Busted cierra en Madrid su gira más nostálgica

Corría el año 2005 cuando cuando Matt Willis, James Bourne y Charlie Simpson, o lo que es lo mismo, Busted, anunciaron por sorpresa su inminente separación. La gran promesa del pop-rock británico dejaba atrás dos años de éxitos en forma de un par de álbumes: Busted y A present for everyone, conciertos por todo el mundo y a unos fans españoles que sólo tuvieron la oportunidad de verles durante una única parada en Barcelona. Una fecha que para una servidora y a muchos se nos hizo imposible, sólo eramos quinceañeros. Por eso, esos rumores de reunión que comenzaron en 2009 y que se hicieron realidad en el tour de McBusted, junto a sus amigos McFly aunque sin la presencia de Charlie (quien, por cierto, decidió abandonar el grupo), despertaron la nostalgia y calmaron, en cierta medida, nuestras ansias de ver tocar a nuestros ídolos de la adolescencia.

Después de carreras y trabajos en solitario, la noticia que no esperábamos llegó: Busted anunció su reunión en noviembre de 2015 con la gira Pigs Can Fly por todo el Reino Unido, y aunque muchos años más mayores el sueño se nos hacía más realidad, la posibilidad de verles todavía se tornaba difícil (y cara). Hasta 2016, cuando llegó su tercer álbum Night Driver y un tour que cerró el pasado martes 21 de marzo en la madrileña Sala But. Su nuevo disco no refleja el grupo que recordábamos, que volvió con influencias más electrónicas y sintetizadas, pero su concierto nos devolvió a aquella época y dejó claro que los verdaderos fans nunca se han ido.

Ya por la tarde los primeros seguidores hacían cola a las puertas de la sala de la calle Barceló y aunque sin demasiada puntualidad inglesa, los de Londres aparecieron en el escenario entre gritos y chillidos adolescentes, postadolescentes y adultos. No se podía imaginar una mejor forma de arrancar que con la rima de “Air Hostess” (I like the way you dress), y es que aquellas letras todavía están grabadas a fuego. El grupo cambió por completo de estilo tocando las nuevas “Thinking of you”,”On what you’re on” -su primer single del nuevo álbum- y “Night Driver”, unos aires ochenteros que aunque alejados del punk rock, no defraudaron al público. Cuidado, son altamente bailables.

Los Busted más originales llegaron con “Nerdy” y “Who’s David, un himno particular que se permitieron tocar con algo más de ritmo. A la marchosa “I will break your heart” le siguieron “Meet you there” uno de los momentos mágicos de la noche con el público cantando a coro-, la mítica “Crashed the wedding” y “Sleeping with the light on”. En ese momento, un fan enloquecido decidió agarrar el micrófono de Charlie y cantar sin pudor, una escena que hizo reír sin parar al grupo, que ya de por sí venía del camerino con mucha alegría en el cuerpo.

“New York”, “3 am” y “Those days are gone” se unieron a “What I go to school for”, una canción que el grupo aprovechó para regresar a 2002. El encore llegó con “Coming Home” y “Year 3000”, momento para saltar con las mismas ganas y fuerzas que hubiéramos tenido hace más diez años (que no somos tan mayores). La fecha fue especial porque cerró la gira, y aunque no son los mismos Busted y tampoco somos los mismos fans, el espíritu sigue ahí y la vida nos debía ese concierto. Hasta (por qué no) pronto.

Busted cierra en Madrid su gira más nostálgica
Vota este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies