Delahaus: “Todo el mundo dice que nuestras canciones dan buen rollo”

Málaga y Madrid, electrónica francesa y rock argentino. Esta variopinta, pero efectiva mezcla son Rocío y Javi, los integrantes de Delahaus.

Málaga y Madrid, electrónica francesa y rock argentino. Esta variopinta, pero efectiva mezcla son Rocío y Javi, los integrantes de Delahaus. El pasado mes de septiembre lanzaron su último sencillo, ‘Cinemascope’, una radiografía de las relaciones tóxicas que cuenta con la colaboración de un grande de la producción nacional, Álex Olmedo (Coque Malla, Coti, Christina Rosenvinge…). 

En esta época complicada para la música en directo, a la que tienen muchas ganas de volver a hacer de las suyas, ambos artistas aprovechan el tiempo para componer. No obstante, como comentan en esta entrevista para El Rescate Musical, les cuesta encontrar esa inspiración cuando la rutina todavía no es la que era antes. 

¿Contentos con la acogida de ‘Cinemascope’?

Rocío: Sí, era un poco la intención. Después de la anterior, de ‘Extraños’, que era un poco sobre la situación del coronavirus, queríamos hablar de algo que no es tan actual pero sí de toda la vida, las relaciones tóxicas. Siempre hay una cercana o incluso propia.

Javi: Con el recibimiento estamos muy sorprendidos, si lo comparamos con el de las demás canciones. Somos un grupo pequeño con una promoción muy limitada al no tener compañía discográfica ni management.

Rocío: Queríamos que las cosas fueran saliendo naturales. La producción, las melodías, las letras, el diseño de las portadas, redes sociales… Somos una agencia 360.

También trabajáis con Álex Olmedo, un productor que tiene un currículum impresionante (Ska-P, Coque Malla, Coti…). ¿Cómo llegó a vuestras vidas? 

Javi: Está siendo fundamental para nosotros. En el EP anterior, le pasábamos las pistas y trabajaba con las que creía que estaban bien, en otras aportaba sus ideas… Sin él, habría sido imposible sacar estas últimas canciones. Le conozco de la época en la que yo tocaba en La Loca María y coincidimos bastante con él cuando estaba de promoción con La Naranja China, su proyecto personal.

¿Por qué decidís formar Delahaus?

Rocío: Para mí es el primer proyecto musical. Llevo toda la vida cantando y tocando, como se dice, en el coro del colegio. También di un concierto en el Teatro Lara con Ricardo Vicente (La Costa Brava, Nixon). Javi y yo somos pareja desde hace muchos años y él me decía que teníamos que montar algo, pero hasta 2015 no surgió la oportunidad.

Javi: Yo pasé unos años sin hacer música porque acabé un poco ‘petado’ de todo, pero seguía componiendo en casa. Rocío me animó a que intentase sacar algo y, cuando estaba creando ese algo, le animé a que participara. Ha ido tomando protagonismo en todos los aspectos, ya es voz principal en muchas de las canciones. Realmente, canta mejor que yo.

Rocío: ¡Para nada! [risas]

Definís vuestra música como “pop luminoso”. ¡Justifiquen la respuesta!

Javi: Lo del “pop luminoso” nos lo dijo una vez la mujer de un batería con el que hemos tocado alguna vez. Nos gustó mucho porque refleja el espíritu de nuestro sonido, que es muy optimista. Todo el mundo nos dice que nuestras canciones dan buen rollo, aunque las letras no sean especialmente alegres en muchas ocasiones.

¿Cuáles son los referentes que os han inspirado para hacer música? 

Javi: La Loca María era un grupo muy de Tequila, Los Rodríguez y rock argentino en general. En los últimos años, hemos incorporado a Los Beatles, cosas de Gustavo Cerati (Soda Stereo). Sí que es verdad que luego oyes las canciones de Delahaus y tampoco encuentras muchos parecidos. Es simplemente que mezclamos cosas que nos gustan.

Rocío: Es un poco esa envidia sana de ver lo que hacen los demás y pensar que eso es lo que a ti te gustaría hacer. Toda la música que ha dicho Javi me mola a mí también, pero yo soy más del pop o la electrónica francesa. Me encantan L’ Imperátrice, Clara Lupiani o Angèle, que acaba de sacar una canción con Dua Lipa. Somos una mezcla de sus influencias, que son más de pop y rock, y de las mías, que son como más espaciales.

¿Tenéis proyectos futuros, algo en lo que estéis trabajando y que se pueda contar? 

Javi: Nuestro objetivo siempre ha sido hacer canciones. Nos encantaría que llegase un momento en el que pudiésemos organizar nuestras vidas para tener a posibilidad de tocar y poder meter más cabeza en la música. Lo cierto es que ahora estamos componiendo, pero todas esas canciones están sin terminar.

Rocío: Sí, falta un poco de inspiración, porque para mí es necesario salir, ver, hablar… Ahora hacemos pocas cosas, vamos de casa al trabajo y del trabajo a casa. Admiro mucho a la gente que compone de una forma tan rápida y tan brillante.

¿Habéis aprendido algo de la pandemia a nivel profesional? 

Javi: Pues que hay que tener los ‘huevos’ en varias cestas. Como vivas solo de una y esa esté afectada por la pandemia, estás bien fastidiado. Yo pienso mucho en la gente que se dedica a la música, pero no solo los músicos, que son la cara visible: iluminación, técnicos, ‘backliners’, la gente de las salas… Ha habido muchos movimientos que han luchado por esto, pero va pasando el tiempo y las ayudas no llegan. Es como los aplausos a los sanitarios, que parece que se han olvidado

Rocío: Para nosotros, la música es total y completamente afición. De hecho, uno de los planes para este verano era presentarnos a festivales, mirar salas y girar por España. Luego vino todo esto y fue un poco bajón, pero seguimos con la ilusión intacta. Ahora lo más importante es cuidarse y, cuando se pueda, volver a los escenarios con más ganas.

Entonces supongo que a 2021 le pedís hacer muchos conciertos…

Javi: Sí, al menos que se pueda. Si luego nosotros lo conseguimos, genial, pero sobre todo que se pueda.

Rocío: Claro, eso y juntarnos con la banda, que lo dejamos un poco apartado.