“Entre sobras y sobras”, quién no falta es Orozco

Entre sobras y sobras, lo nuevo de Antonio Orozco

2020 está siendo un año muy complicado. Eso no lo vamos a descubrir ahora. Pero la música nos está ayudando a llevarlo de una manera más mucho más amena y relajada. Y ahí es donde entran los artistas. Durante la primera mitad del año nos regalaron muchas píldoras a través de las redes. Y en esta recta final, el trabajo físico está viendo la luz. Sidecars o Dani Martín son solo ejemplos en esta odisea. Una odisea que nos trae de vuelta a otro de los grandes de este país: Antonio Orozco y su nuevo tema, ‘Entre sobras y sobras me faltas tú’.

La canción es una tremenda balada con toques líricos que a su vez coquetean con aires flamencos. Es una fusión de todo lo que es Antonio. El tema emana sensibilidad y sentimiento en estado puro, con una letra cuidada, al estilo de ‘Por pedir pedí’. También es destacable el ritmo lento del piano que nos puede evocar a ‘Mi héroe’. Detrás del primer estribillo nos sorprenden unas palmas que van marcando el compás. Y el final es una estocada épica con coros en la inmensidad y con las notas de piano perdiéndose en la lejanía. Ese combo da el broche de oro al tema.

Pero ‘Entre sobras y sobras me faltas’ tiene más. Y es que no hay que pasar por alto la voz de Orozco, que va directa al alma. Sin estridencias y simple, con lucidez. Contrasta con ‘Hoy’, el primer single, mucho más electrónico y artificial, con más fuerza pero con menos oportunidad para que brille su voz. Por último, los acordes flamencos pueden recordar en ciertos momentos canciones de artistas como ‘El Arrebato’ y especialmente ‘El Barrio’.

Aviónica, a punto para despegar

‘Entre sobras y sobras’ y ‘Hoy’ son de momento el único material que conocemos de lo que será su aterrizaje casi cinco años después que lo hiciera con ‘Destino’, su anterior CD y su gira. De momento las dos canciones son un claro ejemplo de lo que el artista catalán nos tiene acostumbrados. Por un lado, letras sentidas y verdaderas; por otro, temas más fuertes y duros, más comerciales que funcionan muy bien. Vuelve otro de los grandes. Regresa Orozco reclutando pasajeros para su -siempre- penúltimo viaje.