Destino 48 y Leiva abren a lo grande el Metrópoli

Era el día en que el que la maquinaria del festival Metrópoli comenzaba a funcionar, y prueba de ello fueron las colas que se formaron minutos antes de la apertura del recinto, y que no desapareció por completo hasta entrada la noche, coincidiendo con el comienzo del segundo concierto. Los encargados de inaugurar musicalmente el festival y subirse a los escenarios Wegow y Amstel fueron, Destino 48 y Leiva, respectivamente.

La lluvia, el viento y el frío querían ser los grandes protagonistas en el primer gran concierto del verano gijonés lo que hizo que el público visitara las exposiciones que la organización había programado sobre Harry Potter, objetos originales de películas de ciencia ficción y sobre el mundo de la música con una muestra sobre los 20 años del Sonorama o una dedicada al gran David Bowie, con discos, merchandising y obras de arte inspiradas en El Duque Blanco.

Como las inclemencias seguían mojando el recinto de los escenarios al aire libre, tuvieron que retrasarse al máximo las pruebas de sonido y así ‘Destino 48’ se subió al escenario Wegow rozando las nueve de la noche, hora oficial de comienzo de su show. Algunos atrevidos ya estaban esperando el inicio y se encontraron con una prueba en la que el vocalista y guitarrista del grupo, Jaime Arístegui, pedía disculpas a la vez que explicaba al público lo que ocurría. Minutos más tarde comenzaba su concierto con un público cada vez más numeroso acabando con el miedo que tenia el grupo por cantar al vacío, frío y mojado. Aunque lo más sorprendente fue ver en primera linea a unos niños que no pararon de descubrir la música en el que probablemente, haya sido su primer concierto. ¡Qué manera tan buena de sumergirse en los directos!

Supieron meterse a la gente de Metrópoli en el bolsillo rápidamente y la vergüenza inicial se transformó en bailes y coros de las canciones que componían el setlist del directo. Una selección que era igual a la de un concierto que pudieran dar en cualquier sala, y es que su propósito era darse a conocer a todo tipo de público y pasárselo bien, disfrutando en Gijón. Después de temas como ‘A ras de suelo’ o ‘Esto no es un simulacro’, llegó la conexión total con ‘Lo que me falta’ al confesar que nunca la habían tocado en un directo en la ciudad, y a decir por la reacción de los presentes, ya era hora.

Los móviles de repente, se colocaron en lo alto para mandar notas de audio sin parar, la explicación la daba la melodía del conocido tema ‘Hortaleza’ que dejaba paso a ‘Sol de invierno’ para finalizar con ‘Utopía’ despidiéndose de los valientes que decidieron retar a la lluvia. Ganaron. El agua había dejado de caer en la prueba de sonido, nadie se acordaba de ella.

 

Acto seguido, la marea de gente se dirigía al escenario principal Amstel, la noche caía y puntualmente los focos se encendían para que pudiera aparecer en escena, el gran Leiva y su Leiband al ritmo de ‘El último incendio’. El público ya estaba arriba, con tan solo una canción y su particular sombrero y pañuelo al cuello lo había conseguido. También ayudó que el segundo corte del directo fuera ‘La lluvia en los zapatos’, tema casi escogido a la perfección para inaugurar Metrópoli.

A Leiva se le vio disfrutar con cada corte del concierto, agradeciendo en numerosas ocasiones el cariño y las ganas de aguantar el frío para acompañarle en su visita a Asturias. Tierra en la que nació su teclista y que esa noche era su cumpleaños, ocasión especial que arrancó la famosa melodía al público emocionando a los que estaban encima del escenario. Mención especial merecen el trompetista y el encargado del saxofón con unos bailes sincronizados al milímetro. Temas como ‘Miedo’ o ‘Aproximación’ se dejaron escuchar entre los coros del público, en un directo en el que hubo tiempo para homenajear al grandísimo Chuck Berry, que en palabras de Leiva: “Fue el encargado de abrir camino a todas las bandas que cada fin de semana nos subimos a los escenarios, para disfrutar con la música”.

Se acercaba el final de la jornada y cortes como ‘Medicina’ y ‘Como lo tienes tu’ permitieron ver a Leiva tocando la guitarra de Juancho Sidecars de la manera más imposible que se haya visto en Metrópoli, todos estaban en la cresta de la ola; preparados para cerrar el concierto con ‘Sincericidio’ y así tener la oportunidad de gritarse mutuamente, Leiva y fans; fans y Leiva, “te quiero” a los cuatro vientos. Las luces se apagaron, los micros ya no vibraban, pero en un lejano altavoz se escuchaba la letra de ‘Princesas’. Metrópoli solo acaba de comenzar y no había mejor manera posible de hacerlo.

 

 

Destino 48 y Leiva abren a lo grande el Metrópoli
Vota este post

Oskar Fanjul

Ingenierio Civil apasionado de la música y el espectáculo. Inspirado en los 80's, me gusta descubrir nuevos sonidos. Bailo y canto todo el tiempo, profesionalmente en la ducha. Me fijo en cada esquina por si aparece arte.

Oskar Fanjul

Oskar Fanjul

Ingenierio Civil apasionado de la música y el espectáculo. Inspirado en los 80's, me gusta descubrir nuevos sonidos. Bailo y canto todo el tiempo, profesionalmente en la ducha. Me fijo en cada esquina por si aparece arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies