Alejandro Parreño (Nómada): “Menos mal que en nuestro ‘OT’ no había redes, aunque las críticas nos venían por la prensa”

Alejandro Parreño nos presenta 'Harto', un tema que estará incluido en el próximo disco del grupo (Nómada), previsto para septiembre. 

Tras un parón, Alejandro Parreño tenía la fiel intención de resucitar Nómada, la banda que formó junto a su hermano Gonzalo y Pablo Torres en 2006. Aunque la pandemia del coronavirus le haya cambiado los planes, el artista valenciano no ha parado y ha lanzado ‘Harto’, un tema que estará incluido en el próximo disco del grupo, previsto para septiembre. 

No obstante, el exconcursante de la primera edición de ‘OT’ no tiene reparos en hablar de su pasado en el formato de Gestmusic. En su entrevista para El Rescate Musical, recuerda que esta etiqueta les abrió muchas puertas, pero les cerró otras: “Hay que saber separar, aunque cada vez hay menos prejuicios”. 

¿Qué tal estás llevando estas semanas? 

Ahora mejor, en desescalada, y más teniendo un enano de 5 años. Tampoco lo hemos llevado tan mal, con mucha música.

¿El ‘peque’ te ha dejado hacer música? 

Tocar y hacer versiones, sí. Componer, complicado. Como no tiene colegio, he estado todo el rato haciendo de papá, cocinero, maestro…

Presentas el single ‘Harto’. ¿De qué estás harto?

Ahora mismo de todo esto [risas]. Es un tema que compuse siendo adolescente y que hemos decidido rescatar ahora. Lo íbamos a meter en el disco anterior, pero no dio tiempo. Trata de las inseguridades en las relaciones que afectan a una pareja.

¿Qué puedes desvelar del disco? 

Pues que iba a salir en mayo. Llevábamos mucho tiempo trabajando en él y, fíjate, ha venido una pandemia mundial.

¿Había conciertos cerrados para presentarlo? 

Íbamos a mirar ya salas ahora en mayo. La idea sería sacarlo en septiembre y, a partir de ahí, hacer conciertos.

Antes cantabas en solitario. ¿Cómo surge Nómada? 

Sí, mis primeros discos los saqué como Alejandro Parreño y eran más de intérprete que de compositor. En 2006, decidimos juntarnos y publicar mis temas. El formato banda y estar rodeado de músicos es lo que siempre me ha gustado, así que formé Nómada con mi hermano Gonzalo y con Pablo Torres. Luego es verdad que han pasado muchas cosas en mi vida: mi hermano murió, he sido papá… Me lo he tomado con calma y he estado componiendo en la sombra. Ahora mantengo el nombre en memoria a Gonzalo, que sigue siendo la esencia.

“Siempre me han gustado el formato banda, por eso formé nómada”

¿Volverías a ser cantante solista? 

Es una cuestión de marca más bien. Yo soy el ‘cabecilla’ de Nómada, pero no sonaríamos así sin los músicos que tengo detrás.

¿Cómo visualizas el momento en el que te vuelvas a subir a un escenario? 

Tengo mucho ‘mono’. Es cierto que tenemos que tener paciencia con esta situación, pero ya tenemos una fecha cerrada en Granada, para el 26 de septiembre. Es una sala pequeñita, los artistas de conciertos grandes van a tener más problemas. Lo estamos viendo, con la cancelación de festivales.

¿En qué crees que cambiará la industria musical a causa del coronavirus? 

Está claro que hasta que no haya una vacuna no vamos a volver a la normalidad. Yo me considero una persona afortunada porque puedo permitirme el lujo de parar unos meses; otros compañeros de profesión, como los músicos de orquesta, sí se han visto más afectados. Teletrabajar, para componer y hacer alguna versión, está bien. Pero nosotros vivimos de los directos.

Entre tu salida de ‘OT’ y Nómada hay algunos años de diferencia. ¿Cómo recuerdas esa época?

Fueron una auténtica locura, aunque la fama es algo que nunca me ha atraído. Gracias a ‘OT’ trabajo de lo que trabajo y conozco a los músicos y productores que conozco. Con los compañeros, pues como niños pequeños en un albergue. Luego termina eso y ya tienes que trabajar tú en tu música.

¿Has vuelto a ver ‘OT: la película’, ahora que está en el catálogo de Netflix

No, no la he vuelto a ver, no he tenido tiempo, pero recuerdo esa película con mucho cariño. Ya te digo, fue un momento muy loco y ahora está todo más calmado.

¿La marca ‘OT’ ha perdido la connotación negativa a raíz de la renovación del formato en los últimos años? 

Depende de los medios y los prejuicios. ‘OT’ es simplemente una plataforma para darte a conocer como artista y luego tienes que demostrar tu valía al salir. Es verdad que al principio nos abrió muchas puertas, pero, cuantas más puertas, más repercusión y más odio. Cierta parte de la industria pensó que les estábamos quitando el pan. Ahora sí que se ha normalizado la cosa. Estoy trabajando con un gran profesional como Manuel Tomás, que a su vez ha trabajado con Presuntos Implicados, Niña Pastori, Los Zigarros… Hay que saber separar y, a veces, no lo hacen. Si yo me pusiese la etiqueta de ‘indie’ y no la de ‘OT’, quizá me escucharía más gente. Poco a poco se van eliminando esos prejuicios.

“Poco a poco se van eliminando los prejuicios sobre la marca ‘OT'”

Ahora al programa hay que sumarle las redes sociales, donde el amor y el odio se reparten en cantidades iguales. ¿Tu experiencia con ellas es buena? 

Menos mal que cuando nosotros estábamos en ‘OT’ no había redes, porque yo ya me vuelvo loco con ellas. Cuando entré al concurso me acababa de abrir un correo electrónico. Vivíamos un poco más felices y no nos llegaban las cosas negativas. Las críticas, buenas o malas, nos venían por la prensa. La gente que me sigue ahora lo hace por mi música y no tengo demasiado ‘hater’. Espero que, a raíz de esta entrevista, no me vengan [risas].