‘Blood On The Tracks’ o sangre en las canciones de Bob Dylan

Alguien dijo alguna vez, “No te preocupes llegará un día en que Dylan vendrá a tocar a tu ciudad por pequeña que sea” y es que el trovador de Minnesota vive desde hace casi 30 años en la “Never Ending Tour”, la gira de nunca acabar.

Dylan es todos y ninguno, un ser lleno de contradicciones, siempre que crees que viene por allí da un quiebro y aparece por el otro lado; comenzó haciendo folk, cuando sintió que su camino había terminado por esos lares se electrificó y adaptó sus textos al rock de entonces que tenía un lenguaje muy simple, un ejemplo de ello es “Like a Rolling Stone”, un éxito que suena en la radio y tiene un texto largo y denso con un estribillo que no es, digamos, comercial al uso.

Tuvo sus muchos problemas al electrificarse, los puritanos del folk nunca lo aceptaron y eso a él no le gustó, pero aún así, con más ahínco, siguió adelante. Presentó la “trilogía del mercurio”; sus tres discos más brillantes en una época de ácidos y surrealismo en sus textos (“Bringing it all back home”, “Highway 61 revisited” y “Blonde on blonde”). Después tuvo un accidente de moto que casi le lleva a la muerte y se retiró a su finca particular de Woodstock alejado del boom mediático, en esa época se juntó con The Band y grabaron “The basement tapes”, sacó un disco con textos de aire religioso (“John Wesley Harding) y un disco country (Nashville skyline), además de alguno más que no cumplía las expectativas de los 60, y cuando ya daban por acabada su carrera, sorprendió a todos con un disco de factura impecable; “Blood on the tracks”.

El disco se lanzó en enero de 1975, justo una época en que el autor se encontraba en fase de ruptura con Sara Lownds, la que era su mujer en ese momento, llevaban casi 10 años casados y tenían varios hijos. En ese disco, hay sangre en las canciones como dice el título, aunque el autor haya negado que hable sobre su ruptura, el disco muestra el amor desde todos los puntos de vista; el rencor, el arrepentimiento, la súplica, etc.

En las canciones podemos ver el dolor, los sentimientos están a flor de piel y el autor ha dicho “no entiendo como la gente puede disfrutar escuchando tanto dolor”. Quizá el mundo está dolorido y el público se sienta identificado. Más adelante dio otro giro drástico a su carrera con su etapa cristiana y después de algún que otro vaivén entre los 80 y 90, a finales de siglo se desmarcó una vez más con “Time Out Of Mind”, un disco más oscuro y de una producción impecable, pero eso es otra historia que habrá de ser contada en otro momento.

Blood on the Tracks comienza con Tangled Up In Blue que parece un cuadro cubista con diferentes escenas de una relación amorosa que acaban en ruptura y que nos cuentan las diferentes etapas de una relación.

El segundo corte es Simple Twist Of Fate, aquí Dylan crea una atmósfera inquietante, una historia de amor al más puro estilo cine negro, se conocen, se quieren, él despierta, ella se ha ido, él la busca por los muelles que los marineros suelen frecuentar, ella no está, él sabe que no están en eso que llaman “timing” en el amor. Después viene You´re a big girl now, aquí el desamor es más intenso; “espero que puedas oírme cantar a través de estas lágrimas”, tiene muchas similitudes con el momento vital que está pasando el cantautor, aunque éste niega que el disco sea autobiográfico. La guitarra acústica que acompaña imprime mucha fuerza a la canción. Si aquí tenemos un Dylan resignado y que acepta la pérdida, en Idiot Wind le encontramos rabioso y despechado, este relato, como el primer corte es un collage que mezcla pasado, presente y futuro, esta técnica la aprendió Dylan del pintor Norman Raeben con el que tomó clases de pintura. El propio autor toca el órgano hammond y junto a su fraseo tan peculiar le dan un toque maravilloso a la canción. En esta canción parece que dispara en todas las direcciones; su ex esposa, periodistas y los que propagan falsos rumores.

Cerrando la primera cara del LP está You´re gonna make me lonesome when you go, Miley Cyrus hizo una magnífica versión, otra versión que hizo fue de la canción “Baby I´m in the mood for you”, la de Dylan muy desnuda, tan solo con guitarra, armónica y bajo es muy lograda. Abriendo la segunda cara econtramos Meet me in the morning, se trata de un blues al estilo Muddy Waters. Después llega mi preferida, Lily, Rosemary and the Jack of Hearts, casi nueve minutos donde nos cuenta una historia del oeste clásico con sus salones, su Sheriff, su juez alcohólico, sus forajidos, etc. Otra vez ese órgano maravilloso, y un contrabajo que ambientan el relato a la perfección, nos cuenta la historia de un robo y un triángulo amoroso que no acaba muy bien para todos.

El relato más intimista viene a continuación en If you see her, say hello donde un Dylan pausado se desnuda con declaraciones del tipo “Si la encuentras, bésala por mí, siempre respeté sus estallidos de libertad y nunca voy a interferir en aquello que le haga feliz, aunque me persigue la amargura de la noche en que intenté retenerla”. Se puede subir el volumen pero no se puede hablar más claro . El siguiente corte es Shelter from the storm una canción de aire mitológico para desembocar en Buckets of rain la canción final de aire triste que junto a la anterior se desmarcan con una línea de bajo hermosa.

Puedo decir con orgullo que Bob Dylan no tiene ningún disco malo, puede tener momentos más bajos con respecto a sus joyas, pero calidad respira en todos sus discos, y este junto a la trilogía del mercurio mencionada antes está entre sus mejores.

‘Blood On The Tracks’ o sangre en las canciones de Bob Dylan
Vota este post

Álvaro D. García Ruiz

Yo soy un hombre sincero, sincero y sin infinito y antes de morirme quiero vivir la vida un poquito.

Álvaro D. García Ruiz

Álvaro D. García Ruiz

Yo soy un hombre sincero, sincero y sin infinito y antes de morirme quiero vivir la vida un poquito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies