Delfina Cheb: “No hay mejor regalo que poder cantar y compartir canciones”

Delfina Cheb

Delfina Cheb es una de las cantantes argentinas con más talento. Hemos tenido la oportunidad de hablar con ella y conocerla un poco mejor. El domingo se subirá al escenario de Inverfest para presentar su nuevo álbum “Doce Milongas de Amor y un Tango Desesperado”. La artista adora nuestro país y en cada una de sus visitas nos trae un pequeño trozo de Argentina.

¡Hola Delfina! Bienvenida a “El Rescate Musical”, lo primero de todo ¿cómo estás?

Hola! ¡Muy bien! Muy feliz de estar aquí. ¡Un gran honor! Gracias por invitarme.

Empecemos hablando de “Doce Milongas de Amor y un Tango Desesperado”, tu primer álbum, ¿cómo surgió este disco?

Este disco surgió de la necesidad de conectar con mi raíz. Siempre me gustó cantar y escuchar desde la palabra y desde el decir. El disco es una primera búsqueda muy profunda y honesta de la canción. Además, es una carta de agradecimiento a mis maestros, a los grandes cantores de tango y de la palabra.

Y, ¿cómo fue su acogida?

¡Siempre es una alegría llegar a Madrid y a España! Viví momentos únicos aquí e hice amigos entrañables. Es realmente mágico poder volver a España y poder volver a cantar en vivo. Subirse al escenario es algo que nunca dejare de agradecer, no hay mejor regalo que poder cantar y compartir canciones.

 

En tu disco vemos como eres capaz de fusionar diferentes estilos musicales, entre ellos el tango con el folklore, la milonga con el jazz y el flamenco ¿con qué estilo te sientes más identificada?

Creo que a través de ese decir todos esos géneros dialogan y se mezclan. Admiro mucho a cantores y músicos que habitan cada uno de estos mundos y trato de, siempre con humildad y respeto, aprender y nutrirme de distintas cosas que ofrecen e iluminan. Trato siempre de aprender ser canciones de distintas, de ejercitar el aprender y el desafío de salir a encontrar una forma de decir en distintos contextos.

 ¿Quiénes son tus mayores referentes musicales?

¡Qué difícil! Por supuesto Goyeneche y Mercedes Sosa se me vienen a la cabeza. Imposible no nombrar a Paco y a Camarón también. Nina Simone y Nancy Wilson me enseñan todos los días. Busco muchas respuestas en el fraseo y el decir de Andrés Calamaro. También me nutro mucho de la música de Bela Bartok y su relación con el folklore de su país, y nunca me voy a olvidar la primera vez que escuché una pieza de Mendelssohn. Por último, mi abuelo Ángel Olazábal que cantaba en el primer turno de las milongas de la calle Cabildo. Murió antes de que naciera, pero lo evoco cada vez que tengo el privilegio de poder cantar.

¿Tienes alguna colaboración soñada?

¿Tienen que estar vivos? Jajaja. Me encantaría cantar con Andrés Calamaro, sus canciones ilustraron mi niñez y juventud y encuentro una magia enorme en su relación con el contar en cada versión. Si pudiera soñar me encantaría poder cantar “Barrio de tango” con mi abuelo, sé que desde donde sea que esté, él también la está cantando.

¿Qué es lo que más te gusta a la hora de subirte en los escenarios?

Lo que más me gusta es poder compartir canciones con otra gente. Que podamos contar historias juntos. Cantar en vivo es siempre una experiencia que le da esencia a mi vida, a estar viva.

¿Qué esperas del público madrileño en el “Inverfest” el próximo domingo 22 de enero?

Espero poder compartir un puñado de canciones de mi repertorio que me conmueven y me despiertan una emoción enorme en el corazón.

Ahora para conocerte un poco mejor, ¿cómo decidiste que te querías dedicar a la música de forma profesional?

Me cuesta pensar si es que alguna vez decidí dedicarme a la música. Creo que cada día que tengo la suerte de estar viva, es la música la que lo hace esencial. La música siempre fue una constante, una compañera, una forma de ser yo, de crecer, de aprender, de desaprender y sobre todo de tratar de conocerme a mí misma.

A los 17 años, fuiste a Estados Unidos para seguir formándote en composición de jazz y canto, ¿qué te brindó esta experiencia?

Agradezco haber podido aprender de tantos maestros tan increíbles y de haber podido conocer las historias y la música de tanta gente. Creo que estar rodeada de tantas formas de decir distintas, me acerco a mi raíz, a mi barrio, a las canciones que sonaban en mi casa que al final son las que por siempre sonarán en mi corazón.

Compones tus propias canciones, ¿qué es lo que más te inspira a la hora de escribirlas?

¡Amo escribir! Es una de las cosas más difíciles y gratificantes del mundo, al menos para mí. Me inspiran las calles de una ciudad, las personas que me conmueven, las historias de mis amigos, los cuentos de Cortázar.

¿Qué le dirías a las personas que no te conocen para que escucharan tu música y te dieran una oportunidad?

Les diría que sería un honor para mí que podamos compartir una canción. Que cantar es lo más hermoso que me ha tocado vivir y que me encantaría poder contarles un poco de cómo escucho la música y las historias que me llegan al alma.
Personalmente, ¿Qué crees que debe tener un artista para triunfar?

¡Me encantaría saberlo! La gente más grande que he conocido es también la más amable, más humilde y generosa. Supongo que cuando proyectas tanta luz y tanto arte es porque tu alma rebalsa de todo eso también.
Por último, ¿qué nos espera de Delfina Cheb en los próximos meses? ¿Cuáles van a ser tus próximos proyectos?

Estamos trabajando en un nuevo disco que es un homenaje a mi ciudad, a Buenos Aires, a sus esquinas y sus cafés y sus maestros y su gente. Estoy muy ilusionada de compartirles algo de lo que estamos trabajando con mi gran amigo y productor Javier Limón en este concierto. ¡Ahí los veo!

 

Madrileña. Estudiante de periodismo. Mi mayor pasión es la música y los conciertos en directo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.