar en cuanto a eso. Ahora quizá sea el momento de componer con otra gente, ya que no hay tantos directos.

Hablando de colaboraciones, ¿alguna soñada?

Siempre decimos que con Amaia. Nos fliparía, pero es que todo nos hace tanta ilusión.

Con vuestras letras, poco a poco, os estáis convirtiendo de alguna forma en referentes feministas o de la bisexualidad. ¿Lo notáis?

La verdad es que no pensamos en ser un referente de algo. Nosotras, al final, hablamos de nuestras cosas, de lo que sabemos. Somos mujeres, pertenecemos al colectivo LGTBI y, al final, si contando nuestra verdad somos referentes, pues genial. Sí que nos han escrito algunas chicas por ‘Todas mis ex tiene novio’ para decirnos que a ellas les pasa igual.

Ya lleváis cierto tiempo de rodaje en este mundo. ¿Os habéis encontrado alguna conducta machista dentro la industria musical?

Qué va. Luchar contra la cultura en la que nos han educado es algo que siempre está ahí. Desgraciadamente no hay tantos grupos de tías o, si los hay, no tienen tanta visibilidad como los de chicos. Al final, nosotras estamos luchando de una manera muy dulce. Lo máximo que hemos sentido como rechazo es que nos hayan llamado “feminazis, lesbianas y vascas”.

NOSOTRAS LUCHAMOS POR EL FEMINISMO DE UNA FORMA MUY DULCE

¿Qué más tiene que pasar para que los de arriba se den cuenta de que la cultura es segura en tiempos de coronavirus? 

No sé qué pasa. Nosotras tampoco hemos hecho muchos bolos en ‘la nueva normalidad’ y todo el mundo genial, con su mascarilla y sentado, moviéndose en la silla. Cuando hemos ido a ver conciertos, como en el de Maialen o Sidonie, también hemos tenido esas ganas de bailar, pero al final lo entiendes. Es mejor que nada. Los políticos, al igual que mucha gente, no ven eso, porque creo que no han estado en muchos conciertos. Al final se quedan con el comportamiento de cuatro tontos.