“María, O teu fillo fuma porros”: Breve introducción al rock bravú

Bravú es ese olor que desprenden algunos animales; un olor fuerte, sucio y poco elegante. Bravú es, también, el sabor de los animales de caza sin castrar. Bravú es un público entregado lanzando sus calzoncillos al escenario. Bravú es, en definitiva, Galicia.

Oficialmente, el rock bravú explotó en 1993 en Chantada, municipio del Lugo profundo con el festival Castañazo Rock. Aquel primer año, el Castañazo Rock se creó para combatir el aburrimiento. En esa época, las ofertas culturales no llegaban al rural gallego, por lo que un grupo de visionarios decidieron montar su propio festival de música. Pero no todo valía, si se hace algo hay que hacerlo bien, y el listón estaba muy alto. De hecho, dicen que llegaron a rechazar un grupo que se hacia llamar Green Day y que se les ofertaba por la módica cantidad de 100.000 pesetas (600€).

Aquel primer Castañazo dio voz una generación de músicos. Kulimanhas, Kaos (actuales SOAK) y Os Diplomáticos de Monte Alto fueron algunos de los artistas que se citaron en Chantada. Los Rockstars de cada pueblo unidos en un mismo lugar.

“Non temos bandeira, nin himno nacional, pero temos moito viño e augardente artesanal”, Na Bodega (Yellow Pixoliñas)

Para la siguiente generación de niños noventeros, el contacto con este genero se hizo a través del Xabarín Club. El Xabarín Cub, fue el difusor cultural más importante de una generación que se sabía de memoria muchos temas que se convertirían en himnos. La cosa funcionaba así: Un grupo de música que en sus canciones trataba temas como el narcotráfico, la prostitución o la vida nocturna, utilizando un tipo de lenguaje que hoy sería censurado en los garitos más infames, componía una canción infantil y el Xabarín Club la emitía entre capítulos de Goku, Doraemon o Detective Conan. Grupos como Heredeiros Da Crus, Aerolíneas Federales o los, ya nombrados, Diplomáticos de Monte Alto, pondrían banda sonora a la infancia de una generación.

Las bandas venían de aldeas donde la cultura popular se imponía como hegemónica. Los sonidos eran simples y funcionales. Batería, guitarras con influencias que corrían entre el hard rock, el folk rock y hasta punk, un bajo no demasiado presente y el sonido casual de algún acordeon. Letras en gallego que recordaban más a Quevedo que a Machado. El lenguaje popular estaba más que presente. Las referencias a la cultura popular, a la vida cotidiana de la Galicia profunda. El mar, la tierra y el despertar de una generación que empezaba a salir sus aldeas y a conocer la vida nocturna y el descontrol de esos años. Todo se reflejaba en el escenario.

“Asaltando frutales, petando nas portas, descubrindo praseres, meneando a pirola”, A Cuadrilla de Pepa a Loba (Heredeiros da Crus)

El bravú es un género para “cerdos sin castrar”. Si lo que te gusta es ir a un concierto a escuchar el sonido limpio de los mejores altavoces del mercado y a disfrutar de la voz cristalina del cantante, este no es tu género. Si acepas el reto de pasarte por uno de estos espectáculos, debes estar preparado para ver desnudos grotescos encima del escenario, para que los músicos te rocíen con vino, maíz o incluso percebes y para escuchar frases que serían censuradas en ForoCoches.

La mejor forma de entender la cultura de una región es a través de su música. El rural gallego, aunque retrograda en algunos aspectos, es, también, un oasis de resistencia a la dictadura de lo políticamente correcto.

“María, O teu fillo fuma porros”: Breve introducción al rock bravú
5 (100%) 2 votes

Andrés Bernárdez Diz

Me gusta escribir y escuchar música. A veces dejo de hacerlo para ducharme.

Andrés Bernárdez Diz

Andrés Bernárdez Diz

Me gusta escribir y escuchar música. A veces dejo de hacerlo para ducharme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies