Amistades Peligrosas regresa con “Alto el fuego”, adelanto de un disco recopilatorio

El grupo compuesto por Alberto Comesaña y Cristina del Valle está de vuelta con un recopilatorio. En él se recorre su trayectoria coincidiendo con el treinta aniversario de su nacimiento.

Amistades Peligrosas, uno de los grupos más emblemáticos de los años noventa, celebra sus treinta años en la música. Y lo hace con un regreso a lo grande: un disco y una gira mundial. Un recopilatorio de sus grandes éxitos con colaboraciones internacionales que se presentará en el Teatro Rialto de la Gran Vía en Madrid el próximo 25 de junio.

El primer adelanto es “Alto el fuego”. Toda una declaración de intenciones que certifica que su reconciliación va en serio. Cabe destacar que el grupo debutó en 1989. Se disolvió, una década después, a causa de la ruptura sentimental de sus componentes: Cristina del Valle y Alberto Comesaña. La letra de esta pieza es un relato de paz sobre los sentimientos de dos personas en una noche de reencuentro y de saber ponerse en el lugar del otro.

El álbum al completo, editado por Warner Music, verá la luz el próximo año, tanto en formato físico como digital. Además, vendrá acompañado de una gran gira de conciertos que incluirá también países de América Latina. En este disco se incluirán todos sus éxitos “revisados” por los propios autores o productores, colaboraciones de otros artistas, canciones inéditas y un libro documental gráfico en el que se contarán todas su vivencias.

Amistades Peligrosas es una de las bandas más prolíficas de la industria pop noventera en España. Temas como “Me quedaré solo” o “Estoy por ti” han conformado la banda sonora de dicha generación. El derroche de personalidad y de química facilitó que llegaran a vender más de dos millones de discos en todo el mundo.

El último trabajo que juntó a Cristina y a Alberto data de 2005 y se llamó “La larga espera”. Fue el quinto álbum del grupo con el que ya habían abandonado la temática sexual y de pareja para centrarse en temas sociales, más concretamente en el pueblo saharaui. A este adiós le precedió un proyecto en solitario paralelo de cada uno de sus integrantes. Hasta que en el pasado verano, en un concierto de la banda Mastodonte, comenzó un acercamiento progresivo entre ambos miembros que culminó en esta vuelta a los escenarios con disco incluido.