Carta abierta: Malú, «Mientras sea junto a ti siempre lo intentaría»

Hace ya algunos años, mientras escuchaba música en una plataforma digital, en una pestaña en la parte inferior de mi pantalla, me notificó que una de mis amigas había escuchado el tema «Ni un segundo» de Malú. No le presté atención y seguí escuchando mi música, que era un estilo completamente diferente y aunque alguna vez había escuchado en la radio a Malú, no me interesaba. Días después, aquella notificación aun me seguía apareciendo en mi ordenador y antes de cerrarla, decidí escuchar aquella canción. Puedo asegurar que escuchar y descubrir la voz de Malú fue una de las mejores cosas que hice. Descubrí mucho más que una canción y una cantante. 

Quienes no haya escuchado nunca, con calma y sin perjuicios, alguna de las canciones de Malú, no sabe lo que se pierden. La música española es tan rica, gracias a su diversidad y al respeto de los músicos hacia ella. Han habido multitud de nombres que han formado parte de la historia musical de nuestro país, pero pocos que han creado una carrera sólida y duradera a base de discos, conciertos y solo crear más música. 

Este es el caso de Malú, que desde que debutó en 1998 no ha dejado de trabajar única y exclusivamente en su carrera. Desde aquel primer «Aprendiz» hasta el actual «Oxígeno», han pasado más de 21 años, que han dado lugar a 11 álbumes de estudio, 4 recopilatorio, 4 álbumes de directo y 14 giras. Todo esto sin contar los prestigiosos premios con los que ha sido galardonada y cifras de récord que solo ella ha podido conseguir en este país. 

Ya te puede ayudar un referente de nuestra música en tu primera canción o tener uno de los apellidos más respetados dentro y fuera de nuestro país, que si no vales, nada de esto sirve. Y tanto que Malú vale, mucha más de lo que ella se cree. Solo tú misma, con tus propios hechos y tú propio trabajo, te mantienes más de 20 años siendo uno de los nombres indiscutibles de nuestra música. 

A raíz de descubrir a Malú, fui a mi primer concierto, uno suyo. La experiencia me fascinó. Me ví inmersa en una burbuja de dos horas de pura adrenalina y felicidad. Tanto, que al llegar a casa solo dije no solo que me había encantado, sino que necesitaba repetir aquella experiencia.

Por supuesto que lo hice, desde aquel días hasta el día de hoy no he dejado de ir a conciertos, he visto muchos artistas, en muchos recintos y estilos diferentes. Todos han me han gustado, de cada uno podría destacar muchas cosas, pero nada comparados a los directos de Malú. Ya puede estar en un Palau Sant Jordi lleno hasta la bandera o en un aforo con un público más selecto como el del Festival De Cap Roig, que Malú se come el escenario. El cuerpo y la mente de Malú se fusionan junto a cada uno de los focos y cada una de las pantallas, para formar con su banda y equipo de gira, un concierto perfecto. Es tan impresionante verla en directo que nunca podría plasmar por escrito lo que es. 

Malú encima de un escenario es fuerza, es sentimiento, es pasión. Es un referente para muchas personas. Pero es un referente también cuando se baja del escenario. Quienes la seguimos hace tiempo y hemos visto sus entrevistas, sus encuentros con seguidores o hemos podido cruzar con ella algunas palabras, sabemos que Malú es una persona normal, como tú y como yo. Una persona con sus medios, con sus inseguridades y una persona que su timidez, puede hacerle aparentar lo que no es. Pero es una mujer de bandera, involucrada en todas las causas necesarias, las que hemos visto públicamente y las que no. 

Toda una vida dedicada cien por cien a su música. Siempre le ha gustado dar todo los que podía para crear el mejor directo posible para su público y con el Tour Oxígeno, se volvió a superar. Tan solo once conciertos que nos dejaron con la miel en los labios. Aunque pudimos constatar que Malú creó su mejor show hasta la fecha. Pero llamémoslo ‘mala suerte’ hizo suspender su gira de ensueño. Para los que conocemos a Malú sabemos que profesionalmente ese hecho era de las peores cosas que le podía pasar. Quizás no es el momento de que los escenarios puedan ver brillar a Malú, pero cuando llegue ese momento lo cogeremos con más ganas que nunca. Y parece que cuando llega la primera mala noticia, detrás se desencadenan cien más. Rumores, especulaciones, faltas de respeto… Nada se le puede reprochar profesionalmente y personalmente, cada uno en nuestras vidas somos libres de hacer lo que queramos.  

No trato de poner a Malú como una artista perfecta, solo me he regalado poderle hacer este pequeño homenaje para celebrar otra vuelta más al sol y celebrar los éxitos de una de las carreras más bonitas de nuestra música. Tú misma nos lo dijiste, en esta vida hay muchas situaciones comparables con guerras frías, pero cuando más caos haya a tu alrededor, ponle un ‘’ a la situación y tus seguidores te daremos el oxígeno que te falte. 

Maria Pérez Martínez

20 años, de Girona. Estudiante de derecho. Apasionada de la música en directo y de la fotografía.

Maria Pérez Martínez

Maria Pérez Martínez

20 años, de Girona. Estudiante de derecho. Apasionada de la música en directo y de la fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies